Los Beatniks graban en 1966 el primer disco del rock nacional: Rebelde
REBELDE  

www.dospotencias.com.ar/rebelde ---------- se actualiza permanentemente ---------- suscribite al MAIL LIST: debates / fotos / MP3 / datos ---------- www.dospotencias.com.ar/rebelde -----------

rebeldealdia.GIF (8004 bytes)

MENU REBELDE AL DIA

 

Ficha Técnica: García y la máquina de hacer pájaros

14maquina.JPG (22543 bytes)
Foto pintada por Tito Demorón
(Carlos Cutaia figura en la foto pero no en la ficha,
ya que a{un no había ingresado a la banda)

ORIGEN DEL NOMBRE: Tomado de una historieta del conocido humorista Crist (Cristóbal Reynoso).
PRIMERA APARICION EN PUBLICO: En él café concert la Bola Loca, el 6 de mayo de 1976.
PRODUCTORES: Jorge Alvarez, Baires producciones.
COMPAÑIA GRABADORA: Talent, Microfón Argentina.
CORISTAS. Ana María Quatraro, Héctor Eduardo Dengis.

CARLOS GARCIA MORENO - Teclados, bajo, canto.
NACIO: En Buenos Aires, el 23 de octubre de 1951.
ESTUDIOS: Secundarios.
ESTUDIOS MUSICALES: Es profesor de piano, de teoría y solfeo. Estudió, además, dos años armonía y contrapunto.
INFLUENCIAS MUSICALES: Rock 'n' roll, clásicas, folk.
TEMAS PREFERIDOS: "Helpless" de Neil Young, "La colina de la vida" de Leon Gieco, "For free" de Joni Mitchell, "Close To The Edge" de Yes.
ALBUMES QUE MAS LO INFLUYERON: "Sgt. Pepper" de los Beatles, "Madman Across The Water" de Elton John, "Highway 61 Revisited" de Dylan.
MUSICOS PREFERIDOS: Dylan, Lennon, Elton John, McCartney, Paul Simon, Joni Mitchell, Peter Townshend.

OSCAR ROBERTO MORO - Batería, percusión, bajo.
NACIO: En Rosario, Provincia de Santa Fe; el 24 de enero de 1948.
ESTUDIOS: Secundarios.
ESTUDIOS MUSICALES: Autodidacta.
INFLUENCIAS MUSIICALES: Rock 'n' roll y blues.
TEMAS PREFERIDOS: "25 ó 6 a 4" de Chicago, "Easy Money" de King Crimson.
ALBUMES QUE MAS LO INFLUYERON: "Chicago 8", "Selling England By The Pound" de Genesis.
MUSICOS PREFERIDOS: Billy Cobham, Phil Collins, Frank Zappa, Chick Corea, Hendrix, Mitch Mitchell.
INSTRUMENTOS Y ACCESORIOS: le robaron un equipo Ludwig completo. Actualmente utiliza una CAF de cuatro cuerpos, con tambores de 9 x 13, 10 x 14, 18 x 18, Redoblante Ludwig, Platos Zildjian.

JOSE LUIS FERNANDEZ - Bajo, guitarra, canto.
NACIO: En Buenos Aires, el 13 de julio de 1957.
ESTUDIOS: Secundarios.
ESTUDIOS MUSICALES: Canto, piano y solfeo.
PROGRESION DE SU CARRERA: Crucis, desde su comienzo hasta 1975. A fines de ese año empieza a tocar con Charly y Moro; ésa será la base de la futura Máquina.
INFLUENCIAS MUSICALES: Glenn Cornick, Paul McCartney, Chris Squire, John Wetton.
TEMAS PREFERIDOS: "Close To The Edge" de Yes, "La noche vigila" de King Crimson, "Bailando con el caballero iluminado por la luna" de Genesis.
ALBUMES QUE MAS LO INFLUYERON: "Close To The Edge" de Yes, "El lado oscuro de la luna" de Pink Floyd, "Abbey Road" de Los Beatles.
MUSICOS PREFERIDOS: Steve Hackett, Jan Anderson, Robert Fripp, Paul McCartney, Vivaldi, Bach, Debussy.
INSTRUMENTOS Y ACCESORIOS: Bajo Fender Jazz Bass, equipo RMS Fahey y equalizador Fahey. Guitarra Epiphone B125.

GUSTAVO BAZTERRICA - Guitarra.
NACIO: En Buenos Aires de 24 de junio de 1955.
ESTUDIOS: Cursó las carreras de filosofía y derecho.
ESTUDIOS MUSICALES: Cursa segundo año de audio perceptiva en el conservatorio nacional Manuel de Falla, con profesores particulares.
PROGRESION DE SU CA RRERA: Satán y Reino de Munt en 1974. Este último grupo fue el que le dio el espaldarazo. En 1975 trabaja en el grupo de acompañamiento del solista Raúl Porchetto y el grupo Celeste. En 1976 integra Celeste y La Máquina.
INFLUENCIAS MUSICALES: Todos los buenos guitarristas.
TEMAS PREFERIDOS: "Supper's Ready", "The Chamber Of 32 Doors" de Genesis, "Sin Temor" de Hammer y Goodman.
ALBUMES QUE MAS LO INFLUYERON: Todos los buenos.
MUSICOS PREFERIDOS: Chick Corea, Carry Corryel, John McLaughlin, Steve Hackett, Al Di Meola, Jan Hammer, Stravinsky, Debussy, Ravel, Litto Epumer.
INSTRUMENTOS Y ACCESORIOS: Guitarra Hagstrom, modelo Les Paul, pedal Farfisa, volumen y wah-wah; efecto Dopper, Fonum.

