Los Beatniks graban en 1966 el primer disco del rock nacional: Rebelde
Rock Argentino
www.dospotencias.com.ar/rebelde ---------- se actualiza permanentemente ---------- suscribite al MAIL LIST: debates / fotos / MP3 / datos ---------- www.dospotencias.com.ar/rebelde -----------

 

Sui Generis  "Sui me ahogaba"

"Estaba aburrido de que apenas comenzaba el recital y tocaba el sol mayor con que empieza Canción para mi muerte, el estadio se viniese abajo. Quería terminar con la imagen del chico cándido que tenía. Estábamos podridos de tocar siempre lo mismo. ¡Y encima les gustábamos a las madres!" (Charly García)

"Todos estábamos medio aburridos, y un día vino Charly a proponer que nos separásemos. Al principio yo le dije que no, que no nos podíamos separar y decidimos esperar tres meses más, a ver qué pasaba. Bueno, pasaron los tres meses y realmente no había cambiado nada. Yo por ese entonces vivía en la casa de Rinaldo, y mi cabeza estaba bastante desorganizada. Entonces dijimos de hacer cuatro series de recitales en julio, los domingos a la mañana, como para hacer algo distinto que los shows, que ya nos tenían aburridos. Hicimos el primer recital en el Astral pero fue un bochorno, salió todo mal. Al otro día decidimos separarnos. Esa fue la gota que rebalsó el vaso." (Nito Mestre)

"Charly me planteó un día la necesidad de disolver el grupo, y me pidió que lo mantuviera en secreto mientras él maduraba la decisión. En aquel momento quise hacerle ver que era un error, pero cuando su decisión fue definitiva consideré oportuno sugerirle que un grupo de una raigambre como Sui Generis no podía desaparecer de la noche a la mañana sin una explicación, sin una despedida. Así nació la idea del recital final en el Luna Park." (Jorge Alvarez, productor de Sui Generis)

"Me parece que vamos a agotar, ¿hacemos otra función?"(Jorge Alvarez, productor de Sui Generis)

"Alvarez me llamó para decirme que habíamos vendido todas las entradas, y me preguntó si queríamos hacer otro. Yo le dije que sí, con la condición de que nos asegurara que íbamos a llenar otra vez. Creía que llenábamos un Luna, pero nunca pensé en dos. En realidad, yo no tenía mucha noción de la gente que arrastraba Sui Generis porque el grupo estaba súper mal manejado. En mi fantasía, Sui Generis era seguido por un grupo de intelectuales que entendía sólo de música y lo demás era el baile, gente que le daba lo mismo que estuviera Sui o La Joven Guardia." (Charly García)

"Les quiero pedir una cosa. Simplemente, si quieren bailar y hacer lo que quieren hacer, háganlo. Pero por favor, no rompan nada y traten de cuidar todo. No se paren en las sillas y esas cosas." (Charly García)

Sui Generis    Continuando la despedida

"Estábamos todos superamigos; el clima era bárbaro y me acuerdo de que nos cagamos de risa del asunto. Pero después, con todo lo que pasó, nos acordamos mucho de eso. Cuando caímos (para tocar en Caleta Olivia), lo primero que nos dijeron era si no teníamos problemas de tocar con una pasarela adelante, porque antes del show iban a elegir a la Reina. Incluso me parece que uno de nosotros fue parte del jurado" (Nito Mestre)

"Fue horrible. El lugar era un desastre, con techo de chapas, sonó todo mal y vinieron no más de cincuenta personas".

"Cuando terminamos de tocar, salimos Charly y yo, con dos chicas, en un Falcon. Atrás venía la camioneta con los equipos y, en otro auto, Rinaldo, Juan y no sé quiénes más. En el camino que va de Caleta Olivia a Comodoro Rivadavia, volcó la camioneta y los equipos quedaron destrozados. Me acuerdo que nos alcanzó el otro auto y Juan nos contó desesperado que había visto todo hecho pedazos, que el bombo de la batería estaba en la banquina partido en dos" (Nito Mestre)

"Después de todo eso, decidimos cortarla en serio. Fue como si alguien nos hubiera dicho: déjense de joder, termínenla de una vez. No se podía creer las cosas que habían pasado" (Nito Mestre)

