Los Beatniks graban en 1966 el primer disco del rock nacional: Rebelde
REBELDE  

www.dospotencias.com.ar/rebelde ---------- se actualiza permanentemente ---------- suscribite al MAIL LIST: debates / fotos / MP3 / datos ---------- www.dospotencias.com.ar/rebelde -----------

 

Música Uruguaya II: El Kinto (final)-Eduardo Mateo (solista y sus innumerables fórmulas)-Jaime Roos


Musica UruguayaREBELDE desde el principio se fijó un límite:1982, año en que el Festival de la Solidaridad Latinoamericana realizado en Buenos Aires durante la Guerra de Malvinas le presentó el rock argentino a una sociedad que lo mantenía al margen. Cuidamos que los testimonios publicados se encuadraran rigurosamente en el período 1966-1982, como una manera de marcar franca diferencia ante lo que ocurrió después, cuando el movimiento dejó de ser tal para transformarse en la simple rutina de componer, editar, difundir y finalmente vender sonidos o estéticas. En el caso particular de Eduardo Mateo nos permitiremos atravesar este límite hasta el final. Sería injusto no abordarlo así: quedarían afuera ocho años de búsqueda contínua de este autor para quien el unico tiempo válido durante toda su vida fue el propio tiempo interior.

Quiero dedicar esta segunda parte a tres personas, por distintas razones (locas):

Eduardo MateoGuilherme de Alencar Pinto: brasileño, quijotesco autor del libro "Razones Locas" del cual hemos extraído este material, por el cariño con el que nos permite acordarnos de Mathew.
Diane Denoir: uruguaya, cantante. Porque -al contrario de lo que le sucedió a muchos- su compromiso político, no le impidió asombrarse y valorar el talento musical y poético del artista que nos ocupa, transformándose muchas veces en la persona que puso los puntos sobre las íes de la justicia.
Carlos Píriz: uruguayo, técnico de grabación del rock que surgió en ambas márgenes del Río de La Plata. Desde las consolas de ambos países, supo "ver" esos eventos sonoros únicos e irrepetibles cuidándolas al máximo en miles de metros de cinta magnética. Gracias a ese amor por lo que hacía, muchos artistas no fueron simplemente mitos o leyendas, sino algo que hoy podemos disfrutar en toda su dimensión.

Tano de Palermo

El Kinto / parte II

Cambon: Mateo pensaba que El Kinto podía funcionar mejor si nos juntábamos en fumar algo o tomar algo. Y yo no era de esa idea. Mi teoría era que las personas no tocaban mejor por estar drogadas, sino porque eran grandes músicos. Y bueno, la cosa empezó a dividirse porque Mateo insistió bastante con eso. Inclusive algunas veces llegábamos a hacer algunas sesiones así con marihuana que aparecía, y en realidad resultó como pensábamos: no mejorábamos nada. De a poco, como nosotros no queríamos entrar en eso, él buscaba otras asociaciones. Así de a poco se fue abriendo.

Nancy: Viste esas personas que andan divagando en la calle, perdidas, idas? El se las quedaba mirando, no se, como si fueran dioses. No se que veía en ellos. Tanto es así que a veces me asustaba que él pensara eso. ¿no? El simpre decía "admiro la locura". Y ahbía un personaje que era un señor, un viejito, de barba blanca, pelo blanco, que tocaba la guitarra con una lata de aceite, un palo y unas cuerdas. Y él se quedab horas mirándolo. Y después lo dibujó. En esa epoca se le dió por dibujar. Dibujaba perfecto tambien. Dibujaba en cartulina negra y tinta china blanca, en sombreados.

Mateo nunca adoptó el aspecto jipi. Pero su comporttamiento coincidía en muchos puntos con la onda jipi. Por supuesto, no faltó el amor libre. Mateo buscó que los celos, la posesión y la estabilidad dejaran de contar en lo que a afectos y sexo se refiere. Combatió su propia indole celosa estimulando a Nancy para que apareciera con él vistiendo las mas atrevidas minifaldas. Empezó a andar con decenas de mujeres. No tuvo pruritos en meterse con las novias de sus mejores amigos. Una de sus amantes le bancó durante un tiempo la independencia a Mateo pagandole un alquiler en el rambla Hotel, en Pocitos entre 1969 y 1970. La ortodoxia brillaba por su ausencia y Nancy se fue a vivir con él.

Carlitos Mateo: El estaba siempre en el ambiente de él. El no visitaba ni a los hermanos ni a los padres. El vivía en la de él y se acabó. Cuando se veía en la mala ahí si se arrimaba.

Nancy: Mateo con El Kinto llegó a dominar todo el grupo, tal vez a creerse un poquito un dios musical. Y cada día empezaba a ser un poquito mas agresivo, tal vez. Incluso yo veía que él iba componiendo tristemente, con cierta melancolía, con mucha tristeza, cosa que no tenía antes.

Mateo: Todo estaba hecho con mucho trabajo y ensayo. Hasta ahí todo sonaba bien, pero no había comunicación, que es lo mas importante. La autenticidad de El Kinto fallaba, justamente. No existía la espontaneidad. Además esa falta de comunicación facilitaba la confusión y la duda sobre sí mismo.

Vita: Nos pedía cosas que de repente, no era que no las podíamos hacer: no lo entendíamos.

Salustio, 1969: El Kinto dirigido por el brillante Mateo, amplificado al maximo propone de entrada un aquelarre sonoro y un frenesí rítmico donde se sintetizan con fuerza y convicción el campo de la mas pura onda "beat" con la calidez de los tambores afros. Es para mover el cuerpo y mucho joven acompaño esas interpretaciones con cuidados movimientos de cadera y torso. El El Galpón no se podía bailar, pero interiormente la danza fue permenente.

Lo extraño es que, pocos meses de la desintegración del grupo, antes de que se acaber el año 1970, El Kinto y Mateo están en las listas de preferidos e influencias de carradas de jovencitos que están armando sus grupos roqueros. Sin que exista una sola grabación editada del conjunto como titular, la prensa hablaba de leyenda, mito, historia. Un poco antes de que debutara Totem el diario El Día habla del "legendario Kinto considerado el único ´super-grupo´ que existió en el país"

Osvaldo Fattorusso: Tuve la suerte de ver nacer la música uruguaya: antes de eso no existía y si la había, no la conocía o no me gustaba. Participar de ese génesis, tan de cerca, te marca y te deja mucho dentro. Sacando a Mateo y a Rada, no hubo ni va a haber algo tan uruguayo.

Jaime Roos: El KInto siempre tuvo una aureola legendaria, entre otras cosas por la figura de Mateo. Mateo era alguien que hablaba como un músico, que sabía todas las palabras que se usaban. El lunfardo de músico ese de mediados de los 60, él nunca lo cambió hasta sus últimos días, él siguió usando ese lenguaje. Y Mateo, aparte, también tenía la reputación de estar siempre fumado, cuando todo el mundo hablaba de fumo y nadie sabía como era, cuando mucha gente tenía miedo de fumar o no tenía la posibilidad de hacerlo. Y se hizo famoso por los célebres divagues, que en tanta gente quedaban mal, pero que en Mateo quedaban como siempre, como una cuenta mas al collar de la leyenda.
En el comienzo de los 70, muy poco tiempo después de que se hubieran separado, yo fui a tocar en una obrita de teatro para chicos y estaba como bajista urbano. Y para mi Urbano, no se, era como tocar con uno de Los Shakers o con uno de los Beatles. Era alguien aq uien yo miraba con total admiración, ya que me parecía, mas que una persona, un ser que provenía de un mundo legendario.

Ya en 1969 Opa incorpora canciones de El Kinto en su repertorio (tocan en vivo ´Don Pascual´ y años después graban ´Muy lejos te vas, aparte de la admiración que Hugo Fattorusso profesaba por ´Suena blanca espuma´).

Sosa: En Limonada Walter y yo creo que quisimos continuar la línea de El Kinto. A mí Limonada jamás me gustó. No me gusta nada de Limonada. Porque le falta algo. Es algo que está manco. Acéfalo. Los temas estaban. Posibilidades musicales, músicos, puede ser. ¿Qué faltó? Faltó Mateo. O faltó una cabeza como la de Mateo, faltaba un genio, faltaba un dictador, algo de ese tipo.

Cheché Santos: El candomde-beat fue una creación pura y exclusiva de Mateo. Que nadie se ponga los galones. Sacó las raíces del candombe y las modernizó. Eso lo aprendió en Brasil: del samba sacaron el bossa. El candombe-beat es Mateo. Después hubieron músicos, lógicamente, hubo Rada que al candombe-beat lo llevó a los cielos. Los Fattorusso, Chichito Cabral y un montón de gente.