 

Daniel Irigoyen & Los Mentales

Los Mentales

Participó de los ya legendarios años iniciáticos de lo que luego sería conocido como "Rock Nacional".
Aunque algo menor que todos ellos (confiesa que por eso no lo dejaban entrar en la Cueva), Formaba parte del grupo que se reunía habitualmente en la Perla del Once, junto con Javier Martínez, Moris, Tanguito, Pajarito Zaguri, Litto Nebbia y tantos otros. Cantante y compositor, formó un grupo llamado Los Mentales que fue bastante conocido en su momento. Participaron de los eventos más importantes del movimiento rockero de la época (entre ellos el Festival Pinap, el ciclo Beat Baires del Teatro Coliseo y el B.A.Rock en el Velódromo), grabaron un par de simples para RCA, contaron con la producción de Litto Nebbia, y hasta tuvieron una especie de hit, pero la inestabilidad propia de esos tiempos hizo que se separaran, en un momento en que la mayoría de los grupos de la primer música "progresiva" (entre ellos Manal, Almendra y Los Gatos) sufrían la misma suerte. Como tantos otros, corrido por las pálidas, la represión, y las dificultades crecientes para trabajar como músico, además del propio espíritu nómade y la sed de aventuras, en 1974 decide emigrar definitivamente en busca de mejores horizontes. Hacia 1976 se establece en Hamburgo, Alemania, y desde entonces realiza una continua actividad musical, fundamentalmente como cantante y percusionista. Entre los hitos más importantes de su carrera europea figuran su participación como integrante del cuarteto de jazz-rock Chilam Balam, del grupo Camalote, grupos de salsa, fusión, latin-jazz, acompañando cantantes, con el grupo Selva, y finalmente al comando de su propia banda.
Se casó, tiene esposa e hija alemanas, y en todos estos años regresó al país una sola vez, en 1998, oportunidad que aprovechó también para realizar una grabación junto a su viejo amigo Litto Nebbia, que sería editada en el LP "Páginas de Vida, Vol. 4".
Claudio Kleiman

Tango y La Perla del Once (por Daniel Irigoyen)

Otoño del ´67. Diez de la noche. Me encuentro sentado en un banco de la Plaza Once esperando a alguien que ya no va a llegar.
De pronto veo a un tipo que se me acerca. Va con una viola sin funda en la mano. Me mira como si nos conociéramos, tiene el pelo ondulado y su tez es oscura.
Me pide un faso y nos quedamos hablando de un montón de cosas que tenían que ver con la música y otros intereses. Era un tipo de sonrisa fácil y conjugaba la amistad con el mangazo. Desde el primer momento simpatizamos y nos hicimos amigos.
Y entonces fué cuando me comentó de unos tipos increíbles que se reunían ahí enfrente y que tenían los mismos gustos y debilidades que nosotros.
Se me sentó al lado y empezó a cantarme un tema que estaba componiendo y que después fue "Amor de Primavera". Ya sabés de quién te estoy hablando.
Al rato ya éramos viejos amigos, siguió cantándome más temas, después me prestó la viola con la que aprendí un par de nuevos acordes.

Cruzamos y nos metimos en La Perla, caminamos hasta el fondo, donde divisé a un grupito de tipos en unas mesas apartadas del resto, a los que fuí presentado por Tango como un viejo amigo.
Así conocí a Moris, personaje carismático y auténtico rockero rebelde de la primera época, y al delirante Javier Martinez, extraño personaje de voz potente, admirador de Ray Charles y Little Richard. Parapetado detrás de unos anteojos de aumento imposibles, con un timbre de voz muy particular y enigmático por las palabras que usaba; inventor singular de un humor único, basado en la ironía del absurdo, y responsable (aunque de alguna forma todos lo fuimos) de un montón de palabras reinventadas que después pasaron a ser cosa corriente en el lenguaje cotidiano de los porteños. Por ejemplo, "la mano", "los pálidos", "copar","cortala", curtir, "6", "el toco", etc.

Con Moris y Javier curtí mi primer fuga de verano en auto-stop a Villa Gesell.
Yo tenía 17 años, Moris 25 y Javier 21. Todavía era muy pendejo, pero ya entendía instintivamente un montón de cosas que me hicieron ser apreciado y aceptado por estos personajes que me llevaban algunos años de experiencias.