León Gieco    Sui Generis por Gieco

"Siempre cuento la historia: tocábamos Miguel y Eugenio, Sui Generis y yo. Y, cuando estaba por empezar el concierto, me dijeron que Sui Generis no iba a poder tocar porque el pianista no estaba, no había llegado. Entonces tuvimos que tocar nosotros primero, y recién ahí fue cuando apareció Charly: en realidad estaba desde antes pero se había escondido para poder cerrar el show él. Una turrada, pero también una cosa divina. Yo me di cuenta al instante, pero no pensé mal, porque me dije que un tipo que, siendo nadie, era capaz de una movida así, iba a terminar haciendo cosas grandes... Ya esa primera vez que los vi me impresionó Charly. Era impactante. En cuanto lo oí tocar empecé a decir que quería que ese tipo fuera el tecladista de mi grupo. Qué iluso, ¿no? Pero, al final, la ilusión un poco se cumplió, porque Charly me acompañó en mi tercer disco, El fantasma de Canterville.

Más o menos en esa época yo trabajaba en Entel y, un día que llegaba tarde, subí a un taxi y, bajando por Corrientes, escuché por la radio que pasaban mi tema "En el país de la libertad".

Hoy, año 2000 este mismo tema es utilizado como jingle de la publicidad de la compañía -ya privada- Telefónica.

Hacía muy poquito que se había publicado mi primer disco, y escuchar por primera vez una canción mía en la radio fue como una señal de que por fin el asunto se había puesto en marcha. Ahí mismo decidí no ir a laburar. Nunca más fui a la oficina. Me bajé del taxi, caminé unas cuadras por Corrientes, estaba feliz. Y, en La Paz, o sea en Corrientes y Montevideo, me encontré con Charly. Estaba en una mesa, solo. Me senté con él y, al ratito, vino un pibe para pedirle que le firmara el disco de Sui Generis. Vida, el primero. El disco había salido hacía unos meses, y Charly ya estaba firmando autógrafos. A mí me dio un poquito de celos, pero me gustó que a ellos ya les fuera bien.

Tengo otras imágenes de ese tiempo. Por ejemplo, el departamento de Cucha Cucha donde ellos vivían. Nito dormía al lado de una parva de papeles, y Charly en otra habitación, ya estaba con María. Ibamos al cine, nos sentábamos durante horas a escuchar música. Siempre añoro eso: nos juntábamos a escuchar música. Me acuerdo de un fin de año; con Alicia vivíamos en un departamento de Thames y Corrientes, y llamó Charly. Le dijimos que viniera, y al rato cayeron Charly, Nito y Jorge Alvarez, para escuchar un disco que me había mandado mi amigo Jimmy desde Alemania, un disco de Crosby y Nash donde está el tema de las ballenas.

Crítica del concierto del Gran Rex por Revista Pelo

Día a día Sui Generis se va afianzando cada vez más en el concepto de grupo. Todos cantan, y ahora con David -ya integrado como guitarrista- y Rinaldo, hay cuatro buenas voces. Esta posibilidad se vio muy bien explotada en diversos pasajes tanto acústicos como eléctricos. El ensamble resulta perfecto, las improvisaciones responden a estructuras prefijadas, sin perder frescura. Uno de los aspectos más llamativos fue la renovación que ha tenido todo el material de Vida y Confesiones de invierno. Canciones que no esperábamos volver a escuchar, volvieron a ser recreadas de una forma novedosa.

Dos de ellas resultaron particularmente bellas: Natalio Ruiz con un eficiente arreglo de melotrón- y Rasguña las piedras. Otro de los aspectos destacados fue la fuerza exhibida por el grupo. Rinaldo Rafanelli es un verdadero muro sobre el que se apoya toda esa potencia. Por su parte, Lebon no sólo está totalmente integrado, sino que demostró buen gusto e intuición en el manejo de la guitarra. Uno de los momentos culminantes del concierto fue la improvisación en Pequeñas delicias de la vida conyugal, con un contundente riff de Rinaldo. Entre las canciones acústicas tocaron Botas locas, un viejo tema que no pudo ser editado, muy bien interpretado, con un folk rock entrador, cantado a cuatro voces y guitarras en la mejor onda acústica.

Todo muy bien respaldado por un buen sonido, iluminación acorde, y la clásica alegría escénica que transmite Sui Generis. La energía volcada por Sui Generis a través de más de dos horas y media de tocar ininterrumpidamente, transmitió a los espectadores un clima que más de una vez los sacudió.