Carlos Piriz tuvo la excelente idea de reunir buena parte del material de El Kinto que él había venido archivando desde 1966 y en mayo de 1971 -El Kinto llevaba un año de separado- armó una recopilación, que es el unico material que se conoce de ellos.

Rada: Piriz lo que hizo fue agarrar todo lo que grabamos y se trajo las cintas a Buenos Aires. Entonces el loco un día me llamó a mí, empezó a buscar información de como se llamaban los temas, los títulos... Y ese aporte es Musicasión 4 1/2. Ese material, que es maravillloso, eso nunca hubiese estado en la historia. Nosotros ya ni siquiera nos acordábamos de eso.

Piriz: Musicasión 4 1/2 resultó un disco bien vendido. Pero no lo hicimos pensando que eso pudiera llegar a venderse. Lo hicimos para que existiera el documento.

Gustavo Muñoz: Yo antes de tocar con Mateo tocaba otro tipo de música, tocaba rock, tocaba nlues...Jimi Hendrix vivía y los Cream tocaban en vivo. Toda esa epoca yo tenía el disco de Musicasión 4 1/2 y lo escuchaba, y era como que sentía que era algo que no iba a pasar de moda ¿viste? que era una cosa bien de acá ¿no?

Alberto Wolf: La primera vez que escuché a Mateo fue por el disco de la Musicasión, yo tenía unos doce o trece años. Wilson Negreyra se lo había afanado a Jaime Roos, que es el primo. Y lo fuimos a escuchar, me lo llevé a casa y realmente quedé impactado. Porque yo en esa época escuchaba rocanrol mas que nada, y no tenía ni noticia de la música uruguaya. Y bueno, escuché ese disco y ahí me morí con el "príncipe azul" y con "Pippo". Y después claro, le rompí las bolas a mi viejo para que me comprara el disco y recuerdo que el Día del Niño apareció el disco en casa. Lo escuchaba, lo escuchaba, fue un disco, así, de cabecera, durante mucho tiempo, mío ¿no?

 

Mateo solo bien se lame

El estado de Mateo

Llegó a grabar dos bases con Reynaldo, que en esa época era como su otro yo. Los dos eran uno. Mateo contaba cuatro y tocaban cualquier cosa como si lo hubieran ensayado durante meses. No completó esa grabación porque de un día para otro Reynaldo desapareció, lo dejó. Se fue. Mateo apareció una noche por mi casa y me lo dijo: No entiendo, se fue, no entiendo. Se sentó en un sillón y en lo poco que habló esa noche cada tanto repetía como una muletilla: no entiendo, se fue, no entiendo.

Mateo: No me siento realizado como guitarrista porque yo no estoy realizado como ser humano y además no estoy tranquilo. Entonces la música que toco significa mis problemas. Hay espacios, cuando estoy tocando en los cuales no soy yo.

Verónica Indart: La última vez que lo ví, primeros años de los 70, estaba con Héctor, mi marido, y llegó. Entró, agarró la guitarra y se sentó a tocar detrás de la ventana mirando el mar largo rato. Lo escuchamos. Cuando terminó, se levantó, dejó la guitarra y se fue sin saludar. Eso era Mateo. Llegó, nos regaló su música y se fue. Sin saludar. No era necesario.

Nancy: Cuando yo vine de EEUU me encontré con el tema de que realmente le disparaba mucha gente. En El Galpón, inclusive, todos los actores lo querían mucho a él. Pero después ya no querían saber nada. Nada quería saber nada con él.

Urbano: Hubo una época que el loco iba por la calle y la gente cruzaba. No querían ni verlo, ni cruzar palabra con él. Porque el loco te tiraba unas pálidas que te mataba. Estaba en la onda de decir todo lo que veía y lo que sentía y si te veía por ejemplo que vos careteabas o mentías o trabajabas alguna ondita, el loco te daba cada sablazo que te mataba.

Mateo a Dino, lider de los Montevideo Blues, despues del show de los mismos: "vos podés hacer cosas superiores, no se como llegaste a esto"

Carlos Canzani: Mateo venía del cine, donde habían pasado el Concierto para Bangladesh. Y él había ido a ver el concierto nada mas que para ver que era lo que había hecho Harrison. Y él llegó completamente enojado, de mal humor, así con los ceños fruncidos, diciéndome "qué mal que tocó Harrison, no se puede creer" como si fuera un amigo de él que estaba jugando en la esquina al fútbol. Y yo me reí, porque para mi, Harrison la gastaba.

 

La grabación del disco

Coyo: En uruguay grababamos en dos canales mientras que en Buenos Aires grababan con cuatro. Hablé con Carlos Piriz que era el que nos grababa y le propuse: "porqué no formamos un sello uruguayo, dedicado a artistas uruguayos y darle al artista el apoyo, el respaldo necesario, con difusión, con notas, con buen material, bien grabado?". Y bueno, con Carlos Piriz hicimos una sociedad. Tenemos la suerte de que Carlos Piriz de inmediato es contratado para Estudios Ion en Argentina. Hablamos con el dueño y nos dió facilidad para grabar allá.

Píriz: De La Planta intentó grabar cosas que tenían que ser grabadas y las compañías grandes no lo hacían. Y entre la gente que debía grabar estaba Mateo. Mateo no tenía un disco hecho!

Diane Denoir: El disco mío en De La Planta se graba mal porque en primer lugar la gente vio la forma de Mateo y no la escencia. Porque Mateo de repente salía con un domingo siete, o te dejaba plantado, o llegaba media hora tarde, y la gente "que horror, que horror". Yo dije voy a grabar un disco donde las canciones sean de Mateo, entonces lo lógico era que estuviera Mateo alli. "No porque Mateo está mal, lo vamos a grabar en Buenos Aires, es muy complicado".
Es un disco mal concebido y mal parido. Porque cuando yo llego estaban los arreglos hechos y grabados (Gustavo Beytelman & Alberto Nuñez). Varios temas un tono y medio mas arriba o mas abajo. Así los grabé. ¿Pero que pasa? Porque dentro de todas las cosas mal hechas, siempre hay como una ley de la justicia. "Mejor me voy" no la pude tocar nadie porque les queda horrible, a Beytelman le queda horrible, a Alberto Nuñez tambien, y nadie agarró "Mejor me voy". "Mejor me voy"..."Me voy". Me tomo un avión, me vengo a Montevideo, a Pedro Bustamante 1520, donde vivía Mateo y agarro a Mateo y digo "Señora me lo llevo a Buenos Aires a grabar". La mamá de Mateo era un ser maravilloso. Piriz me dió plata para el pasaje y para Mateo. Entonces lo llevé a Mateo a Buenos Aires, lo meto en el estudio y grabamos "Mejor me voy", "Esa tristeza" (ese 6/8 de "Esa tristeza" no la agarraba nadie) y la otra, "El adios", que la canto horrible.

Piriz y Coyo deciden aprovechar el viaje de Mateo a Buenos Aires para concretar una vez por todas el proyecto del disco solista de Mateo. estratégicamente le pagan un pasaje a Nancy para proveer el necesario apoyo espiritual.

Piriz: nosotros las cosas de De La Planta las grababamos principalmente los fines de semana con una tarifa preferencial. Pero con Mateo no se podía grabar los fines de semana. Porque los grupos venían con todo armado. En el caso de Mateo no había pista de que había que hacer, cuantos temas, como. Entonces yo hice un arreglo con el dueño para grabar los días de semana con una tarifa mas baja. Cosa que el estudio no tenía porque hacerlo, económicamente por supuesto no le convino. El dueño del estudio era Fernando Gelbard. La tecnica era esta: Mateo tenía un cuaderno, y en cada página el tenia una servilletita de un bar donde estaba anotada la letra del tema. A partir de la letra el recordaba la melodía y podía volver a juntarse con la idea original de cuando la había compuesto. En las probadas de temas el decía: esto no. Y eran cosas impresionantes.

Al primer día grabó tres, cuatro cosas. Al día siguiente descartó esas tres o cuatro cosas.: se podían borrar. "Taba todo mal" segun Mateo. Borramos. Y ese proceso de borrar lo del día anterior y volver a hacer otras cosas corrió durante cuatro o cinco días. Entonces en ese momento entendí que el sistema iba a ser ese para todo el disco. O sea, que nunca íbamos a tener mas que cuatro o cinco cosas que iban a estar mal. Entonces a partir de ese punto decidí que iba a empezar a decidir yo que era lo que estaba bien o estaba mal y empecé a guardar el material.