Fue a finales del ´67. Parábamos en un boliche que creo que en algún momento había sido regenteado por Moris, que se llamaba Juan Sebastián Bar, y por ese entonces lo tenía el hijo de Piazzolla, Daniel, una esquina blanca que se levantaba en medio de los médanos no muy lejos de la playa.
Se parecía mucho a una decente carnicería con cortinas de metal levadizas a la que habíamos pintarrajeado con absurdos graffittis (casi todos de Javier) para llamar la atención de los posibles clientes de la noche.
Como es lógico, por las noches se hacía música: Moris era el organizador, porque ya había estado en años anteriores, con Javier y Rocky Rodriguez (uno de los bajistas de la Cueva). Moris cantaba temas propios y algunos clásicos del rock de los ´60.

No me acuerdo muy bien si hubo otros músicos. En realidad Juan Sebastián Bar era un boliche underground cien por cien, venía muy poca gente, porque no era "disquero" como "La Mosca Verde", por ejemplo.
Pero a eso de las tres o cuatro de la mañana, cuando ya parecía que había que cerrar, caían los que venían de la Mosca, entre ellos un tipo de barbita que dominaba tremendamente los bongós. Entonces se apagaban las luces y se iluminaba el recinto solo con velas, y Billy Bongó se sentaba a improvisar mientras Lilianita Fernández Blanco se adueñaba de la pista de baile, descalza, apenas iluminada por el reflejo tenue de las velas, y comenzaba a contonearse libre de prejuicios apenas vestida, con movimientos sensuales casi místicos, una especie de danza sacra que nos hacía delirar a todos con gritos y ovaciones.

Y de pronto ya era amanecer. Con Javier habíamos hecho una casita detrás del club, con restos de maderas y chapas, que era donde curtíamos y dormíamos durante el día bajo la sombra de unos árboles.

Me acuerdo de una caminata con Moris por la playa, comentándome su intención de escribir una novela o cuentos sobre nuestra sobre-vida urbana, en la que me iba a hacer figurar como uno de los personajes.

Gesell era frecuentada también por muchos otros personajes del circo de La Cueva y allegados. Después cuando la temporada terminaba, algunos se quedaban a pasar el invierno, a pesar de la represión que el comisario Rincón había desatado contra los llamados "hippys".

Pero casi todos volvíamos a Buenos Aires como podíamos, y a los pocos días nos encontrábamos otra vez en La Perla, donde noche a noche se iban sumando nuevos personajes a las mesas del fondo. Los que venían muy mal, arrinconaban las sillas y se tiraban a dormir, siempre y cuando los mozos quisieran aceptarlos.

Otros íbamos a los baños a tocar la guitarra, porque aunque olía mal, la acústica era fantástica.

Y aunque esta historia no es cronológica, porque en esa época la mano de La Perla ya estaba mermando, igual...

Ahí estaban tipos como Actemin, delirado por el blues inglés, siempre con todos Los discos de John Mayall y el de Electric Flag, que llevaba a todas partes como preciado tesoro. Nunca supe su verdadero nombre. Tengo entendido que se le puso Actemín porque fué el descubridor de dicho fármaco, que acostumbraban usar los estudiantes - y después todo el mundo -, "para no dormir".

Tenía carisma para agradar y sabía bastante de sonido, por eso llegó a ser el "Plomo" mayor de la primera época, llegando a ser el jefe de plomos de Los Gatos. En el último LP de Los Gatos, "Rock De La Mujer Perdida", grabado en1970, y en el que yo también participo haciendo coros en un tema (por el solo hecho de estar presente esa tarde en los Estudios T.N.T), Litto Nebbia le dedicó uno de los blues más hermosos que he escuchado, titulado "Los días de Actemio" en que Pappo se explaya a gusto con una Les Paul.

Charly Camino, pintor (aunque nunca ví nada de lo que hacía), el más tranquilo de todos los naúfragos, casi siempre acompañado de su hermosa morocha Celia.

Un tipo bastante contemplativo y receptivo, al que nunca ví envuelto en ninguna discusión. Casi un santo.

Miguel Angel Peralta, más conocido como Miguelito Abuelo, también con una guitarra, muchas ideas pero pocos dedos, cantándonos su "Mariposas De Madera", poeta algo surrealista por la temática de sus textos, pero con un corazón noble de campesino en la expresión. Amante de Jorge Cafrune, del vino tinto y de la argentina-inglesa Diana Sheefer, a quién más tarde le dedicó una canción con Los Abuelos De La Nada (Diana Divaga).

Pipo Lernoud, con aspecto de mosquetero del siglo XVIII, pero con un rostro bondadoso escapado de un cuadro de Modigliani. Admirador de la poesía de Bob Dylan y entendedor de conceptos y variantes literarias. Poeta y cómplice de la verdad.

Litto Nebbia, cuando antes de empezar a tocar todas las noches en La Cueva con Los Gatos, bajaba de la pensión en la que vivía a la vuelta con Ciro, y aparecía recién levantado, peinadito con el pelo mojado, super demacrado y con la viola en la mano para cantarnos algún tema nuevo, que después todo el mundo empezó a reconocer con el éxito masivo de Los Gatos.