"Nos tiró muy abajo saber que el disco se vendió mucho menos que los dos anteriores. Y es sin duda el mejor de los tres que grabamos. Y el que empezamos a grabar es todavía mucho mejor..., pero no se quién lo va a comprar". (Charlie García)

"Es una dualidad sumamente molesta. Si no te acoplás a la gente, te estás limitando; y si no lo hacés, te aburrís. Imaginate lo que significa para un músico hacer un esfuerzo creativo, en el cual uno vuelca todas sus inquietudes, y que la gente siempre insista con las mismas cosas." (Rinaldo Rafanelli)

"De aquí a setiembre, fecha prevista para la separación, vamos a grabar un cuarto álbum, haremos giras de despedida y un recital en el Luna Park. Simplemente sabemos que en setiembre Sui Generis desaparecerá. Por eso este último álbum será el mejor." (Charlie García)

Ha sido (No fué)

"El material de este disco ya estaba compuesto en el momento de concebir la idea de la separación. Incluso algunas de esas canciones fueron interpretadas en el recital del Luna. Luego de completar las actuaciones pendientes, el grupo comenzó a grabar las bases del disco en los estudios Odeón. Sin embargo, diversos motivos impidieron la concreción del mismo" (Revista Pelo)

"Fundamentalmente los inconvenientes nacieron en Juan Rodríguez y Rinaldo Rafanelli, quienes inmediatamente después de producida la separación, se metieron de llena en su nueva banda, Polifemo. El trabajo de este trío fue rápido e inmediato, tal es así que habían dado dos conciertos aún antes de la separación formal de Sui Generis. Además, grabaron un simple que ya fue editado. En lo que respecta a Charly y Nito, estos también prefieren dedicarse plenamente a sus futuras actividades. La única posibilidad que se baraja es la de editar en el futuro un álbum de recopilación, en el cual serían incluidos algunos de los números inéditos de Ha sido. Pero esta posibilidad es aún remota, porque había que completar las bases grabadas" (Revista Pelo)

"No creo que convenga editar un disco con lo poco que hay grabado, que por otra parte no es significativo, no aporta gran cosa a la historia de Sui Generis. Creo que Sui Generis son los dos primeros long plays. Que por otra parte son los que se siguen vendiendo. Ellos estaban llenos de pureza, de encanto, de ternura. Y representaban a un importante sector de la juventud. De ahí su permanencia. Sacar un disco con una recopilación es una posibilidad que he barajado, pero el éxito de los dos primeros me inhibe de hacerlo" (San Jorge Alvarez)

La película: Prohibida para menores de 18 años

"Sus actores no podrán ver la película de Sui Generis"

"Con la película no tuve nada que ver. Me dijeron que la película iba a salir bien y yo dije: 'Bueno, que salga'. Y cuando vi la que la habían prohibido para menores, pensé que era una reafirmación de que yo estaba diciendo cosas que no eran muy digeribles para el sistema. Yo quería poner algunas partes pornográficas para aprovechar la situación" (Charlie García)

Adios Sui Generis

(Revista Pelo, 1975)

Muchas veces desde estas páginas hemos tenido que informar sobre las separaciones de grupos de rock nacional. Y también muchas veces hemos destacado la necesidad de que estos procesos, más allá de las motivaciones que llevan a esas determinaciones, deber ser tratados con altura. No sólo por los críticos, sino por todos los que conforman el espectro de esta música. Las separaciones no suelen ser cruentas, ni tampoco significn la muerte de una corriente musical, sino la perscpectiva del nacimiento de nuevos caminos.

Es importante aclarar ésto, y se hace imprescindible, en el caso de un grupo encumbrado. Porque forma parte misma del espíritu tácito que envuelve esta forma de expresión. Es la incondicional libertad de creación, y la forma de elegir los caminos más convenientes a cada individuo para llegar a este estado.

En esta oportunidad se ha separado Sui Generis. Probablemente el grupo de música con actitud progresiva, que más consenso popular obtuvo fuera de las élites rockeras.