Mateo estaba acá en Buenos Aires alojado en un hotel con Nancy. Había días en que aparecía en el estudio, con un horario reservado, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, y preguntaba a que hora teníamos grabación "mañana" "igual que hoy, a las cuatro" "Bueno ya voy, ta mañana".

Nancy: me costaba mucho levantarlo, hacerlo ir a grabar, queria irse a caminar o a sentarse en una plaza.

Piriz: Eduardo Rozas hacia guardia en la puerta del hotel tipo detective, con el auto, leyendo el diario. Entonces lo atajaba antes de salir y ya lo traía al estudio derecho. Ese era el mecanismo.

Luego vino un largo proceso de armado de los temas, montaje, tijera, como un documental de lo acontecido.

Piriz: Mateo estaba contentísimo con el trabajo terminado. Las partes improvisadas, los finales de los temas, eran zapadas donde de repente el tema se deshilachaba y había cosas que decididamente estaban mal. Esas cosas podrían haber dejado la idea a Mateo de que el total estaba mal. Respetuosamente caímos antes de esas cosas y nadie las escucha.

Coriun Aharonian: Yo califiqué a Mateo solo bien se lame en aquella oportunidad como un acto de amor de Carlos piriz. Lo sigo calificando del mismo modo.

Nancy: Yo siempre decía que el día que yo me separara totalmente de Mateo me iba a morir de tristeza, porque para mi eran mis ojos. Se me terminaba la luz sin él. Y bueno, no se me terminó la luz, pero tampoco brillo tanto, la verdad.

Jaime Roos: Mateo solo bien se lame me marcó definitivamente. Es un disco que yo me devoré, que lo conozco de memoria. El disco sigue sonando como un clásico. Cuando salió ya era un clásico. Marcó una línea estética., en mi opinión absolutamente tercermundista, si es que esto quiere decir algo: Mateo haciendo un disco acúsitco y con un tambor, en un momento en que toda la música estaba electrificada, en donde el rocanrol cada mes se hacía mas sofisticado y donde se tendía ya a dejar la forma simple para llegar al rock hasta sinfónico., al estilo Emerson, Lake & Palmer, Yes. En el momento que aparecía aquello, Mateo salió con una guitarra, solo contra el mundo.

________________________

Como sigue todo?

El disco de Diane Denoir se lanza en marzo del 73, casi dos años después de su grabación. Comercialmente no camina bien. Puede ser por los problemas interpretativos o por falta de gancho. Puede ser tambien que Diane, cada vez mas radicalizada políticamente, empezara a dirigirse a un público diferente del de su disco.

Diane Denoir: a Mateo no le gusta ni le interesa cantar en actos políticos, en sindicatos y en comités de base, donde además no te pagan. ¿Ta? Entonces yo respeto esa elección.

Preocupado por la paz y el amor mas que por la revolución o la resistencia activa, Mateo prefiere la estética de las flores a la del fusil, se rehusa a buscar un laburo capitalista, predica el valor y el poder de la imaginación, y persigue la iluminación por medio de la meditación o de los estados de relajación por medio de la marihuana y el hashish.

Entre 1974 y 1975 Mateo se entusiasma con el camino hacia la felicidad propuesto por Maharaji.

Jorge: Mateo tomo el conocimiento, cuatro tecnicas que te pasa el maestro hindú. Mateo tomó el conocimiento a traves de una iniciadora, una hindú de poco mas de veite años. Mateo y el resto estuvieron encerrados ocho horas con esta iniciadora y despues salieron a relatar sus experiencias místicas. Mateo no habló mas que de la iniciadora. Quedó totalmente enamorado de ella.

Sin embargo el conocimiento le pegó fuerte y sufrió un cambio notorio: se rapó el pelo y andaba bien.

A Mateo se le van del país varios de sus compañeros: Diane Denoir, amenazada se exilia en Venezuela. Se van a diferentes lugares otros amigo o potenciales compañeros de ruta: Buscaglia, Rada, Luis Sosa, Jaime Roos, Fattoruso, Canzani, Urbano.

Urbano: cuando yo me fui para España lo fui a saludar, y el loco tenía una soledad de la puta que lo parió. Se despidió de mi llorando. El loco me decía "No me dejes solo, Negro, no me dejes solo, loco, te vas, puta que lo parió".

En los primeros 70 Mateo hizo un recital y anuncia un solo de guitarra: salió dejando el instrumento apoyado sobre la silla iluminada. A los pocos segubdos el publico captó el chiste y muchos empezaron a reirse y a aplaudir. Al cabo de cuarenta minutos ya varios protestaban: hacía rato que la cosa había perdido la gracia e indignados muchos comenzaron a retirarse. En el boliche de la esquina, estaba Mateo medio ebrio saludando con la copa a la gente.

1974, Mateo toca en Buenos Aires en un cafe concert por la calle Flores (NdeT: asi figura en el libro de Guilherme... no conozco esa calle, pero puede ser el barrio de Flores...o tal vez Florida?) sin repercusión.

En 1975 da un par de conciertos y en el programa avisa: Clases de Guitarra Mateo/Metodo cifrado americano/Tratar: Pedro Bustamante 1520.

Dice Guilherme: Habiendo conocido a Mateo, es imposible imaginarle algún tipo de éxito como profesor intencional (informalmente le enseñó a mucha gente).

Mateo hizo una temporada como músico callejero, logrando la hazaña de recorrer toda la Avenida Atántica (Cpacabana Brasil) sin cobrar una moneda.

En una carta que Mateo le escribió a Jaime Roos dice"Hace poco estuve en Brsil y fueron cinco meses de búsqueda infructuosa de trabajo. Principalemente en Río encontre una fuerte resistencia del carioca que cuida mucho su fuente de trabajo. En San Pablo estuve tres días y me vine para Montevideo. Tiempo despues me di cuenta que si hubiera agunatado un tiempito mas en San Pablo hubiera podido llegar a conocer gente increíble como Hermeto Pascoal, Milton Nascimiento, Chico Buarque, Hericberto Chicmondi (Egberto Gismonti)". Guilherme dice sobre esto "no se de donde habra sacado esa idea ya que absolutamente todos los musicos que nombra, por esa epoca vivian en Rio".

A su regreso de Brasil ya no tenía el refugio económico y afectivo de su familia ya que a los Mateo los habían desalojado y la familia se desintegró.

Mateo consigue laburo en el Restoran Panamericano para tocar musica suave, bailable y recupera la disciplina: bien peinado y empilchadito saco azul y corbata. Dicen que estaba en casa de algún amigo y de repente miraba el reloj, se levantaba se iba a bañar y se emplichaba para ir a tocar al Restaurate. Con ese laburo pagaba la pensión donde vivia.

Mateo comenzó a tomar clases de solfeo unos dos años intensos, dos o tres veces por semana, según su profesora, la compositora erudita Nybia Scaffo "uno de mis mejores alumnos, era muy estudioso. Lo recuerdo mas que nada por su esfuerzo. Recuerdo que tomabamos un libro, el Adiestramiento Elemental de Hindemith, que de elemental no tiene nada. Y fue con la unica persona que pude terminarlo"

Jaime Roos: comenzó un período en que Mateo se iba enrareciendo cada vez mas en sus armonías e irrumpió para lados cada vez mas oscuros. Despues de Mateo solo bien se lame (donde cantaba normal, sin afectación alguna) cambió la forma de cantar, entró en una nueva dimensión que no abandonaría jamás. Se pone a cantar en una forma totalmente inconcebible y personal, en algun punto punk antes que los punk.. Antes de eso él había hecho música así. Un programa en Canal 5 donde apareció cantando canciones inconcebibles e irritantes, mirando con cara de malo la camara. Por un lado era insoportable, y por otro lado era absolutamente genial. No se podía creer que él estuviera haciendo eso en televisión.

Mateo: Está pensado eso. Es estudiado. Para buscar otros caminos, otros climas.A mí me gusta mucho la música hindú y la musica árabe. Tu viste como cantan. Usan los cuartos de tono. Y bueno a mi me inspiran mucho, me cae muy cómodo. Los cuartos de tono me llevan para otros lados.

Mateo tuvo su etapa de obsesión por el flamenco.

Mientras tanto en Argentina ocurre un hecho al que cualquier músico normal le hubiera dado una importancia enorme. Mateo lo pasó por alto, como todo lo que tuvo que ver con la trascendencia comercial de su obra:

Sandra Mihanovich: Yo estaba tomando clases con Horacio Molina y el me enseño "Y hoy te vi", año 1975. Vinieron a mi casa a filmar una película. En una escena dramatica me pidieron que cantara algo, entonces yo me acordé de esa canción, bastante triste, melancólica, y les gustó muchísimo. Tanto les gustó que se convirtió en el tema principal de la película (Sola, de Raúl de La Torre)

Hugo Jasa: Recuerdo que cuando eligieron un tema de Mateo para una película argentina, vino un empresario a donde vivía Mateo. Golpea la puerta de la pensión y sale Mateo con una media en la cabeza (NdeT: Tanguito style) , recién levantado.