Pajarito Zaguri, cómplice y mano derecha de Moris durante muchos años.
Siempre de buen humor y tirando buena energía al auditorio. Era un tipo que se hacía querer sin problemas. A todo el mundo le caía bien
.

Y más allá, casi al final de la mesa, los perfiles de Cebollo el silencioso, que aunque sin ser músico, pintor ni poeta, casi siempre venía y escuchaba en complicidad, las tantas veces insoportables genialidades o monólogos de Javier Martinez. Haydée, la nunca bien querida, con Cristina, las primeras groupies locales del Rock Nacional.

Pero a pesar de no tener un nivel intelectual ni especulativo como el de los otros Cirqueros, el personaje central que llamaba más la atención por su personalísimo carisma, era sin duda el primer Tanguito y su magia contagiosa, con quién una mañana, como siempre sin dormir y totalmente delirados, fuimos a cobrar los derechos de autor que le correspondían por "La Balsa". Y no podíamos creer que de la nada, de pronto tuviéramos tanta guita.

En esa época sibilina de mi vida algunos me decían "La Bruja", por la forma peculiar de mis pelos largos y porque casi siempre me vestía de negro.

Tanguito andaba con un abrigo rojo de la hermana, que obviamente le quedaba chico y corto de mangas. La cosa es que cuando traspasamos las puertas de "Casa América" y nos pusimos a manotear guitarras sin preguntar, cinco empleados de corbatita recién llegados al trabajo saltaron amenazantes. Porque antes de tocar hay que preguntar, etc. etc. Por nuestro aspecto, éramos seres indeseables.

Pero cuando Tango metió la mano en el bolsillo, y con una sonrisa casi espástica mostró las puntas del fajo de billetes de todos los colores, todo el mundo se quedó mosca.

Al rato salimos sonrientes con un toco impresionante de LP´s, mi primer viola semi-acústica imitación Repiso que Tanguito me compró, una Repiso original para él, y un super combinado Ranser todo lustroso que llevamos como pudimos en un taxi (agradecido) hasta su casa en "Caseros City", que era como él le decía a su barrio.

La historia de Los Mentales

Y así fueron pasando los meses del naufragio.
Perseguidos con saña por la policía día y noche, el reviente ya estaba instalado.
Y aunque habíamos inventado un lenguaje propio, nunca más volvió a ser lo mismo. Algunos pocos se coparon con las pastillitas y el "pico".
Otros, los menos, se buscaron un laburo decente, y de los que se dedicaron seriamente a la música, sobrevivieron solo algunos elegidos.

Después vinieron los estudios TNT de la calle Santa Fé primero y los de la calle Moreno después, "Los 400 Golpes de Truffaut, "El Pesanervios" de Antonin Artaud, el "Adan Buenos Aires" de Leopoldo Marechal" y mi amistad con Litto Nebbia.

Ya estábamos a finales de los ´60. Era la época gloriosa y fase final de Los Gatos, Almendra y Manal. Las primeras revistas rockeras, "Pinap", "Pelo", los recitales mañaneros del "Beat Baires" en el Coliseo, los primeros festivales grossos en el Anfiteatro Municipal y el primer "B.A.Rock" en el Velódromo.
A todo esto, los eternos pálidos uniformados seguían llevándose cada vez más gente de los recitales con total impunidad.
Por aquél entonces, yo cantaba en un grupo que se llamaba Los Mentales, con el que llegamos a editar dos simples en la RCA Vicor, el primero con temas de Litto Nebbia - producido por él -, y el segundo con dos temas míos, en una onda rockera más pesada, apadrinados por Ciro Fogliatta.

A mediados del ´68 había conocido al guitarrista Rubén Biscione, que junto con el baterista Juancito Rodriguez venían de tocar con Los Jimmis, con los que habían grabado un simple en la EMI Odeón, que era el sello donde grababan casi todos los uruguayos.

Después apareció Quique Alvarado, que había sido el pianista de los Blues Mans, con los que grabó un LP que se llamó "Prohibido Prohibir". El bajista por ese entonces era El Oso, y más tarde entro "Fermín".
Empezamos ensayando temas de Steppenwolf, Cream, Hendrix, y algunos temas propios en una onda medio brasilera, que no tenían mucho que ver con lo que le gustaba al grupo en general, y por eso andábamos en la búsqueda.
Teníamos un sonido bastante personal, y no nos parecíamos a ninguna otra banda de las que andaban por ahí.

Un día invitamos a Ciro Fogliatta a un ensayo en la casa de Juan Rodriguez, y así empezó toda la bola. Entonces Litto se anotó para asesorarnos con algunas composiciones que aceptamos de corazón, y seguimos ensayando en Olivos, en la casa de Quique Alvarado, donde a veces también Litto ensayaba con su primer e incipiente Nebbia´s Band, junto con Cacho Lafalce y Willy, que era un baterista uruguayo. Una tarde, se apareció con los hermanos Fattoruso a zapar, y todos andábamos muy emocionados.