Precisamente adoptan esta determinación en el momento más alto de su carrera. Sus conciertos son los más taquilleros, y sus discos alcanzan cifras masivas de venta como nadie. Pero, como todos estos datos no van más allá de la estadística anecdótica, Sui Generis adoptó una actitud clara y firme. En esta nota no tratamos de mistificar a sus integrantes, ni regodearnos en consideraciones patéticas, de dudosa veracidad. Simplemente pretendemos informar de las razones de este hecho, de cuáles serán las instancias finales y cuál será la perspectiva individual que desea desarrollar cada uno.

MOTIVOS

-¿Cuáles son los motivos de esta desición?

Charlie- El motivo es muy simple: creo que Sui Generis se tenía que terminar en algún momento. Y pienso que este es el mejor momento para hacerlo. Es el cansancio de hacer siempre lo mismo, y tomar conciencia de que esto dio hasta donde podía dar.

-Vos hacés referencia a una monotonia creativa. Sin embargo, en el último año el grupo cambió totalmente su derección musical, y además recibió el aporte de dos nuevos músicos.

Charlie- Correcto. Precisamente el ingreso de Rinaldo y Juan contribuyeron a acelerar el proceso. Es decir que lo que quizás podíamos continuar dando como dúo, fue rápidamente explotado como cuarteto. Si no hubiera sido de esta forma, quizás hubiéramos continuado más tiempo, o terminado antes. En mi criterio personal me inclino por esto último. Además, la incorporación de los nuevos instrumentos, sólo significó una dirección.

ANALISIS

Rinaldo- Creo que conviene aclarar que esto es producto de la actitud personal de cada uno. Es una reacción íntima, totalmente independiente del trato humano en la banda. Es decir que no estamos ni enfrentados, ni nos llevamos mal, a ese nivel la integración del grupo no ha tenido resquebrajamientos de ninguna índole. El germen de todo esto, el que precipitó la eclosión del proceso fue Charlie. Que es uno de los fundadores de Sui Generis, y que hace muchos años que viene componiendo y tocando en función de lo que es SG. Es así que siempre hacer "El Hada" o "Rasguña las piedras" pudo transformase en una carga. Cierta tranquilidad económica, el éxito, el reconocimiento público, y todos los elementos inherentes a una banda que trabaja bien, no le ayuda a sobrellevar lo otro: la historia. Y en un momento determinado uno duda de lo que está haciendo. En cierta medida es reaccionario agarrarse de algo que ya está establecido. Y yo esto de acuerdo con Charlie, pero a él le correspondía la iniciativa.

-¿Incide en este proceso el tercer álbum del grupo?

Charlie- Sí, porque nos tiró muy abajo saber que se vendió mucho menos que los dos anteriores. Y es sin duda el mejor de los tres que grabamos. Y el que empezamos a grabar ahora es todavía mucho mejor... pero no sé quien lo va a comprar.

EVOLUCIÓN

-¿Entonces ha existido un proceso de desfasaje en la evolución del oyente de Sui Generis?

Charlie- Crep que es la reacción del público frente a cierta parte de la obra. Claramente, Instituciones se vendió menos que los dos anteriores. Eso significa que a la gente le gustó más los dos anteriores.

-En su momento Vida y Confesiones tampoco registraron el nivel de ventas que tienen actualmente. Por lo tanto sería factible que la banda haya evolucionado más rápidamene de lo que el público estaba preparado para recibir.

Nito- Creo que si. Y seguramente cuando salga el cuarto álbum, Instituciones se va a vender mucho más. Significa que estamos yendo más allá de lo que el público esperaba.

ESTIGMA

-¿Y eso en qué medida influye en ustedes?

Rinaldo- Es una dualidad sumamente molesta. Si te acoplas a la gente, te estás limitando, y si no lo hacés te aburrís. Imaginate lo que significa para un músico hacer un esfuerzo creativo, en el cual uno vuelca todas sus inquietudes, y que la gente siempre insista con las mismas cosas.

-La unión de los dos nuevos integrantes no alcanzó para borrar el estigma que tenía el "dúo" a partir de "Canción para mi muerte"?

Charlie- Creo que no alcanzó. Es decir hay un sector de público -eminentemente rockero- tanto del circuito porteño como de algunas urbes del interior, que comprende la etapa Sui Generis cuarteto, con todo lo que implica. Pero los demás, ese público de nivel adolescente que se acopló, siguen pensando en "Canción..." Pero... tampoco se le pueden pedir peras al olmo.

Rinaldo- a mí personalmente no me interesa el público que tira para atrás. El artista no debe estar pendiente del público, y de esa forma estará con el de una forma más sutil, más libre.

