Los Beatniks graban en 1966 el primer disco del rock nacional: Rebelde
REBELDE  

www.dospotencias.com.ar/rebelde ---------- se actualiza permanentemente ---------- suscribite al MAIL LIST: debates / fotos / MP3 / datos ---------- www.dospotencias.com.ar/rebelde -----------

Música Uruguaya I: El Kinto


Musica UruguayaHay algunas mañanas en que me siento orgulloso de ser porteño por una razón curiosa: el Río de la Plata. Esto me da el privilegio de disfrutar lo que es un secreto para el resto del mundo: la música uruguaya de los 60.
Dicen de los argentinos, tenemos el vicio de lucirnos a través de lo uruguayo denominándolo "rioplatense". Claro, compartiendo el río, sentimos que parte del éxito nos pertenece. Y a veces hasta algún Gardel se cruza hacia nuestra costa...
Incluir a El Kinto, Rada, Mateo, Roos en Rebelde no pretende reafirmar eso que dicen... Bien uruguayos son, nadie lo duda.
Tampoco pretendo incluirlos como "un capítulo de rock latinoamericano": eso sería sencillamente subdimensionarlos.
Ese país "pequeño" -como si la grandeza de un pueblo se midiera en metros cuadrados- fue la cocina de una cultura impresionante. Para mí Uruguay es sinónimo de búsqueda, de identidad, de Maracanazo, de simplicidades con pronunciación sofisticada.
La presencia uruguaya en Rebelde cumple el rol de la utopía cultural, ese paraíso que los argentinos nos empeñamos todavía en encontrar.

Tano de Palermo

Spinetta & Los Shakers

"Espero que les guste 042" .(Cerca de 1967) .Entre todos los discos de la era Beatles, entre los mejores de todos todos, para mí figura un título. Es un tema de Los Shakers, es un título sorprendente: "Espero que les guste 042". .Recuerdo que lo fui a escuchar a una cabina de la casa Frávega, en Cabildo y Mendoza, a la salida del colegio. .Era un disco de vinilo simple, un single. Yo lo escuché entero, cuando terminó empecé a temblar, me puse rojo de la emoción, los auriculares se quedaron pegados a mi cabeza. .Me solté la corbata, salí abruptamente de la cabina, devolví el disco que, obviamente, no podía comprar, y me fui casi corriendo hasta Arribeños. .La conmoción de haber sentido todo eso, de tener la mínima conciencia de lo que significaba, era saber, casi en secreto, que había escuchado la música perfecta, algo mejor y más moderno que los Beatles. Ese hecho marcó mi vida para siempre.Es el legado de la imaginación. Mis recuerdos son muy patentes. Esa misma noche estaba enfermizamente intentando componer algo nuevo con mi criolla, aún aturdido por las visiones de todas esas posibilidades, guiado por el instinto y la "cercanía" de un hermano, un genio uruguayo: Hugo Fattoruso. .

 

kinto6.jpg (68110 bytes)Para saber de que vamos a estar hablando, reglones mas abajo.
Imagínense a un hombre que en los tempranos ‘60 hizo tanto por el futuro de la nueva música de su país como Litto Nebbia y Luis Alberto Spinetta juntos, sólo que casi nadie se dio cuenta a tiempo...

Ir a la nota de Eduardo Mateo

Eduardo MateoEl Kinto
(Extractos del libro "Razones Locas/El paso de Eduardo Mateo por la música uruguaya", entrevistas de Guilherme de Alencar Pinto, periodista brasileño...genio total: la Humanidad Latinoamericana, agradecida.)

 

 

 

 

 

El Kinto
En la foto: Ruben Rada y Eduardo Mateo (arriba).
Walter Cambón Luis Sosa (abajo)

Rubén Rada y Eduardo Mateo pasaron algún tiempo admirándose a distancia, cada uno creyendo tímidamente que el otro no lo conocía.

Rada: "Un día nos hablámos los dos y quedamos en juntarnos a componer cosas (..) Nos veíamos todos los días o día por medio, así que yo calculo que habremos compuesto mas de quinientos temas. Temas que componíamos y no les dábamos pelota, papeles que tirábamos por todos lados.