Creo que para Nebbia, nosotros fuimos su primera experiencia como productor aparte de Los Gatos, aunque la RCA Victor siempre tenía la última palabra. Por aquél entonces estábamos casi todo el día juntos en su apartamento de palermo, y como los dos éramos fanáticos de la línea que Steve Winwood había desarrollado con Traffic, una tarde de otoño apareció "Cuando un Hombre Solo Ama a una Mujer", un tema que Litto compuso al piano de un tirón en mi presencia, y que canté con el corazón en forma espontánea (N. del Ed.: el tema "Cuando un hombre solo ama a una mujer" fué reeditado el año pasado por BMG en el CD de compilación "Tres Décadas de Rock Nacional").

En el lado B del simple estaba "Hombre de Traje Azul", una especie de invención, tal vez inconciente, para agradar a los directivos de la RCA (Mario Pizzurno). La letra, muy pobre aunque con cierto concepto protestón muy propio de la época. Y fuimos conocidos masivamente por ese tema, que tuve que cantar una y otra vez en los shows, transformándose rápidamente en una especie de "karma", por aquello de, ".. sintiéndome tan mal .." que me empezó a hinchar bastante las pelotas.

Y aunque Litto siempre tuvo la mejor voluntad y gran aprecio por mi persona, ese tema es una bazofia digno de olvidar. Pero me imagino que esto él lo sabe.

Después de haber logrado un pequeño suceso con el primer simple, Los Mentales éramos una banda medianamente respetada en la escena de los músicos, plomos y representantes, y sin estar dentro de la onda progresiva que se imponía, habíamos sido aceptados, no tanto por nuestros méritos musicales como por nuestro carisma e imagen ante el público.

Había una gran onda de amistad con las otras bandas. Eramos una especie de Gran familia, principalmente con la gente de Almendra, Manal, Carlos Bisso y El Cuervo de Conexión Nro 5, Quiroga de los Vox Dei. Después de los shows de los fines de semana, no encontrábamos todos a partir de las dos o tres de la mañana en algún restaurant que podía ser el "Hamburgo" (frente al teatro Colón), o en algún carrito de la Costanera, y nos quedábamos festejando y haciendo chistes hasta que nos borraban. Muchos vivíamos más o menos por la misma zona, que se extendía desde Palermo, pasando por Belgrano, Vicente López, Olivos y San Isidro.

A la vuelta de casa donde yo estaba viviendo en Vicente López, vivía el flaco Spinetta, al que visitaba casi siempre. Tengo una imagen del flaco, sentados en el piso de madera de su pieza a puerta cerrada (para que nadie venga a interrumpir), cantándome como una primicia lo último que había compuesto para el álbum doble de Almendra: "En Las Cúpulas" y "Parvas", que sin estar del todo convencido, igualmente me habían volado la cabeza. La magia del Flaco es indiscutible. Siempre estaba invitándome para que vaya a bocinar.

Fue una época bastante excitante y creativa a todo nivel.
Había mucho revoleo competitivo entre mánagers y productores. La burocracia y el negocio de algunos tipos que querían controlar y dirigir el incipiente movimiento de Rock Nacional creó por momentos mucha confusión.

A nosotros nos representaban Horacio Martínez en sociedad con Cacho Améndola, que tenían una agencia que quedaba sobre Av. Santa Fé, donde también estaban Los Gatos, Litto, el sueco Owe Monk y el inimitable Facundo Cabrál (ex Indio Gasparino).

Estamos a finales del ´69, principios del ´70, y el programa nuevo de temas que teníamos Los Mentales todavía estaba en proceso, pero con miras a un estilo nuevo inclinado al Rock Pesado, porque queríamos independizarnos de la imagen blanda y dulce que las composiciones de Nebbia le habían dado al grupo.
Tal vez haya sido un grosso error comercial de nuestra parte, pero la cuestión era cambiar, y lo hicimos.

Una tarde con Luis Alberto Spinetta en la casa de Amadeo Alvarez, escuché por primera vez la impresionante producción del primer disco de Led Zeppelin, que me dió las pautas y la alegría de reconocer que la música que yo ya venía rumiando por mi cuenta sin conocerlos, contenía el mismo espíritu y sentimiento blusero que la del cuarteto inglés.

Ya sin Litto Nebbia como co-productor, grabamos un segundo simple con un tema mío, que fué "La Calle principal" y del otro lado salió "No me agobies nena" que compuse con Rubén, que pasó desapercibido porque apenas lo pasaron algunas veces por la radio.

(Mucho después, en una comunidad de París en la que también me reencontré con Miguelito Abuelo, en una noche mística de velas, fumo y guitarreada, conocí a un flaco argentino que de pronto se puso a tocar mi tema La Calle Principal , dándome una gran alegría.
Después me comentó de que lo había aprendido con una banda rosarina en la que tocaba el bajo).
Alguien lo había escuchado y asimilado.