DESGASTE

-¿Cómo analizan el último período de la banda?

Rinaldo- es evidente que los últimos tiempos han sido, y aún son, los más importntes de Sui Generis. En este último año, el grupo dió un paso gigantesco en relación al lento ascender de los años anteriores. Cosas como llenar de bote a bote el Gran Rex, las presentaciones por Córdoba, Rosario. La gira por la costa atlántica, toda una respuesta masiva.

-¿Contribuye al desgaste de un grupo su propia popularidad, el hecho de tener que presentarse asiduamente tocando el mismo material?

Charlie- Evidentemente. El tocar siempre lo mismo, convierte al grupo en una especie de máquina. Pero es un problema del país, del medio. Si no haces diez shows por semana, no tenés ni para comprarte una púa. Y ojo... porque la gente se cree que estamos llenos de plata. Simplemente vivimos al día, no podemos darnos el lujo de parar de tocar ni siquiera por diez días. Sui Generis antes comía fideos todos los días, ahora podemos comer carne y otras cosas. Pero ninguno de nosotros tiene un par de millones en el banco, ni nada semejante.

FINAL

-¿Cómo será el final?

Charlie- De aquí a septiembre, fecha prevista para la separación vamos a grabar un cuarto álbum, haremos giras de despedida por el interior, tratando de tocar en los lugares donde nunca estuvimos, y finalmente daremos un recital monstruo en el Luna Park o en cualquier otro lado donde puede entrar toda la gente que quiera vernos.

Nito- En el Luna vamos a tratar de registrar materrial para un album doble en vivo. También se harán tomas de los lugares donde actuemos.

-¿Qué significa esta etapa final?

Charlie- simplemente que sabemos que en setiembre. Sui Generis desaparecerá por eso este album será el mejor y los conciertos serán los mejores que hayamos dado nunca. Es como dos amantes que se reúnen por última vez, y se entregan totalmente, libremente, porque saben que ya son libres, y no existe otro compromiso que ese instante. Ese será sin duda el éxtasis final.

EL FUTURO, UNO POR UNO

A partir de los primeros días de seitembre, los cuatro Sui Generis tomarán caminos diferentes. Esta actitud merece meditación, pero ya estamos en condiciones de informar sobre los planes inmediatos

CHARLIE GARCIA. Primeramente Charlie descansará un tiempo hasta tener clareamente delineadas sus futuras actividades. Uno de sus objetivos sería trabajar con un violinista. Además profundizar su obra como compositor, posiblemente a través de una obra.

RINALDO RAFANELLI. En virtud de la incondicional amistad que lo une a David Lebón y al auspicioso recital que dieron junto a Juan Rodriguez, existe la seria posibilidad de transformar la unión eventual en un grupo formal.

NITO MESTRE. Nito es quien más desea repensar sus futuros planes. Básicamente, aparte de otras actividades extramusicales, sus energías estarán absorbidas por la formación de una banda de folk. Tampoco descarta la posibilidad de lanzarse como solista.

JUAN RODRIGUEZ. Igual que Rinaldo, Juan tiene su actividad inmediata en el trío con David Lebón. Paralelamente insistirá tratando de formar una gran banda, que nuclee las corientes musicales modernas con preeminencia del jazz.

Hasta este momento los dos Sui que parecen tener una continuidad inmediata a la separación son Rinaldo y Juan. Pero es seguro que estos cuatro talentosos músicos, de una u otra forma continuarán brindando su creatividad a la música popular argentina.

 

Mas Sui

"Nuestro colegio era mixto, pero en el reglamento las chicas debían observarse como marcianas a las que no se podía hablar ni saludar. En un mundo donde la afirmación del hombre debe ser sí, había que vivir para e no. Me veía educado para la impotencia. El rock resultó un canal, una sangría en la que podía derramar mi ideología, mi forma de ver la vida y los deseos más ocultos; es decir, me permitía mostrar al Charly más auténtico y que a nadie quería causar mal con su palabra; era la felicidad, la comunicación. Entonces comencé a reflejar en mis canciones esa serie de íntimas roturas y alegrías. Creo que si el éxito logrado por Sui Generis se consiguió a través de la música, mucho más se obtuvo por las letras. Ellas se identificaron plenamente con los problemas vividos por los muchachos de mi misma edad. (Charly García)