Mateo: "Un canto para mamá" es lo mas sencillo, lo mas infantil que he hecho. Yo estaba en la azotea y empezó a salir, baje y se la cante a mi vieja. Que tambien daba vueltas, que aquí, que alla. Entonces le tuve que preguntar (con bronca) ¡¿y vieja, te gusta o no te gusta?! "si me gusta, ta muy lindo". Y siguió haciendo sus cosas. Y no sé. pero se la hice con todo el amor para la vieja, claro.

Mateo y Trasante

Trasante: Mateo encontró en mí una persona que pensaba y reaccionaba como él y tenía de cierta forma esa fuerza de enfrentarse a Mateo. Había un amor enorme pero al mismo tiempo había una conciencia enorme de mejorar las cosas. La gente no se atrevía a decirle cosas. Los músicos le tenían una admiración que se quedaban callados. Entonces no era buena la relación con Mateo. Conmigo él tuvo igualdad. Fue una amistad muy fuerte, durante años.

Jaime Roos: Cuando escuché Mateo y Trasante, la primera vez me hizo reír, me pareció muy malo. La segunda vez me produjo un shock y dije "epa, esto lo tengo que oir nuevamente", y cuando lo escuché por tercera vez (siendo yo un fanatico de Mateo, lo tuve que escuchar tres veces), bueno me pareció que me encontraba ante una música superior. Trasante tocó muy bien en ese disco. Mateo logró, como siempre que todos los músicos que tocaron con él, elevar el nivel de cada músico. Trasante por aquella época había hecho un disco con percusión realmente malo. Y con Mateo hizo algo realmente excepcional.

El show de Mateo y Trasante fue un fracaso total. No habían cautivado ni siquiera al vecindario de la calle Bustamante donde vivía Mateo.

En un show el publico no le daba pelota y se fue a su casa.

Jorge Santomauro: Yo le pregunté porqué se había ido y el me habló de Facundo Cabral. "Facundo Cabral es un crá, porque estaba en un teatro en Busnos Aires y les mandó a todos a la puta que los parió porque no lo escuchaban"

Trasante se va a Francia.

Carta de Mateo a Trasante: "Desde que te fuiste, nunca mas pude sentir nada mejor, que lo que sentí tocando contigo" (1979)

 

Jaime Roos: ¿vos sos conciente de que en algunas frases tuyas no hay un sentido estricto con respecto al idioma?

Mateo: No, no, no, Las canciones que yo hago, que yo escribo, tienen totalmente un sentido.

Jaime: no te hablo del sentido. Te quiero decir, idiomáticamente hablando hay cosas que son incorrectas, que no existen.

Mateo: Ah, si. Porque invento expresiones. Pero quieren decir algo (dialogo con Roos, 1983)

Jaime Roos: En aquel momento se le criticó mucho porque sus canciones no eran de protesta, no eran politizadas. Año 1972, yo escuché a íntimos amigos de Mateo decir que Mateo solo bien se lame tenía buena música pero las letras eran una porquería, que no se sostenían, que no hablaban de lo que tenían que hablar. Este tipo de argumentación contra las letras de Mateo fue muy común. Y poco importaba que uno dijera "No, lo que pasa es que Mateo escribe letras de amor, o escribe otro tipos de cosas, no quiere decir que esté en contra del pueblo". Se lo despreciaba: era un "divagante" un "loco lindo". Siempre se lo tuvo un poco bajo un signo de desconfianza.

 

Méndigo

Una noche en el Hotel Panamericano se prohibió la entrada a unos amigos de Mateo, y éste rehusó tocar y terminó perdiendo el laburo en octubre del 77. Ahí empieza a vender todas sus pertenencias para pagar pensiones y a golpear la casa de sus amigos por las madrugadas para dormir bajo techo. Este ciclo duraría hasta el fin de sus días, con breves interrupciones. La primera de ellas fue cuando lo llevaron preso por "falsificación de documentación privada" (recetas para comprar psicofarmacos). Su foto salió en la pagina de policiales, pero su popularidad estaba por el piso y nadie se enteró de quien se trataba.

Ramiro Diez (abogado): Le dije a Eduardo que me hiciera una lista de sus necesidades, que yo se las mandaría a su celda 44. Y anotó "Una docena de bananas, un ajbon de tocador, dos paquetes de caramelos". Le sugerí que agregara cigarrillos. "No, no, no vicios nunca mas".

La carcel fue tan solo un contratiempo, siguió normalmente con sus cosas. Como decir "mira llegue tarde porque no vino el omnibus".

Lockhart: El con la falta de organización que tenía para todo, se dejó venir encima la fecha del recital. No quiso hacer publicidad. El día anterior fue a 18 de Julio a repartir papelitos escritos por él. Tenían el auspicio de una fiambrería, anda a saber si era porque no le debía de comprar mortadela. Fuimos a tocar al Shakespear con el auspicio de una fiambrería. En boletería había una chica joven y le dijo "Hola soy Mateo, vengo a tocar" "Si pero perdoname hoy está tal cosa. ¿Con quien arreglaste?" "Con tal" "Si pero Tal desde hace un mes y medio que terminó el Mundial de Argentina no está mas con nosotros". ¿Vos sabés que no le importó?" Salió por el corredor y se quedó ahi pensando. Al rato empezó a caer algo de gente y le dice a uno: "¿querés ver los piques nuevos que tengo?" y le mostró un poquito. Despues le pidió a uno "¿tenés una vela?" Una cosa muy normal de tener encima ¿viste? Estaba viviendo en una casa que no tenía luz. Y se fue.

Coriun: Yo lo recuerdo especialmente delante del Sorocabana y en la entrada del Circular, en la actitud de pedir dinero.. El lo sumía como un papel. Decía "Ahora soy méndigo" así con acento en la "e".

Buscaglia: Yo recuerdo una etapa muy jodida, cuando ya a Mateo nadie lo quería ver. Ningún teatro le daba coso porque dejaba clavado a todo el mundo., si anunciabas alguna cosa de Mateo, la gente no iba porque se suponía que Mateo no iba.

Galletti: Pa unos la música no es vida, pa otros la música es arte. Pa mi el arte no lo conozco. Es todo simple. Pa mi la música es profesión. ¿viste. Pa Eduardo fue arte, no tengo duda. Yo lo quería sacar un poco de eso del arte. Yo no creo en la bohemia de la música ¿viste? Yo no creo ni en la bohemia ni en el arte. Yo nunca fui bohemio. Que haga bohemia quien quiera ¿viste? Que divaguen, que se mueran todos, pero a mi dame efectividad.

Buscaglia: Hubo un tiempo que Mateo andaba con un cuaderno y entonces te anotaba "Mira voy a hacer un recital en el Tinglado el 20 de Febrero ¿vos queres ir?" "si, si" "La entrada va a salir quince lucas. Dame quince lucas" y entonces te anotaba. Despues no se hacía nada.

Ojo: asi como Mateo mangueba, tambien hay anécdotas de Mateo invitando a comer a algunos "amigos".

Mandrake: tocaba en una cantina llamada Mario y Alberto. El estaba vestidito todo saco y corbata. No había nadie. Un ambiente de cantina. Primero había un grupo no se, de chamamé. Justito estaba Chichito Cabral y empezó a tocar "Yulele".. No se porqué Mateo se enojó y dijo "No, no, no no es candombe". Chichito no pudo tocar mas. Por primera vez en mi vida vi que un tipo en un escenario le hable mal a otro.

Carta de Mateo a Trasante, invierno del 79.

"Negro: espero que vos y tu señora estén bien, y que cada vez les vaya mejor. Yo estoy fenómeno. Mejor dicho, me encuentro bien de salud, pero la falta de trabajo en este lugar, me tiene un poco jodido. Imaginate, hace tres meses atrás fui a Sondor a hablar con el Quique Habal y a proponerle la grabación de otro LP. Y me dijo que no, que por el momento no. Resulta que como habían sobrado algunas placas (según él) no les convenía editar otro...

En cuanto a la grabación aquí estoy frito. Estuve además de en Sondor, en RCA y Palacio de la Música. Los cuales me dijeron que vuelva en septiembre.

Bueno Negro, ahora viene lo peor.¿Yo no podría trabajar con ustedes?

Negro, meteme en el conjunto, hacé algo por mi. Yo creo que si me mandas un contratito para que lo firme aquí, ya no necesitaría pagar visa ¿me entendés Negro?