"Mateo era un tipo fenómenos, que vivía para la guitarra, para tocar y componer. El loco era un tipo súper feliz, nos cagábamos de risa, vivíamos en la playa todo el día. No teníamos un mango, nos cagábamos de hambre pero fue la mejor época de mi vida. Festejábamos el cumpleaños de Mateo y mío con mortadela y pan.

Nancy (su novia): Mateo iba mucho a Mediomundo y ahí el se despachaba con sus tambores y con sus cosas. Hemos ido a algunos bailes de negros donde solo negros entraban. El tenía una ternura muy especial hacia el negro. Tal vez porque él pertenecía en parte a la raza negra.

Urbano: "Nosotros estuvimos como un año tocando en Orfeo Negro.

(NdeT: una suerte de "La Cueva" versión uruguaya, con sus propias características.).

Y bueno, la gente no iba a escuchar El Kinto. Iban a cenar y bailar, de parejas, familias o ligues, que se yo. Y bueno allí querían música funcional. En todos los boliches se hacía nada mas que bossa nova y jazz. El Kinto tenía que tocar todos los estilos musicales para todo tipo de público, todas las noches. Y entre todo eso íbamos mechando nuestro repertorio, en la medida que podíamos. Mateo era un tipo que componía continuamente, como Rada ¿viste? Son para mí los dos monstruos de este país.

Rada: "Cambón era un guitarrista fanático de Harrison. El nunca hizo solos. El hacía lo que hacía Harrison: creaba una idea musical, un medio para volver al tema de nuevo. Era divino, Cambón.

Cambón: "Mateo, justamente por la música brasilera,

(NdeT: la influencia principal de Mateo, ya que estuvo en Brasil aprendiendo toda esa música)

tenía buen sonido y una personalidad tremenda para hacer los ritmos con la guitarra. Pero no tenía -cosa rara- esa facilidad para hacer punteos que fueran tirando a una música moderna

Rada: "Yo llegaba con un tema, el le ponía un cachito de letra aquí, y despues el tema era mío o de él. No le dábamos bola a la parte comercial. Por ejemplo la parte del medio de "Mejor me voy" "tal vez te guste mucho pasar tus horas sola" es mía. Pero yo nunca hablé ni Mateo tampoco habló de eso, porque era un acuerdo mas o menos común entre nosotros.

Sosa: "Eduardo tenía las cosas muy claras. Sabía exactamente lo que quería. Y si las cosas no salían bien te gritaba. Siempre hubo choques. La personalidad de Mateo en cuanto a su música era muy pero muy fuerte. El era un dictador.

Urbano: Mateo era un poco diferente ¿no? a lo que es ahora el loco

(NdelA: Mateo ya se había muerto para esta entrevista, sin embargo existe una cosa entre muchos músicos en referirse a él en presente).

De repente, no se, no había pegado el encontronazo, el choque con el medio el defasaje con la gente común y corriente como nosotros. Si tenía una cosa que siguió teniendo hasta ahora era que no bancaba que vos divagaras, y de repente al extremo. Toda la gente que trabajó y que ensayó con Mateo sabe que el loco te llevaba de frente por un camino que ibas en una dimensión. Porque no era "hacé tres acordes y aprendete este tema de memoria". Era una magia y una vivencia que es un disparate. Mateo es un tipo que se toma las cosas muy en serio. Yo tengo mil cuentos que no viene al caso nombrar gente ¿no? de enojos con un tipo que, yo que se, está matando moscas mientras le estaba pasando un tema o explicándole a donde tiene que ir, haciéndole una gráfica del lugar, que es una montaña que está cerca de las nubes, en la que vos tenés que ir llegando, y es para explicarte donde va ese acorde ¿me entendés?.

Yo estaba tocando el bajo y de repente me equivoqué en una nota, pisé al lado simplemente, y el loco se rajó una puteada delante de todo el mundo! Pasé tanta verguenza, loco, tanta verguenza que me descolgué el bajo, me lo saqué, desenchufé el cable y me fui. Me borré. Sentí una humillación, loco... Y desde ese momento me parecía que era un hijo de puta. De noche trabajábamos en Orfeo Negro con El Kinto, todas las noches. Estuvimos diez días sin hablarnos. Yo llegaba a tocar y tenía una humillación que no le hablaba, no le saludaba, un carajo. Y el loco a mi tampoco. Y pasado los diez días, como si no hubiese pasado nada, el loco vino diciéndome: "Oh, pero Urbanito, ¿que te pasó? tas medio raro, no me hablás..." Era para matarlo, esas cosas bien de Mateo.