Al poco tiempo volvimos a los estudios T.N.T y continuamos con la grabación de otros temas míos y de Quique Alvarado que iban a ser el material de nuestro primer LP, el cual por diferentes razones burocráticas de la companía nunca salió.

Al no estar más Litto Nebbia a nuestro lado, la RCA se empezó a arrugar y sus directivos a perder el interés y las ganas de escuchar y aceptar nuestra nueva imagen y propuesta.
Aunque todavía había entusiasmo y polenta para seguir, nuestra relación amistosa empezó a deteriorarse y hundirse por problemas de ego. En esta última etapa de los Mentales, ya sin Fermín, Quique Alvarado dejó los teclados y se pasó al bajo, y Corre López, ex baterista de Los Walkers, suplantó a Juancito Rodriguez, y así nos transformamos en cuarteto.

Los Gatos estaban grabando con Pappo, "Rock de la mujer perdida", y Almendra estaba terminando de producir su segundo disco, que sería un álbum doble.
Manal seguía en lo suyo. Vox Dei empezaba a tener éxito, al igual que Alma y Vida.

La mano del rock pesado se estaba poniendo de moda rápidamente y era casi una obligación para muchos grupos. Pero puedo decir que los Mentales fuimos una de las primeras bandas argentinas de rock pesado que dió conciertos en varios teatros del centro de Buenos Aires y en otros clubes del interior, antes de que surgieran El Reloj y Pescado Rabioso.
Las letras seguían hablando del fato personal con el medio, la calle, los amigos y las minas, aunque su poesía no llegaba a los niveles que habían logrado antes grupos como Manal, Almendra, y algunas cosas de Los Gatos.

La cosa era emocionar y hacer poner los pelos de punta. Había que tocar al mango con bastante agresión en la expresión y los solos de viola con la voz tenían que estar a tope. Esa etapa "spéedica" de adolescente con el rock pesadofué una fase de aprendizaje necesario, que después algunas bandas continuaron con más éxito, como por ejemplo Vox Dei.

El rock pesado llegó en el momento justo. Fue una moda importada de Inglaterra que pasó, pero quedó. Como quedan todas las cosas que uno ha experimentado y amado, y aunque posiblemente ya nunca vuelva a cantar una canción en ese estilo, guardo mucho cariño y respeto por aquél pasado, porque fué auténtico. Por algo debe ser que todavía hoy, después de casi 30 años, Vox Dei sigue funcionando.

Daniel Irigoyen
Enviado por Daniel Buero

 

 

Adios Sui Generis

Muchas veces desde estas páginas hemos tenido que informar sobre las separaciones de grupos de rock nacional. Y también muchas veces hemos destacado la necesidad de que estos procesos, más allá de las motivaciones que llevan a esas determinaciones, deber ser tratados con altura. No sólo por los críticos, sino por todos los que conforman el espectro de esta música. Las separaciones no suelen ser cruentas, ni tampoco significn la muerte de una corriente musical, sino la perscpectiva del nacimiento de nuevos caminos.

Es importante aclarar ésto, y se hace imprescindible, en el caso de un grupo encumbrado. Porque forma parte misma del espíritu tácito que envuelve esta forma de expresión. Es la incondicional libertad de creación, y la forma de elegir los caminos más convenientes a cada individuo para llegar a este estado.

En esta oportunidad se ha separado Sui Generis. Probablemente el grupo de música con actitud progresiva, que más consenso popular obtuvo fuera de las élites rockeras.

Precisamente adoptan esta determinación en el momento más alto de su carrera. Sus conciertos son los más taquilleros, y sus discos alcanzan cifras masivas de venta como nadie. Pero, como todos estos datos no van más allá de la estadística anecdótica, Sui Generis adoptó una actitud clara y firme. En esta nota no tratamos de mistificar a sus integrantes, ni regodearnos en consideraciones patéticas, de dudosa veracidad. Simplemente pretendemos informar de las razones de este hecho, de cuáles serán las instancias finales y cuál será la perspectiva individual que desea desarrollar cada uno.

MOTIVOS

-¿Cuáles son los motivos de esta desición?

Charlie- El motivo es muy simple: creo que Sui Generis se tenía que terminar en algún momento. Y pienso que este es el mejor momento para hacerlo. Es el cansancio de hacer siempre lo mismo, y tomar conciencia de que esto dio hasta donde podía dar.

-Vos hacés referencia a una monotonia creativa. Sin embargo, en el último año el grupo cambió totalmente su derección musical, y además recibió el aporte de dos nuevos músicos.

Charlie- Correcto. Precisamente el ingreso de Rinaldo y Juan contribuyeron a acelerar el proceso. Es decir que lo que quizás podíamos continuar dando como dúo, fue rápidamente explotado como cuarteto. Si no hubiera sido de esta forma, quizás hubiéramos continuado más tiempo, o terminado antes. En mi criterio personal me inclino por esto último. Además, la incorporación de los nuevos instrumentos, sólo significó una dirección.