Eso sí, Negro, te aviso, no tengo un solo mango. Prestame la guita Negro, mejor dicho, sacá el pasage (sic) ahí, hacé una operación, que yo después te pago la guita de a poco, en la misma operación..."

Contestame acá

Eduardo Mateo
Pedro Bustamante 1525
Montevideo Uruguay

Es la casa de mi hermana. Como siempre voy a visitar a la vieja, siempre me entero si hay correspondencia para mí.

Perdoname Negro: no me podés mandar en la carta, o como sea, $20 (dolares) cuando esté ahí te juro que te pago todo

Por favor no te olvides de averiguat lo de mi ida a Francia.

Abril de 1981. recital de Opa (Hnos. Fattoruso). Figuraron como invitados Jaime Roos, Jorginho Gularte, Mateo y Rada.

Rada: Mateo tocó unos temas. Hogo estaba atrás del teclado, yo estaba detrás de las congas, nos agachamos, y con Hugo nos veíamos. Mateo no nos veía. Tábamos con Hugo llorando en el fondo del escenario. Porque no podíamos creer lo que estábamos escuchando.

Otro testimonio distinto (NdeT: o tal vez no: yo una vez leí que Rada decía "llorábamos porque sentíamos que se nos iba..."):

Manolo Guardia: Yo creo que uno de los momentos en que sentí mas pena por un músico. (...) A mi me dolió mucho verlo en un canto desgarrante ¿no? que después se fue como arraigando. Pero parece que la onda era: "Bueno, ta, vení, vamo arriba Mateo. Cantate. Vení que muero contigo"

Una critica de 1981 decía: "(...) Pero el citado divague comenzó con la emotiva invitación de Eduardo Mateo para que cantara alguno de sus temas, ante el delirio de jovencitos que si hace un recital el solo no van a verlo, que no han ido antes y que solamente usan a Mateo para rellenar su necesidad de Mitos.

Hugo Fattoruso: Yo no podía tocar "La casa grande" y Mateo se enojaba conmigo "Estás pillado, no queres tocar". Porque yo cuando esccuho el tema era una coherencia perfecta, una equidistancia armónica y una estructura increíble. Entonces mi cabeza lo entiende, pero no sabe qué ordenarle a los dedos. estos acordes parece que uno los conoce, pero que no sabe cuales son mi cabeza. Tuve que parar y anotar nota por nota. Decía: "¡Tocas hasta con Herbie Hanckock y no queres tocar conmigo!"

Una buena etapa de Mateo fue cuando Roberto Sampognaro lo hospedó durante un tiempo en su chacra. Trabajar la tierra, le hizo muy bien. Volvió al divague de la ciudad, cayo en cana en algunas oportunidades, y finalmente tuvo una historia de amor interesante con Renee Mieres, la tía de un musico amigo.

Renee: El estaba todo el tiempo en casa. Tuvimos una epoca muy linda.

Galletti: La mejor epoca de Mateo fue cuando vivio con Reneé.

Carlitos Mateo: El sufrió como una etapa de madurez familiar obligatoria.

Renee: De repente me despierto un día "pero donde estoy? en Andalucía?" Estaba sentado en la cama haciendo musica flamenca. Y yo no me atrevía a moverme. "Me muero, si voy a buscar un grabador lo desenrosco. Voy a seguir escuchando." De repente dijo "Te vas a la puta que te parió!". Y dejó la guitarra. Y le digo "que pasó?" "Pero te das cuenta? estos gallegos no me salían de arriba!"

Renee: cuando yo lo conocí, el me dijo que si yo quería el dejaba de hacer música y se ponía a trabajar. Incluso varias veces insistió en eso y yo le dije que no. Yo le dije que un hombre sin cabeza al lado mío no quería. Era un hombre totalmente rutinario. Se levantaba tarde, pero nunca mas de las once. Hacía las compras y hacía la comida. Me esperaba con la comida hecha. Se negaba a comer separado de la familia. De tarde, despues que limpiábamos la cocina, se bañaba entonces se ponía a escribir o a hacer música hasta la hora de la cena. Después escuchábamos música hasta las cuatro de la mañana. El único desorden en nuestra vida era ese. Admirar?...admiraba a Rada, Roos, Fattoruso, Urbano -que pienso que lo consideraba un hermano- . En casa él tenía un laboratorio con un fueguito y mezclaba escencias y hierbas y hacía perfumes.

Dice Guilherme en su libro:

"La sensibilidad olfativa de Mateo tiene reflejo en la cantidad de veces en que las palabras "aroma" y "perfume" aparecen en su canciones.

Jorge Nasser: Yo estaba viviendo en Buenos Aires. Yo había hecho un trabajo de difusión de la música uruguaya. Un día llegué a la conclusión de que tenía que llevar a Mateo. La cosa era posible porque él podía quedarse en casa. Marzo del 83. Lo organizamos y fue en un pub en el barrio de Belgrano que se llamaba Entreacto. Ahí debutó Celeste Carballo.

Mateo hizo cuatro shows. Fue una elite mínima. Esa elite le hizo sentir tan bien a Mateo...recuerdo que despues de la tocada hubo como una conferencia de prensa, y nos sentamos todos en una mesa larga y todo el mundo atendía a los dichos de Mateo. Y los tipos en una actitud así, reverencial. Todo el mundo dijo "este tipo es un genio, esto es lo máximo". Al otro día -bueno, onda Buenos Aires, viste?- dieron vuelta la página y se olvidaron de todo. Y yo lo tenía parando en casa y medio que se quiso cargar a mi mujer. Le tuve que parar el carro.

Mateo: Lo que pasa es que yo tuve una epoca en que me lancé mucho a la improvisación, a lo que saliera. Pero no dio mucho resultado. Dio un 30% de resultado (NdeT: con que parámetros de miden "los resultados de la improvisación"?) y hubo que tirar mucha cosa, mucha cinta grabada de la que se puede usar muy poco. Por eso ahora estoy trabajando de otra manera y cada vez todo está mas estudiado. Pienso premeditarme en todo"

Renee: El Airero era el Jardín Botánico, en el Prado. Un lugar hermoso y que a él le gustaba mucho visitar. Y muchas veces íbamos a estar de tarde allí. Incluso cuando teníamos algo serio para hablar.

Pippo: Yo hacía mucho tiempo que tenía el sueño, la idea de musicalizar algo de Mateo. Y yo le venía pidiendo, un año, dos años, mucho tiempo, le venía pidiendo si no tenía alguna letra por ahí boyando, que yo tenía ganas de ponerle música. Un día estábamos por ahí en Sondor y me dio la letra, que tengo el manuscrito alli, que se llama El Airero. Y la entro a leer y me sucedió algo increíble: yo tenía una melodía, por otro lado, que buscaba concretar con alguna letra que nunca me salió. Y no se como fue que empiezo a leer la letra y me viene esa melodía. El poema me empieza a cantar a mí en esa melodía. Por ahí me doy cuienta, voy a verificar el instrumento. Y en efecto, era como una cosa para la otra. Yo creo que no fue una composición, fue un encuentro.

Urbano: un día me empezó a tirar mierda, él, en el ensayo. Nadie entendió nada. Yo había ido con Pippo al ensayo. Y Mateo se entró a poner mal. Me empezó a relajar, empezó a hablar de una "llave de la puerta"... "no, porque la llave, y porque vos no te abrís...". Y me empecé a tomar como que era que yo no me abría el coco. Porque podía ser, ¿viste?. Yo sabía que el loco tenía un raye con la gente que no se abre con él. Y me empecé a quebrar. Mucho tiempo después salió a la luz que el loco me estaba hablando a mí pero estaba relajando a Pippo que estaba atrás, a espaldas de él. Porque una vez había ido a la casa de Pippo, y le golpeaba que quería entrar, y no tenía donde quedarse. Y Pippo no quería que se quedara, y le decía que no tenía la llave. Y no podía ser porque Pippo estaba dentro de su casa. Y yo me aparecí con Pippo en el ensayo. Eso es bien de Mateo, que a veces habla pa otro lado.