A un tipo que te tira swing, loco, le prestás atención. A un tipo que te dice "tenes que hacer eso y aquello" de repente ya lo pensás " a ver, vamos a ver si tiene que ver. Pues si no tiene que ver lo mando a cagar" Pero a un tipo que te tira swing ya te abrís naturalmente. Y Mateo era mucho swing. El loco se ponía a rascar la viola y vos te morías. Le decía a Cambón "podés hacer con la viola pin pin pin" y ya se estaba ornando el tema. "Vamos a hacer un corito acá y con la libertad de que todos lo íbamos poniendo. Todo el mundo era muy creador tambien.

Pippo: Cuando trataba de acercarme a Mateo él siempre me miraba con cara mala, con cara fea. Y no me daba ninguna pelota. Yo tenía quince años y estaba totalmente fascinado con lo que estaba pasando con la música, era el nacimiento de algo, y me acuerdo que iba con un cuaderno a Orfeo Negro a tratar de apuntar, de traducir lo que ellos hacían, me hacía mis jeroglíficos, signos, de alguna manera para no olvidarme lo que veía, no? Y bueno, a {el le molestaba muchísimo eso. Siempre hacía alguna expresión, algún gesto de "Qué rompehuevo". Entonces un día, no se como fue, que empezamos a hablar, que yo le hice una pregunta acerca de la armonía de un tema. Entonces me sonrió. Finalmente me empezó a dar pelota. Y yo realmente me morí. Y empecé a sentir un compromiso muy grande, no? con la pelota que el me daba. Entonces trataba de agradarlo, me preocupaba, sacaba los temas, estudiaba, para ver si yo lo podía impresionar en algo. Finalmente, tanto le rompí las pelotas y lo encaré y vio mi interés y que yo estaba muerto con la música y con él, me empezó a pasar algunas cosas de Joao Gilberto. El fue quien me presentó a Joao Gilberto.

Pippo conoció al Mateo en transición, del muchacho sonriente de antes a la figura extraña que vendría a ser.

Nde T: a esto que nos dice el autor brasilero de la biografía de Mateo "razones locas" quiero colaborar con algo. Mateo en los inicios parecía una persona común y corriente, para nada extravagante, por momentos tímido y afable, por momentos antipático. Con una novia de barrio sencilla. En las fotos no aparece llamando la atención en el centro del cuadro, como es el caso -por ejemplo- de Tanguito, Luca Prodan o tantos otros. Pero siempre tuvo esa energía puesta en la música persiguiendo obsesionado ciertas cosas que solo él sabia. Y en un momento hubo un quiebre, transformándose en un personaje sumamente extraño, física, personal y socialmente.

Mateo parece haber sido el impulsor teórico del candombe-beat. Todos los integrantes de El Kinto -fueran o no compositores previamente- terminaron componiendo candombes. Con El Kinto aparece el primer candombe conocido de Rada ("Muy lejos te vas")

Urbano y Cambón aseguran que la experiencia de El Kinto los incentivó a ellos a componer cosas como "Yo volveré por ti" o la hermosa "Suena blanca espuma". Sobre este último tema, Cambón asegura que "el ritmo lo puso Mateo, ya que el candombe beat era una iniciativa de Mateo por ese conocimiento de música latina que tenía él".

Sosa: "El Kinto tocaba sus temas en Orfeo Negro que era un lugar donde la gente iba a bailar y a buscarse una minita ¿no? Y habia que tocar bossitas, habia que tocar cha-cha-cha y rocanrol y la música que estaba de onda en ese momento, que tambien la tocábamos. Pero tambien tocábamos los temas nuestros. Y todo el mundo bailaba. Y el hecho es que el dueño jamás dijo: "no hagan eso".