"Al acostarme, por la noche, me sentía feliz, pero no podía bancarme la calle. Ahí me comía todos los bajones. Sólo me servía tocar. Ahí navegaba en otra dimensión, sentía que estallaba, que iba a reventar de placer. No hay cosa más erótica que la música. La energía sexual es la potencia más alta que tiene un tipo, pero frente a ese hecho siempre hay una mujer; yo puedo comunicarme con las mujeres desde el piano, fuera del piano no se manejarlas ni puedo vivir su forma de ser. Las mujeres están un poco para amarlas y para sufrir por ellas, pero principalmente están para escribir canciones. Durante mucho tiempo me sentí dentro de un huevo y recién muchoa años después sentí que había roto el cascarón. Es no significa que me haya liberado del sufrimiento, porque cuanto uno más crece, más choca contra las torturas y el dolor" (Charly García)

 

El interrogatorio policial de Revista Gente

-¿Qué es Sui Generis?
-Un dúo

-Ya sé -contesto-. Pero lo que quiero saber es de qué se trata, qué buscan, qué pretenden.
-Varias cosas- dice Charlie, mientras Nito asiente-. La primera de ellas es llegar a la mayor cantidad de gente posible sin traicionarnos.

-¿Por qué suponen que el éxito implica traición?
-No pensamos eso- dice Nito-. Pero sí pensamos que es más fácil traicionarse teniendo éxito que fracasando.

-¿Qué significa para ustedes tener éxito sin traicionarse?
-Vender muchos discos, muchísimos, todos los que se puedan, pero haciendo buena música -dice Charlie, muy tranquilo.

-¿Qué es para ustedes la buena música?
-La que dice cosas, suena bien y no transforma a los que la escuchan en completos idiotas -completa.

-¿Qué música transformaría a los que la escuchan en perfectos idiotas?
-La música que acude a sentimientos baratos, la que evita la inteligencia, la que sale de cualquier lado menos del corazón -define Nito.

-Linda definición, pienso mientras echo una ojeada a la casa, vieja y sumergida al fondo de una larga fila de casas bajas, justo donde el once empieza a ser Caballito, con la vía a una cuadra y el aire a barrio y a tranquilidad de glicinas y vida que transcurre sin urgencias. En el cuarto antiguo hay un piano, una batería, varias guitarras y un bajo. Allí ensaya Sui Generis, allí se define qué música se hará en el próximo recital, cuáles van a ser los temas del próximo LP. Allí el largo y flexible Charlie se sentará al piano dando la sensación de que le queda chico -tiene brazos y piernas que parecen tentáculos-: allí Nito cerrará los ojos, intentará un acorde y cantará con mucha y verdadera dulzura.

-¿Soñaron alguna vez con esto que les está pasando? Los discos, digo, y los pesos y los chicos que se les acercan con cara de veneración...
-Nunca -dice Charlie-. Verdaderamente, nunca supusimos que hacer lo que queríamos nos podía dar algún tipo de beneficio, fuera de la satisfacción de hacer nuestra música. En serio.

Imposible no creerlo. Charlie tiene los ojos limpios y la voz tranquila de quien no miente, de quien suele evitar "quedar bien" por más periodista que sea. Nito también, pero tiene un estilo más filoso, tal vez más desconfiado. En el fondo, los dos pertenecen a la raza de los inocentes, esa rara y peculiar raza que amenaza extinguirse.

Casi todos los temas son de Charlie. Nito mete baza aquí y allá, pero la firma es de Charlie.

-¿Eso quiere decir algo en especial? ¿Hay algún tipo de liderazgo discutido, algún tipo de cuestionamiento de uno respecto del otro?

Se miran y sonríen.

-¡No! ¡Qué va a haber! Si somos amigos desde siempre.

-¿Desde siempre? ¿Desde cuándo?
-Desde que nos conocimos en cuarto año nacional, en Caballito. Eso es desde siempre. Sobre todo después de las que pasamos: años de pasar de prueba en prueba, de recital en recital -nos iban a ver veinte o veinticinco personas-, de decepción en decepción. Llegamos a pensar que íbamos a terminar cantando para nuestras familias y nuestros amigos -dice Nito.