ANALISIS

Rinaldo- Creo que conviene aclarar que esto es producto de la actitud personal de cada uno. Es una reacción íntima, totalmente independiente del trato humano en la banda. Es decir que no estamos ni enfrentados, ni nos llevamos mal, a ese nivel la integración del grupo no ha tenido resquebrajamientos de ninguna índole. El germen de todo esto, el que precipitó la eclosión del proceso fue Charlie. Que es uno de los fundadores de Sui Generis, y que hace muchos años que viene componiendo y tocando en función de lo que es SG. Es así que siempre hacer "El Hada" o "Rasguña las piedras" pudo transformase en una carga. Cierta tranquilidad económica, el éxito, el reconocimiento público, y todos los elementos inherentes a una banda que trabaja bien, no le ayuda a sobrellevar lo otro: la historia. Y en un momento determinado uno duda de lo que está haciendo. En cierta medida es reaccionario agarrarse de algo que ya está establecido. Y yo esto de acuerdo con Charlie, pero a él le correspondía la iniciativa.

-¿Incide en este proceso el tercer álbum del grupo?

Charlie- Sí, porque nos tiró muy abajo saber que se vendió mucho menos que los dos anteriores. Y es sin duda el mejor de los tres que grabamos. Y el que empezamos a grabar ahora es todavía mucho mejor... pero no sé quien lo va a comprar.

EVOLUCIÓN

-¿Entonces ha existido un proceso de desfasaje en la evolución del oyente de Sui Generis?

Charlie- Crep que es la reacción del público frente a cierta parte de la obra. Claramente, Instituciones se vendió menos que los dos anteriores. Eso significa que a la gente le gustó más los dos anteriores.

-En su momento Vida y Confesiones tampoco registraron el nivel de ventas que tienen actualmente. Por lo tanto sería factible que la banda haya evolucionado más rápidamene de lo que el público estaba preparado para recibir.

Nito- Creo que si. Y seguramente cuando salga el cuarto álbum, Instituciones se va a vender mucho más. Significa que estamos yendo más allá de lo que el público esperaba.

ESTIGMA

-¿Y eso en qué medida influye en ustedes?

Rinaldo- Es una dualidad sumamente molesta. Si te acoplas a la gente, te estás limitando, y si no lo hacés te aburrís. Imaginate lo que significa para un músico hacer un esfuerzo creativo, en el cual uno vuelca todas sus inquietudes, y que la gente siempre insista con las mismas cosas.

-La unión de los dos nuevos integrantes no alcanzó para borrar el estigma que tenía el "dúo" a partir de "Canción para mi muerte"?

Charlie- Creo que no alcanzó. Es decir hay un sector de público -eminentemente rockero- tanto del circuito porteño como de algunas urbes del interior, que comprende la etapa Sui Generis cuarteto, con todo lo que implica. Pero los demás, ese público de nivel adolescente que se acopló, siguen pensando en "Canción..." Pero... tampoco se le pueden pedir peras al olmo.

Rinaldo- a mí personalmente no me interesa el público que tira para atrás. El artista no debe estar pendiente del público, y de esa forma estará con el de una forma más sutil, más libre.

DESGASTE

-¿Cómo analizan el último período de la banda?

Rinaldo- es evidente que los últimos tiempos han sido, y aún son, los más importntes de Sui Generis. En este último año, el grupo dió un paso gigantesco en relación al lento ascender de los años anteriores. Cosas como llenar de bote a bote el Gran Rex, las presentaciones por Córdoba, Rosario. La gira por la costa atlántica, toda una respuesta masiva.

-¿Contribuye al desgaste de un grupo su propia popularidad, el hecho de tener que presentarse asiduamente tocando el mismo material?

Charlie- Evidentemente. El tocar siempre lo mismo, convierte al grupo en una especie de máquina. Pero es un problema del país, del medio. Si no haces diez shows por semana, no tenés ni para comprarte una púa. Y ojo... porque la gente se cree que estamos llenos de plata. Simplemente vivimos al día, no podemos darnos el lujo de parar de tocar ni siquiera por diez días. Sui Generis antes comía fideos todos los días, ahora podemos comer carne y otras cosas. Pero ninguno de nosotros tiene un par de millones en el banco, ni nada semejante.

FINAL

-¿Cómo será el final?

Charlie- De aquí a septiembre, fecha prevista para la separación vamos a grabar un cuarto álbum, haremos giras de despedida por el interior, tratando de tocar en los lugares donde nunca estuvimos, y finalmente daremos un recital monstruo en el Luna Park o en cualquier otro lado donde puede entrar toda la gente que quiera vernos.

Nito- En el Luna vamos a tratar de registrar materrial para un album doble en vivo. También se harán tomas de los lugares donde actuemos.

-¿Qué significa esta etapa final?

Charlie- simplemente que sabemos que en setiembre. Sui Generis desaparecerá por eso este album será el mejor y los conciertos serán los mejores que hayamos dado nunca. Es como dos amantes que se reúnen por última vez, y se entregan totalmente, libremente, porque saben que ya son libres, y no existe otro compromiso que ese instante. Ese será sin duda el éxtasis final.