Rada: "El grupo tenía fans, tenía novias, tenía todo. A nosotros nos querían mucho. Al Kinto lo querían mucho. Había un amor por El Kinto...porque era el nacimiento de la música uruguaya, vo."

Excepto por Los Shakers -que compusieron y grabaron su "Candombe" en inglés en Buenos Aires sin haberse enterado de la existencia de El Kinto- quienes hicieron candombe-beat en castellano escucharon antes al Kinto o a los músicos que integraron El Kinto.

Los aportes de El Kinto fueron desperdiciados -por lo menos por algún tiempo- . La solidez profesional fue el único rasgo destacado por la poca crítica que se escribió sobre el grupo.

Llegó a ser telonero junto a Los Delfines de Roberto Carlos en el Palacio Peñarol. Como Rada no tenía atril para la percusión, se llevó un banco de Orfeo Negro, lo dio vuelta y metió la conga adentro. Así tocaron delante de el "rey" de la música brasileña.

Sosa: "Ese día fue muy triste para El Kinto. Me acuerdo que nos compramos pilchas, nos hicimos ropas para estar bien presentados. Sabíamos que iba a haber mucha gente. Y el momento en que se abrió, que empezó la transmisión, nos hicieron señas de empezar, y no empezamos. Yo no se si no veíamos al tipo, yo no se que pasó, pero hubo un bache enorme. Tábamos alli como estúpidos. Creo que nos quedamos nerviosos porque el cameraman nos dijo "toquen hijos de puta" o algo por el estilo. Y cuando empezamos a tocar el sonido era espantoso. No malo: espantoso. Y salió muy malo. No hicimos las cosas bien. Y después sube el señor Roberto Carlos con toda su amplificación y sus grandes músicos y todo bien, es peor. La diferencia es abismal. Yo me acuerdo que cuando terminó todo me fui a caminar abajo, en el sótano del Palacio Peñarol, solo, muy, muy, muy quebrado."

 

RETIRADA

El KintoRada: "Dejé El Kinto porque me fui a laburar a Perú con Dogliottu, un laburo profesional. E inclusive los otros tában medios enojados conmigo porque me iba. Porque Mateo justo concebía una teoría que todo era alrededor de El Kinto, todo era joda para nosotros ¿viste? Y yo no tenía problema económico porque ya era pobre, mi vieja ya taba cagada de hambre, o sea, tabamos todos cagando. O sea, que guita no la necesitaba porque tampoco era demasiada guita pero me salió una oportunidad de ir a Perú y agarrar unos manguitos y me fui. Entonces ahí fue que yo me abrí de la cosa y empecé a ser Ruben Rada."

Sosa: "El dia que Ruben se fue de El Kinto fue como un balde de agua fría. Era mucho, Ruben significaba mucho en la orquesta. Todo el mundo sabe lo que es el señor Ruben Rada arriba de un escenario. Todo el mundo sabe lo que es el señor Ruben Rada como compositor. Y el día que se fue Rada, que fue muy brusco, Mateo dijo: "¿qué problema hay? seguimos nosotros". Era un grupo que se llamaba El Kinto. De la cabeza del señor Dictador."

Mateo: "Nosotros hicimos eso y todavía no se conocía a Santana. Nosotros fuimos anteriores a Santana. Ese es el orgullo."

Jaime Roos: "Mateo tenía una pinta, recuerdo, seria, hasta yo diría semiantipática. De todas formas, como guitarrista me producía un gran respeto"

Hugo Fattorusso: "Yo ya estaba viviendo en Buenos Aires, por esto de Los Shakers y vine aquí un fin de semana en que no había trabajo y estaba almorzando ravioles caseros. Entonces tábamos viendo El Show del Mediodía. Y de repente dice: "Ahora ...El Kinto!" y sale El Kinto a bajar delante de mis ojos, y a mis oídos y a mi mente. Así de golpe. Yo no entendí mas nada. Me fulminó. Y tenía la motito acá y me subía a la moto y fui directamente al canal a verlos. Y bueno, entonces de ahí ellos se iban a ensayar al galpón que quedaba en Mercedes o en Colonia y Roxlo, por ahí. Y fue ahí donde empecé a sacar fotos." (fue en 1969. Por mucho tiempo la única foto que se conocía de El Kinto era una de esas que sacó Fattorusso usada en la carátula de Circa 1968)