Jaime Roos: Mateo era muy personal trabajando en estudio. Era difícil para mí trabajar con él, puesto que él está acostumbrado a dirigir sus grabaciones, y yo las mías. El grabó una serie de guitarras, de las cuales quedó solamente una frase en el medio de la canción, que parece una cinta tocada al revés. Todo el comienzo era totalmente excepcional pero no tenía nada que ver con la canción, era muy angustiante como música. Y a mí no me gustaba y el se emperró. Y yo le dije que no servía y se enojó mucho. Y entró a tirar una onda muy mala. Y entonces yo no le dejé que me tiñera de esa vibración y poco menos le dije que se fuera del estudio. Por mas que fuera Mateo yo no iba a soportar eso ni de él ni de nadie. En realidad lo que pasaba era que a él le gustaba mucho lo que había hecho y no soportaba que yo fuera a borrar eso. Y él tenía razón, porque yo le había pedido para hacer juntos esa canción

Disco con Fernando Cabrera (en vivo)

Cabrera: Me acuerdo que Mateo insistió mucho en volver a grabar la voz de "Mejor me voy". Y yo no estaba de acuerdo, para nada, porque la voz que había grabado en vivo era insuperable. Era una cosa alucinante, angelical y diabólica al mismo tiempo, era una interpretación maravillosa. Pero a él no le gustaba. Y la quiso grabar de nuevo y no lo pude convencer, y chau.

Yo tengo la convicción de que Mateo trabajar conmigo no le aportó nada, musicalmente. Porque prácticamente todas las cosas que yo hago están contempladas ya antes en su música. Mientras que a la inversa sí. Yo pude tomar mucha cosa de él, porque su mundo musical contemplaba el mío pero además era mucho mas amplio.

Mateo opinó en 1987:

Mateo: Fue una experiencia bárbara. Y aprendía algo también de él: la simplicidad con que encara la musicalidad de sus temas.

Cabrera: Siempre, desde el principio, tuvimos un gran apoyo de crítica, aunque yo que se, es bravo ¿viste?. La crítica acá siempre apoya. Unas veces uno pierde un poco referencia ¿no? porque resulta que si todo siempre está bien... Yo que se ¿somos unos genios realmente? Porque si yo leo la crítica musical uruguaya respecto a mi persona yengo que creer, no se, que soy un genio de la música. Y yo sé que no lo soy ¿no?

Mabel Hernández: Mateo era muy alegre. Pero el sufría mucho. Una sola vez, en realidad lo sentí amargado. Dijo: "La pucha, yo soy quien soy y tengo que andar mendigando"

Osvaldo Fattoruso: Es difícil decir que Mateo era guitarrista, pero era un guitarrista de la gran puta. Es difícil decir que era persusionista, pero era un persusionista de la gran puta. O sea, como que no manejaba la tácnica, pero el tipo le sacaba sonidos y rítmicamente era tan preciso y tan creativo que servía todo lo que hacía. Y siempre aportando algo nuevo, fuera de lo común.

Mariana: En principio yo lo que tenía ganas era de hacer un trío, con Urbano y con Mateo. Y ahí Mateo no tuvo ganas. Mateo siempre se peleaba con alguien según la época ¿no? Y después de años fue que averiguamos cual era el drama de Mateo con Urbano. Cuando le dije, Urbano se quería morir. Y era que Urbano le había dicho a Mateo "No, la Máquina del Tiempo sos vos". Y Mateo sentía que la Máquina del Tiempo no era él sino todos y pensó que Urbano lo había dicho en forma despectiva.

Popo Romano: Mateo decía "No loco, no, no, no...la máquina no camina" Entonces yo le preguntaba "Pero como? Si estamos tocando las mismas notas, si estamos tocando en el tempo que deben ir tocadas, y está todo afinado. ¿Qué es lo que quiere Mateo? Y bueno, después de pasar el tema y escucharlo a él, vos más o menos encontrabas cuál era el punto al que Mateo quería llegar. Y cuando vos te dabas centa que te estabas aproximando a ese punto, vos veías la cara de Mateo de contento, como que la máquina estaba caminando.

Además los ensayos de Mateo eran agotadores, pero no físicamente, sino mentalmente. Porque él te quería llevar a ese punto. Y llegar a ese punto te da trabajo. Ël vivía en ese punto, pero para nosotros, más con los pies en la tierra, llegar allí era un trecho largo que había que caminar. Ahora cuando se llegaba era un disfrute, totalmente.

Mariana Ingold: "Por la Pepsi", dijo Mateo en una entrevista en el espectáculo de Los Shakers. Y el espectáculo era auspiciado por la Coca. Hubo un lío alli: la Coca-Cola se enojó. Y después en el recital Mateo entró con una botella envuelta en un papel de diario. Y tomaba así de la botella. Y nosotros estábamos todos temblando, de qué era lo que tenía abajo de el papel de diario. De repente la botella se cayó sobre una guitarra de Rada, ahí levantamos la botella y el papel se desenvolvió y todo el mundo pensando "ay, socorro, si es Pepsi quedamos pegados". Y Mateo hizo así y la mostró: una botella de Coca Cola, todo orgulloso viste?

Había surgido la oportunidad de armar una patota e ir a un festival en Brasilia. "Mateo scate el pasaporte. Precisás el pasaporte porque es por el gobierno". Y Mateo hasta último moemtno no hablaba nada de el pasaporte. Y yo pensaba "este no va a poder ir porque no tiene el pasaporte" Y un día le digo "Loco, por favor tiene que ser ya! Mañana me tenés que dar el pasaporte!" Hizo así, sacó la mano del bolsillo y me dió el pasaporte. Ya lo había sacado hacía como dos años. Me estaba tomando el pelo y yo estaba deshecha, pensando que Mateo no iba a viajar. Y el tenía todo ordenadito, es mas: lo llevaba siempre en el bolsillo.

Ultimos meses de Mateo

Elena: Estaba muy descontento y tenía como bronca por no haber podido lograr mínimas cosas a nivel económico. Decía: "Tal" pudo lograr tener su apartamento y sus mínimas condiciones para vivir. Yo no lo pude lograr. He trabajado toda mi vida como músico, pero eso no me dió absolutamente nada.

A Mateo lo hospitalizan, tenía un cáncer muy avanzado. En el tiempo que estuvo alli, no había un minuto que estuviera solo.

Mariana: los días del hospital, fueron los días mas lúcidos mas normales. No se hacía el que estaba en otra. Como que ahí el tipo ya sabía que se iba.

A muchos le comentó que tenía miedo. Su hermano Carlos le preguntó "a qué?" "A eso que se viene". Carlitos le agarró la mano y Mateo vociferó unas palabras en inglés sanateado, sus últimas palabras. En seguida de ese pequeño chiste se murió. 16 de mayo de 1990, 23:30 hs. La fecha en que iba a estrenar el espectáculo con Cabrera y Los Terapeutas. La naturaleza ambientó magníficamente el entierro: un cielo con un profundo color gris plomo, una llovizna fina que no llegó a mojar pero hizo brillar el piso cuando se abrió un agujero en las nubes, dejando pasar un círculo de netas columnas de luz solar. Urbano empezó, y otros lo siguieron, una versión susurrada de "Yulele".

...

Alvaro Salas: la última vez que lo fui a ver, me dijo "Cuando sientas un dolor no te dejes estar. No hagas la que hice yo. Yo no tenía nada por perder"

...

Jorge Nasser: Yo me permití enemistarme con él, porque siempre consideré que iba a estar ¿me entendés? Era una relación con algo que tenía ciertos ingredientes de eternidad.

...

Jaime Roos: llegó la noticia al estudio y yo estaba cantando, justo. Esperaron a que yo terminara de grabar. Cuando salí del estudio me avisaron que hacía media hora habían llamado por telefono para avisar. Todo el día siguiente yo sentía como un agujero adentro de mi pecho y me parecía que había un agujero en el cielo de Montevideo. Fue un día muy particular. Y tuvimos que tocar esa noche en La Barraca. Fue la pero noche que yo recuerdo de mi vida arriba de un escenario. Tuvimos que hacer canciones como Los Olimpicos, Durazno y Convención, Amadote, la noche en que había muerto Mateo. Y no se lo quisimos decir al público.Muchos de ellos no lo sabían. Hasta que llegó la penúltima canción y dijimos: "Señores, hoy se murió Mateo. Realmente el show hay que hacerlo, pero ha sido muy difícil para nosotros hacer estas canciones, y quisieramos cantar una canción de Mateo, como despedida nuestra para él". E hicimos "Amigo lindo del alma", para mí fue como llorar. Todo lo que yo no había podido llorar durante el día estaba llorando con la música en ese momento. Cuando terminó se produjo tambien un hecho muy especial. Uno sobre el escenario está acostumbrado a conocer el tipo de aplauso. Pues el que se oyó fue un aplauso que nunca oí en mi vida: fue muy tranquilo y suave, no se terminaba mas. Parecía el sonido de la lluvia mansa.

...

Galletti (cuando se enteró que estaba enfermo)i: Mateo no se puede morir, porque nunca nació.

...