-Hablando de familias, ¿tuvieron algún problema? Oposición, esas cosas.
-Al principio, un poco. Pero vos sabés: cuando uno está convencido de lo que hace, termina convenciendo a media humanidad. A otra media va a estar en contra. Pero ésa es la que siempre está en contra, la que pretende que uno sea como ellos quieren.

-¿Cuál es el valor por el que ustedes darían la vida?
-La libertad, flaco -dice Nito mientras Charlie aplaude. La libertad, qué linda palabra y qué aspiración.

-Pero cuando hablan de libertad, ¿a qué libertad se refieren?
-A la del espíritu -dice Charlie. La libertad de soñar y respirar aire libre, la libertad de pensar que la muerte, en el fondo, no importan, porque lo que interesa es estar vivo, amar, crear permanentemente.

-¿Qué admiran en la gente joven? Me refiero a la gent que va a sus recitales.
-Que sean valientes. Que sean capaces de prguntarnos, entre tema y tema, por qué hacemos esto. Que nos digan que algo no les gusta. Que nos exijan de verdad.

-¿Y hay algo que no les guste? ¿Algo que les parezca que debería cambiar en esa juventud?
-Sí -dice Nito-. Hay en los jóvenes, en nosotros, cierta tendencia a la autocomplacencia, a pensar que tenemos la verdad y que los demás, por el solo hecho de no ser jóvenes, están equivocados. Y también hay, en algunos, abulia. Eso de decir: "Y bueno, loco, me rayé". Con eso no podemos estar de acuerdo. Porque, ¿cómo coincidir con quienes pretenden estar de vuelta sin haber ido? Eso es poco serio.

Hay café frente a nosotros, un café que contribuye a transformar el interrogatorio en puro diálogo, en charla amistosa y coincidente.

-¿Qué esperan de los días que vienen?
-Que podamos seguir haciendo música -dice Nito. -Yo quiero morir con uns canción en los labios -dice Charlie.

Que así sea.
E.G.Z.

 

CORTITA DE SUI GENERIS

Sobre el cierre de esta edición Sui Generis estuvo en la redacción conversando sobre su próximo álbum, el estilo y la posición del dúo ante el público. Lo que sigue es una síntesis de esas ideas. Hace mucho -dicen- nosotros teníamos un estilo; la gente que nos escuchó en los trasnochados recitales del teatro ABC ya lo sabían, mucho antes de que se editara nuestro primer long play. Pero sinceramente fue poco antes de la grabación de ese álbum que nosotros alcanzamos a definirnos como dúo y liberamos ciertas cosas que teníamos ganas de hacer y que afortunadamente hicimos. No obstante el primer trabajo nuestro de grabación tiene defectos, inclusive hay algunas desafinaciones. Algunos temas -con nuestras ideas de hoy- los grabaríamos nuevamente. Como "Amigo" y "Dime quién me los robó". En el nuevo long play, que se llama "Confesiones de Invierno" (titulo además de uno de los temas) creemos que mejoramos técnicamente: fue grabado en ocho canales, hay doblajes de voces y cosas que antes no sabíamos cómo hacer". Hay algunos temas que están encuadrados típicamente en el estilo ya conocido y que fueron cantados en recitales: "Aprendizaje" "Bienvenidos al tren" y "Confesiones de Invierno" más otro no conocido titulado "Lunes otra vez".

Las composiciones pertenecientes a una línea no tradicional en Sui Generis son: "Cuando ya me empiece a quedar solo" (grabado con orquesta), "Mr. John's" (una sátira de rock tipo años 50 que aborda el estilo de vida norteamericano, "Rasguña las piedras" (un tema de rock -autodefinido como avanzado- con vientos y efectos de consola), "Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario o no" (una composición estructurada con dos personajes: el Rey (cantado por Nito) y el Pueblo (representado por un coro) es la historia imparcial de la derrota del rey y del pueblo que toma el poder). Otro de los temas en esta nueva concepción, pero ya conocido, es "Un hada, un cisne" (literariamente escrito como un cuento y musicalmente compuesto con algunas zapadas de jazz).

Nito Mestre: Muchas chicas que nos vienen a hacer reportajes para revistas de colegios se asombran de que nosotros tengamos ideas políticas y otras cosas, muchas creen que nosotros somos personajes románticos, sufridos lectores de poesías o empedernidos intelectuales.


A Página    1    2     3     4     5     6

Un sitio de
www.dospotencias.com.ar
MENU de CONTENIDOS Luthier
correo REBELDE