En una época en que muchos grupos beat tenían poquísimo material grabado, los playbacks eran producidos especialmente para la televisión. Los grababan, la mayoría de las veces los dos técnicos de los estudios Sondor, Carlos Piriz y Hugo Mancini. El primero de ellos tuvo el cuidado y la inspiración de conservar varias de esas cintas, y es gracias a eso que es posible escuchar lo poco que sobrevive de El Kinto. Si no fuera por ello, el grupo hoy sería poco mas que una leyenda inverificable y habría que conformarse con la idea de un eslabón perdido en la música uruguaya. Además parecía que el material grabado era muy semejante a lo que era el grupo en vivo.

Piriz: "No había multipistas. El estudio tenía dos grabadores stereo, dos grabadores mono y un reproductor mono. No había cámara de reverberancia. Habia una cámara natural, hecha en el sótano de Sondor, donde por ejemplo, había una ventilación que estaba a la altura de la vereda y si pasaba un perro, el perro escuchaba música o gente hablando y ladraba: salía "guau" grande en los monitores. Y la cámara permanentemente fallaba porque era un sótano bastante húmedo y o se rompían los micrófonos o se rompía el parlante. Una cosa muy cruda.

Una vez ligamos una satisfacción. Estábamos trabajando de mañana. Vinieron a Sondor, de Palacio de la Música, cintas para cortar las matrices para hacer discos. El cadete las trae y miro las cintas así por arriba, eran cintas de Los Beatles. Material recien llegado de Londres, copia directa del original. Paramos lo que estábamos haciendo: había que escucharlas. Era el Submarino Amarillo. Impresionante la música, por supuesto, y mas descubrirlo en ese momento. Y nosotros nos quedamos muy contentos. Porque lo que estábamos haciendo desde el punto de vista del sonido, sonaba muy bien. Y sonaba muy bien tomando como referencia el Submarino Amarillo, y eran los Beatles, que se estaba haciendo en Inglaterra."

El Kinto de la cabeza del señor Dictador

El KIntoAl irse Rada al Perú, El Kinto probó a Juan Albano en percusión. No se integraron bien y la siguiente alternativa fue Mario Chichito Cabral, un vecino y amigo de la infancia de Urbano.

Chichito Cabral: "La primera vez que tuve la oportunidad de ver a El Kinto estaba Rada todavía. Ahí dije "que bueno ese conjunto! que buena idea, haciendo una mezcla". Urbano me presentó a los muchachos. Rada viajó a los pocos meses y Urbano me habla de integrar el grupo, tocando tumbadoras. Yo hacía muchos años que venía acompañando a estrellas grandes, a Celia Cruz, José Feliciano, a una cantidad de gente. Yo entré específicamente para suplir a Rada en percusión. Entonces queda ahí el hueco de la voz cantante que era Ruben Rada. Yo no cantaba en el grupo. Yo nunca podría suplir al Presidente, porque es el Presidente, es el mejor cantante, indiscutiblemente. Pero cantaba Mateo y cantaba Urbano. O sea la formación pasa a ser Walter Cambón, Mateo, Luis Sosa, Urbano Moraes y yo. Comandaba Mateo. El traía mucha influencia brasilera. El trajo cosas de Bahía, por ejemplo, cuando nadie hablaba de Bahía. Un día él me dijo "vos sabés que yo tengo un ritmo que una vez vi en una película que los indios en Africa pegan con un mazacote y machacan, y se me ocurre un ritmo" Le digo "eso es un toco que no puede mas!" Y ahí quedó el ritmo "toco", o sea marcar la tierra bien acentuada. Como en "No me molestes" un tema de Rada, en Totem. Yo empiezo a componer en El Kinto, recién, porque era tanta la onda de música que había entre esa gente que ibas aprendiendo de solo escuchar lo que estaban opinando de tal tema, tal armonía. Estábamos en el mismo camino todos. Entonces un día me fui a pasear con mi señora, y me puse a escribir lo que estaba pasando. Y le puse música. Me imaginaba un tambor, me lo tocaba en la pierna. Y empezamos. Lo armonizaron Cambón, Urbano y Mateo. Pin. Ya quedó el tema, mi primera composición, "Don Pascual" (NdeT: un temazo). Tema que es el caballito de batalla de El Kinto.