Rada: Fue el creador de la idea de lo que hoy es la música nacional uruguaya. Porque lo que hacemos nosotros es bien natural, todo. Está dentro de lo normal de lo que se puede tocar en este mundo. Mateo era del otro mundo. Nosotros nos morimos con Mateo. Somos público ¿viste? El tipo es nuestro ídolo, nuestro ideal. Mateo es nuestro John Lennon.

...

Osvaldo Fattoruso: Si se puede sr un poco romántico, Mateo es la luz de la música uruguaya. Es el sol. El tipo abre una veta para todos nosotros mamar.

...

Ese día, el departamento de difusión de palacio de la Música fue acosada por gente de radio que necesitaba urgente ejemplares de "La mosca" para ilustrar sus necrológicas. Hacía mas de cuatro meses que había sido editado.

...

"En cuanto a la edad, a estilo y a abrir una vertiente en la música podría aceptarlo. Pero en eso no he estado solo. No hay que olvidarse de Ruben Rada, de El Kinto, y sobre todo de Manolo Guardia que surgió mucho antes que nosotros. (...) Yo creo que hay mucho cariño en las opiniones que la gente hace sobre mi música. Eso por supuesto me hace sentir orgulloso. Y por otro lado me crea una responsabilidad a la cual respondo con muchísimo amor propio: yo siempre estoy con los ojos abiertos y vivo aprendiendo de los demás para tratar de superarme. Ojalá que "la máquina del tiempo" no me ignore"

Eduardo Mateo.

Discografía de Eduardo Mateo

Como solista

1972: Mateo solo bien se lame (Discos De La Planta). Reeditado en 1976 por Clave. Por Sondor en 1990. Editado antes en Argentina que en Uruguay por el sello Trova.

Eduardo MateoTEMAS :
-1 yulele
-2 quien te viera
-3 uh, qué macana
-4 de nosotros dos
-5 niña -6 tras de tí
-7 ¿por qué? -8 jacinta
-9 la mama vieja
-10 lala -11 la chola
-12 esa cosa
-13 de mi pueblo

 

1984: Cuerpo y Alma (Sondor)

1987: La Máquina del Tiempo presenta a: Mateo / Mal tiempo sobre Alchemia / 1er. viaje

1989: La Mäquina del Tiempo / La mosca

 

Con The Knights

1966: simple (You / Like the Sunshine)

 

Con El Kinto

1971: simple (Don Pascual / Ni me puedes ver)

1971: Musicación 4 1/2

El KintoTEMAS :
-1 suena blanca espuma / el kinto
-2 mejor me voy / mateo-diane denoir
-3 mejor me voy / el kinto
-4 música de pelicula del mismo nombre / el kinto
-5 musicasión III / urbano

-6 muy lejos te vas / el kinto
-7 si te vas de mi pueblo / mateo-reinaldo

-8 príncipe azul / el kinto
-9 margaritas rojas / mateo-federico-figares
-10 yo volveré por tí / el kinto

-11 fábula / buscaglia
-12 hombre / mateo-verónica indart
-13 pippo / el kinto

 

1977: Circa 1968. Reeditado en 1990 con el título Príncipe Azul (Sondor)

 

En colaboración

1976: Mateo y Trasante (con Jorge Trasante)

1987: Mateo y Cabrera (con Fernando Cabrera)

1987: Botija de mi país (con Ruben Rada)

1989: Teatro de verano en vivo (Con Hugo y Osvaldo Fattoruso, Urbano, Juan Gadea y Roberto Galletti)

 

Como invitado

1967: Diane Denoir (Tonodisc, Argentina)

1968: Roberta Lee

1969: La Juventud (varios)

1969: Libertad, Libertad (varios)

1969: Vera Sierna

1970: Verónica Indart

1973: Diane Denoir

1983: Jaime Roos

1984: Segundos Afuera (Jorge Galemire)

1984: La tambora (Jorginho Gularte)

1984: Nosotras nosotros (Pippo Spera)

1984: Mediocampo (Jaime Roos)

1986: Todo depende (Mariana Ingold)

1986: Buzos azules (Fernando Cabrera)

1986: 7 y 3 (Jaime Roos)

1987: Album de fotos y canciones (Rubén Olivera)

1988: Los Championes (Los Championes)

1988: Mariana Ingold canta a Leo Masliah (Mariana Ingold)

1989: Cambio de clima (Mariana Ingold). Reeditado en 1991 por Melopea en Argentina.

1989: Como el clavel del aire (Mauricio Ubal)

1989: El tiempo está después (Fernando Cabrera)

1991: Estados de animo (Hugo Jasa)

1991: Qué te voy a decir (Pippo Spera)

1991: Vamos a mirarnos mas de frente (Urbano)

1992: Hace calor (Mariana Ingold-Osvaldo Fattoruso)

 

Recientes reediciones

El Kinto Clásico

El KintoTEMAS :
EL KINTO:
-1 Qué me importa -2 Muy lejos te vas -3 Esa tristeza
-4 Suena blanca espuma -5 Príncipe azul
-6 Mejor me voy -7 Don Pascual
-8 Dámelo -9 Ni me puedes ver -10 José
-11 Voy pensando -12 Yo volveré por ti -13 Pippo
LIMONADA :
-14 Ojos que miran lejos
-15 Déjenme dormir -16 Pies descalzos
THE KNIGHTS :
-17 Como el brillo del sol -18
URBANO : -19 Musicasión III

 

Mateo Clásico Vol. 1

Eduardo MateoTEMAS :
-1 Yulelé -2 Quien te viera -3 Uh , qué macana
-4 De nosotros dos -5 Niña -6 Tras de ti
-7 ¿ Por qué ? -8 Jacinta
-9 La mama vieja -10 Lalá
-11 La Chola -12 Esa cosa
-13 De mi pueblo -14 Dulce brillo
-15 Canto a los soles -16 Amigo lindo del alma
-17 Y hoy te vi -18 Palomas -19 Un canto para mama
-20 El blues para el bien mío -21 Canción para renacer
-22 Voz de diamantes -23 Canción para el tamborero

 

 

Mateo Clásico Vol. 2

Eduardo MateoTEMAS :
-1 Cuerpo y alma -2 Nombre de bienes
-3 María -4 El son oro scope
-5 Carlitos -6 El tungue le
-7 Lo dedo negro -8 El boliche -9 Si vieras
-10 Un canto para Iemanjá -11 La casa grande
-12 El airero -13 Mejor me voy
-14 Mejor me voy ( Canta Ruben Rada ) -15 Esa tristeza
-16 Esa tristeza ( Con El Kinto ) -17 Principe azul
-18 Pippo -19 José -20 Ni me puedes ver
-21 Hombre -22 Canciocilla amorosa ( Camiones )
-23 El tordo

 

Jaime Roos

Corría 1956 y el músico uruguayo Jaime Roos tenía apenas tres años. Le faltaban dieciocho para arribar a la semana terrible de 1974 que decidiría para siempre el resto de su vida.

"Nos pintábamos la cara con corcho quemado. Yo tenía un bombo y un platillo y esuchaba los discos de mi padre, que eran de jazz. A mi madre, en cambio, le gustaban el folklore, el tango, la música brasileña.

Es hijo de René, un viajante francés, y de Catalina, ama de casa. René, nacido en Alsacia, impuso costumbres rígidas sobre el hijo único. Pero no pudo evitar que su propio hermano, un cantante profesional, se llevara al sobrino a los clubes de jazz e hiciera que con el tiempo el joven Jaime desarrollara un paladar hambriento de fusas y semicorcheas. - A los doce años gané la batalla de que me compraran una guitarra. Mis padres no querían que yo fuera músico, porque el ejemplo de mi tío era muy interesante, pero por el otro lado era estar condenado a la ruina económica. En fin, estudié guitarra clásica y en un par de años llegué a quinto.

El trotaba por el barrio sur de Montevideo metiendo la nariz en las cuevas de jazz más oscuras, participando en grupos de música para niños, hasta que a fines del 69 tuvo grupo propio. Se llamaba Los Robbers y tocaban en los bailes de sábado y domingo. Mientras Jaime estudiaba Ciencias Económicas, para prevenirse y calmar los ánimos en casa.

- Mis viejos no se preocupaban. Yo daba exámenes, estudiaba... y el nene se divertía haciendo música.

Y cuando todo estaba en orden, cuando el futuro acechaba primoroso allá adelante, sucedió lo que tenía que suceder. Corría 1974, Jaime cumplió rotundamente 21 años y tomó sin pestañear las tres o cuatro decisiones que cambiarían su vida para siempre. - En una semana, la semana álgida, dejé los estudios, me dediqué a la música, me fui de mi casa, dejé a mi novia de dos años y me fui para Europa. Je. Todo junto.

España sin haber salido antes jamás del Uruguay.

-Tenía un contrato con un grupo uruguayo en el que tocaba y que se había ido a España. En España el grupo tocó dos veces y se disolvió. Pero era mi fuga. Una fuga que yo había planeado hace mucho. Hasta ese momento no componía canciones ni cantaba. Cuando me fui empezó otra vida, una libertad total, sin nadie que me llamara por teléfono, sin nadie que dependiera de mi y dependiendo yo de mi mismo. Yo había estado viviendo una vida que no era mía, y cuando llegué a Europa lo primero que hice fue escribir una canción. Irme fue lo mejor que pude haber hecho en mi vida.

Soledad, concentración, tiempo, libertad. Eso le dio España. De su vida anterior, en Uruguay, no dice mucho. Apenas que con su padre no se llevaba bien. Que era un hombre demasiado recto. Pero quizás porque no es bueno tener cuentas pendientes, ahora Jaime dice que todo lo más ético y correcto y elevado de su padre se le quedó pegado.

-Pero era un pésimo comunicador con su hijo

En Europa, solo y sin plata pero libre, trabajó como sonidista, boletero, portero, utilero, pegatinero, músico de cabaret, músico de ballet folklórico argentino, bajista de grupos de salsa, jazz, rock.

-Yo llegué a París con ochenta dólares en el bolsillo y una casa en donde quedarme por quince días. Estaba sin trabajo, se me acabó el dinero y tuve que vivir dos meses robando comida. Robé muchísima comida. Cuando conseguí un trabajo dejé de afanar. En París se vive muy mal si uno no tiene plata. Y ahí lo conocí al Chango Farías Gómez que estaba viviendo en el metro porque no tenía plata. Lo invité a mi habitación y vivimos un tiempo juntos.

Jaime viajaron a México y de allí a dedo hasta Montevideo donde él terminó de grabar las canciones de su primer disco, Candombe del 31. Después viajaron a Maceió, ya sin un cobre, y allí consiguieron que un barco los devolviera más o menos sanos y salvos a Europa, París, donde consiguió un trabajo en un espectáculo del tipo Folies Bergere: se calzaba un poncho blanco y tocaba el bombo mientras unos bailarines argentinos hacían un número de malambo.

-Ganábamos muchísimo dinero. Y de ahí enganchamos con el Chango Farías Gómez un laburo en un cabaret por el estilo... pero en Bagdad. Terminé tocando La cumparsita en Bagdad. Había una pareja que bailaba tango, y el cabaret estaba lleno de turbantes, porque había solamente hombres. Creo que fue lo más raro que hice en mi vida. La nafta en ese lugar vale menos que el agua, entonces nos tomábamos un taxi y le decíamos "A Babilonia", que queda a cien kilómetros en medio del desierto, y nos íbamos a las ruinas con todos los músicos.

Cuando la mujer holandesa quedó embarazada, Jaime comenzó su "etapa Amsterdam". Era el verano europeo del 78 y ocurrían cosas como la final Holanda - Argentina. Jaime, tres días antes de que naciera su hijo, no sabía por quién hinchar, con el corazón repartido entre la solidaridad latinoamericana y la panza crecida de su mujer. Su tiempo en Europa, dice, tuvo picos de felicidad y de angustia,

Yo en Holanda ocupaba casas. Ahí nos llaman krakers. Es una organización anarquista muy grande que ocupa casas deshabitadas a punto de ser demolidas. Y en esas casas los krakers se meten como las ratas. Yo rompí diez casas, tres para mi y las otras para otra gente. Es una ayuda mútua. Vos llegás a la casa, rompés la puerta, y en seguida algún vecino le avisa a la policía, que llega en cinco minutos. Pero cuando llegan los tipos, vos tenés que tener una cama, una mesa, sillas, flores, unos libros. Si tenés flores quiere decir que estás viviendo en la casa. Cabeza de Holanda. Tenés que poner un candado con portacandados y cerrar todo en tres minutos. Cuando llega la cana, vos estás con tu llave en la mano. Esta es mi casa, mi llave. Los tipos abren, miran, ven que tenes tus flores, tus libros, tu cama, tu mesa, tus sillas, se dan media vuelta y se van, porque ya esta, vos vivís ahi. Después si querés podés ir a la compañía de luz, de gas y de teléfono a que te pongan los servicios. Si los pagás te los ponen.

Pasaron los años. Jaime era músico en cabarets, clubes de jazz y de salsa. No paraba de componer, iba por su tercer disco, pero no vivía de su música. Entonces Europa dejó de sorprenderlo, quiso cambiar de nuevo y decidió volver a Uruguay. Era 1982.

La única pieza que no entra y nunca entró en este rompecabezas cuando volví al Uruguay, es el hecho de mi hijo viviendo en Europa. Pero nos las hemos ingeniado. Yo he sido un padre comparable a un marino que embarca y viene cada tanto. Bueno, volví a Uruguay y la dictadura militar me prohibió. Se abrán asustado. Yo nunca hice canciones de contenidos netamente políticos, pero en mis shows la gente saltaba, cantaba, bailaba... Je, se habrán asustado.

Sin trabajo y prohibido, Jaime tuvo que volver a Holanda donde había quemado todas las naves y abandonado los sitios que frecuentaba. Entonces tuvo que dar, por una vez en la vida, su único paso al costado de la música: ahí fue cocinero.

-Me moría de hambre, así que me puse a laburar de cocinero. Le agarré cariño a ese trabajo. Fue la única vez en la vida que no hice algo relacionado con la música. El restaurante era caribeño y quedaba pared de por medio con la casa de Ana Frank. Era muy lindo, había jaulas con papagayos y yo hacía la preparación fría, ensaladas, cócteles.

El ayudante de cocina tenía cuatro discos editados en Francia y era un músico reconocido por cierto grupete marginal en Montevideo. Mientras tanto, cortaba cebolla y tomate en el restaurante adornado con papagayos en Amsterdam, sin quejarse, con un sentido profundo de que la felicidad era otra cosa, un pajarito suave que cada tanto se escapa de las manos y al que hay que tenerle paciencia. Por eso quizás, empezó a escribir las canciones de su quinto disco en el restaurante. EN 1984 volvió a su paisito y grabó Mediocampo. La cubierta del disco lo muestra con una camiseta de un club de fútbol del que no es hincha: la camiseta es de Fénix y Roos es hincha de Defensor.

-Es que en esa camiseta hay un ave fénix renaciendo de las llamas, y en cierta manera fue una alegoría de lo que yo sentía dentro mío y desde un punto de vista social. Se había terminado la dictadura... yo volví a mi país. Por otro lado era mi quinto album, y se llamó Mediocampo porque el mediocampista central tiene un número cinco en la espalda. Lo del ave fénix funcionó, y bien. Al año siguiente grabó el disco Brindis por Pierrot y ya nada fue igual. "Brindis..." es cuatro veces platino, el disco más vendido de los últimos quince años en el Uruguay. Jaime tuvo que empezar a darse cuenta de que algo, no precisamente su sueño del pibe, empezaba a hacerse realidad.

- Cuando era chico me imaginaba arriba de un escenario como los Beatles o los Who. Pero nunca me imaginé que iba a empezar a escribir temas, que iba a tener un grupo... yo pensaba que iba a ser un guitarrista, un bajista en un grupo de otro.

Yo en realidad canto porque la gente quiere que cante. A mi no me gusta cantar. Disfruto más componiendo. Pero entendí lo que la gente me quería decir cuando me empujaban a que yo cantara. Cuando uno compone una canción, la canta con cierto peso, con cierta propiedad, ya que uno la escribió. Entonces hay cierta coherencia porque proviene de la misma panadería. Ahora, entonces... bueno... canto.

A mi no me gusta la gente engrupida. Yo conozco muy bien mi lado oscuro. Sé mis defectos. Se que el de la tapa del disco no soy yo. Es lo mejor de mi, pero no está lo peor de mí.

Mi lenguaje se apoya en la tradición, pero mi música es muy del siglo veinte. Yo no tengo una visión antigua, ni nostálgica, ni idealizadora del pasado. Sería un error decir que todo tiempo pasado fue mejor. Pero sería un error decir que el pasado es una basura como muchas corrientes posmoderenas han hecho. Yo creo en el espíritu humano, en la posta humanista.

Por eso cree que a una orilla y otra del Río de la Plata se juegan más o menos las mismas pasiones, las mismas penas, las mismas mediocridades y los mismos desencuentros. Por eso, dice Jaime, no hace falta conocer Valderrama para saber lo que sucedería si se apaga.

A Página      1     2

 

Un sitio de
www.dospotencias.com.ar
MENU de CONTENIDOS Luthier
correo REBELDE