Cambón: "La respuesta del público al Kinto siempre fue una respuesta media. Nunca fue de fanatismo, nunca fue de desinterés total. En los últimos tiempos había gente que nos empezaba a seguir.

Pippo: "la co-autoría del tema "Pippo" se dió accidentalmente. Cuando ya eramos amigos. El tenía una especie de circuito medio cotidiano, que era bajar de su casa hasta Antonio Costa que era donde yo vivía, y pasaba a visitarme. Y un día pasó a visitarme y yo estaba durmiendo y me despertó. Se sentó ahí en mi cama. Yo me desperté, él me estaba mirando, hasta que, bueno, cuando vi la presencia de él yo en seguida me desperté mas rápido, abrí la ventana "hola, que tal?" era como un privilegio ¿no? Y bueno, así charlando, yo agarré la guitarra, empecé a cantar que tenía una melodía. Y él me dijo "¿tenés papel y lápiz?" Le dí un papel y un lápiz y me dijo "cantá la melodía". Me la hizo cantar varias veces. Y me hacía parar, y él escribía. Así sucesivamente, una hora, dos horas... Después me dice "dame la guitarra" y empezó a ensayar el tema ya con esas palabras, haciendo una descripción sobre mí y sobre lo que había alrededor nuestro en ese momento. Porque habla de que no había reloj y era verdad, porque el reloj que había no andaba. Habla de un jarrón con rosas:es verdad. Habla de un pantalón que estaba ahí a los pies de la cama, con flores y es verdad, porque en esa época usabamos ese tipo de ropa. Habla de una guitarra marrón: sí, es verdad. Habla de que yo digo "yo quiero fumar" con lo cual me refiero, me gustaría aclararlo ahora, al La Paz suave.

Con respecto a que la letra de esta canción fuera dedicada a mí, la primera reacción fue de decepción. Porque yo esperaba una "canción", que hablara de no se qué ¿viste? Y como que de repente empieza a hablar de mí y ya se había terminado la posibilidad de que apareciera un mensaje... no sentí halago ni nada. tenía un cierto no se qué, como llamarlo, que se hablara de mí. Pero recuerdo que me pegó la canción cuando la estrena El Kinto con Urbano cantando. Entonces yo ayudaba mucho al Kinto, trabajando mucho afuera. Me ocupaba un poco de la utilería. Y me acuerdo que me llamó Mateo para que subiera al escenario y yo dije "algún cable, algún baffle" a ver que era ¿no?.

 

Mateo: "Pippo estaba en el baile. Entonces lo hicimos subir, lo sentamos arriba de un baffle. Tenés que verlo a Pippo: él siempre tenía camisas floreadas, botas de color...pero el Pippo siempre se vistió muy bien ¿no? pantaloncito justo. Lo sentamos sobre el baffle y le cantamos la canción. Pero fue el taponazo. Fue el taponazo, el taponazo.

Pippo: "Bueno, obviamente, me puse a llorar ¿no? Una cosa que no esperaba que fuera eso, esa canción ¿no? Ya era un ente para mí. Con el cuidado que la trató, con el arreglo, con la delicadeza....algo increíble.

 

Habla la ¿competencia?

Coyo: "Creo que ellos no se daban cuenta de que mientras ellos tocaban para trescientos tipos, había quince mil afuera que estaban en otra cosa. Que no tenían nada que ver con los trescientos para los que ellos tocaban. No se si te soy claro. Creo realmente que estában fuera de mercado. Ellos tocaban para un grupo muy reducido. Hacían cosas interesantes, porque hoy yo las valoro. Pero creo que aunque lo que hicieron ellos fue muy bueno, aunque tocaban fenómeno, muy prolijo, eran muy buenos músicos, y de muy buena base, estaban fuera de toda época. Nosotros al Kinto no lo veíamos como nada. No es en desmérito de ellos. Es porque realmente no trascendían a la gran masa que nosotros trabajábamos, ni siquiera hacían nuestro estilo. De nuestro punto de vista no nos hacían mella."

Romancho Berro: "Los veíamos exóticos. Primero para mí los integrantes eran muy exóticos, tambien. No todo el mundo entendió a Mateo en cualquier momento ¿no?. Yo creo que no lo valorábamos, realmente.

Urbano: "Cada vez que tocábamos al lado de otro grupo nos moríamos de verguenza, porque llevábamos unas latas que no existían ¿viste? Los instrumentos eran una garra y los equipos no existían. Y siempre tocábamos al lado de los mejores grupos, Los Delfines, Los Killers, tipos que estában super equipados. Y nosotros les pedíamos prestado las cosas y los locos no nos prestaban nada. Porque no querían saber, ya olfateaban ¿viste? que nosotros queríamos cambiar toda la historia, y los tipos no iban a poder cantar mas en inglés ni imitar a todos los grupos americanos.

Mateo adquirió prestigio como arreglador para mujeres cantantes.

Vera Sienra: "Mateo siempre fue extraño. Desde que lo conozco hasta que se fue. Un hombre casi irreal en muchos aspectos. Podría ser muy agresivo, muy violento, con una gran ternura, un hombre muy espiritual, pero sumamente tímido, tambien. No era ambicioso. Era ambicioso musicalmente. Las ambiciones eran creativas. Depositaba allí toda su genialidad, todo su esfuerzo, todo su orgullo, en todo caso, asi como otros de pronto buscan caminos de exito. Creo que no tenía temperamento para lidiar con el exito. De pronto Mateo era de un hermetismo...habia momentos que se comunicaba con monosílabos. Tenías que interpretarlo. Era una conversación en clave, casi. Te voy a decir que a mí, que no sabía un pito de música, me respetaba, y aceptaba que le dijera "no, esto no me gusta" ¿no? El lo aceptaba muy bien"

Metamorfosis

La primera vez que Mateo tomó pastillas fue en Brasil, en 1964.

Elena de Pena: "Mateo era tartamudo y además era tremendo tímido. Un tipo de esos puede empezar a hacer uso de las drogas. El me contó que cuando trabajó en Brasil, en los primeros tiempos no se largaba mucho en el trabajo musical, en el escenario. Y que entonces un músico lo aconsejó y él vio que eso le daba una apertura y le permitía deshinibirse.

Rada: "Muy lejos te vas (1967) nació la primera vez en mi vida que le dí una pitada a un pucho de marihuana. Me agarre un vuelo ahí y me puse a componer. Me fui a cantar por la playa, solo. Y después creo que en EEUU probé otra pitada. Las únicas veces en mi vida que me puse un pucho de marihuana."

Ir a la nota de Mateo

Esta primera reseña sobre El Kinto está por terminar. No encuentro por el momento el final monumental que esté a la altura de las circunstancias. Si bien El Kinto se separó, sus integrantes, sobre todo Rada y Eduardo Mateo, continuaron caminos no menos importantes. Algo similar a lo ocurrido en Buenos Aires con el final de Almendra:sin un final estridente, derivó en Color Humano, Pescado Rabioso y Aquelarre... una disolución natural, inevitable.

Las grabaciones de El Kinto es un grupo al que conocí hace poco tiempo, ya separado, y dejándome totalmente impactado, al punto de convertirse en uno de mis CDs preferidos. Por eso me pareció justo y necesario dejar constancia de su corta/fundamental vida.

Aún queda pendiente contar la historia musical que siguió, años sucesivos, en nuestro país vecino, la República Oriental del Uruguay. Eso será en una proxima entrega que estamos preparando, donde continuaremos con los ultimos días de El Kinto y luego ya a toda la aventura musical de Eduardo Mateo.

Por último es preciso aclarar que por alguna razón (poderosa seguramente) se menciona permanentemente a dos nombres: Rada y fundamentalmente a Mateo. Esto da la sensación de que el resto de los músicos tuvieron una importancia secundaria: nada que ver. El talento de varios de ellos como compositores e interpretes fue descomunal al punto que los propios Rada y Mateo lo sabían y lo valoraron.

A Página      1     2

 

Un sitio de
www.dospotencias.com.ar
MENU de CONTENIDOS Luthier
correo REBELDE