EL FUTURO, UNO POR UNO

A partir de los primeros días de seitembre, los cuatro Sui Generis tomarán caminos diferentes. Esta actitud merece meditación, pero ya estamos en condiciones de informar sobre los planes inmediatos

CHARLIE GARCIA. Primeramente Charlie descansará un tiempo hasta tener clareamente delineadas sus futuras actividades. Uno de sus objetivos sería trabajar con un violinista. Además profundizar su obra como compositor, posiblemente a través de una obra.

RINALDO RAFANELLI. En virtud de la incondicional amistad que lo une a David Lebón y al auspicioso recital que dieron junto a Juan Rodriguez, existe la seria posibilidad de transformar la unión eventual en un grupo formal.

NITO MESTRE. Nito es quien más desea repensar sus futuros planes. Básicamente, aparte de otras actividades extramusicales, sus energías estarán absorbidas por la formación de una banda de folk. Tampoco descarta la posibilidad de lanzarse como solista.

JUAN RODRIGUEZ. Igual que Rinaldo, Juan tiene su actividad inmediata en el trío con David Lebón. Paralelamente insistirá tratando de formar una gran banda, que nuclee las corientes musicales modernas con preeminencia del jazz.

Hasta este momento los dos Sui que parecen tener una continuidad inmediata a la separación son Rinaldo y Juan. Pero es seguro que estos cuatro talentosos músicos, de una u otra forma continuarán brindando su creatividad a la música popular argentina.

Revista Pelo

 

Lo del año 76

Pelo

- Emigrado del año: Moris. Porque viajó a España para cumplir con un pequeño contrato y a probar suerte. Piensa quedarse bastante tiempo, por eso vendió su casa y partió junto a su mujer y sus hijos

- Instrumento del año: Bandoneon. Porque através de su inclusión en grandes recitales (Invisible, Alas) ha ganado un lugar dentro de lo progresivo con músicos como Rodolfo Mederos y Daniel Binelli, y su sonido comienza a ser aceptado por el público de rock.

- Ilustrador del año: Juan Gatti. Porque sus trabajos logran en cada muestra mayor nivel e interpretación del espírituo del rock. Porque su calidad profesional tiene la cuota de creación y libertad por la que siempre suspiramos los argentinos y creemos no poseer.

- Gira del año: Arco Iris. La nueva formación de Arco Iris realizó la gira más intensa de la temporada. De sur a norte cubrieron 7000 kilómetros, realizaron 27 recitales y fueron vistos por 20000 personas. La gira se inició en Bahía Blanca el 17 de septiembre y culminó el 7 de noviembre en Tucumán.

- Personaje del año: Alex Zuker. Porque asegura ser descendiente directo de Adolph Zuker, fundador de la Paramount Pictures. Porque cuando va de gira con su grupo, Alas, los concerjes de los hoteles lo reprimen por pasearse en los pasillos en paños menores. Porque un día está y al otro se fue a Nueva York. Porque es el único músico que acepta sus limitaciones y tiene sentido del humor como para tomarse el pelo. Porque no quiere decir quién le confeciona los pantalones y camperas de astronauta. En fin, por ser un tipo realmente divertido.

- Fantasma del año. 11-12 Porque el grupo del ex baterista de Espíritu, Carlos Goler, aparreció como invitado en el recital de Polifemo y, después de una opaca presentación, nunca más se supo de ellos.

- Lugar de recitales del año: Estadio Luna Park. Porque todo el mundo quiso hacer su concierto en ese enorme y horrible galpón. Pero no todos salieron bien y para muchos llenar a medias su capacidad representó un fracaso. De todas maneras para los grandes grupos fue la única posibilidad de presentarse y tocar para una multitud. Como siempre, el gran problema fue el sonido, un obstaculo insalvable por la pésima acústica del recinto.

- Hupumorpo del año: Ardo-Arda. El modismo inventado y usado este año en el rock fue agregarle la terminación arda-ardo a todas las palabras posibles. Por ejemplo: Spinarda se tocó un temardo. Porchettardo ya grabó su discardo.

- Extranjerizado del año: Ricardo Soule. Porque desde que regresó de Londres tiene problemas para hablar correctamente el castellano, y además en su último recital cantó en inglés. Pero lo más increible sucedió cuando se le acopló un micrófono mientras se dirigía al público, con gesto malhumorado exclamó:"Shit..."

- Bestialidades del año. *Juan Alberto Badía. Porque en televisión, hablando en off sobre una placa del dúo Ike & Tina Turner, los presentó como "Ike & Tina Turner y su marido". *Fernando Bravo. Mientras le realizaba un reportaje a Juan Gatti le solicitó que le mostrara la tapa del "nuevo long play de Sui Generis" Este grupo, como todo el mundo -menos él- sabe, se separó en 1975.* Wilmar Caballero. Presentando en cámaras al grupo de Roque Narvaja, al llegar a él lo señaló diciendo "... y Roque Narvaja en batería". Además, porque aburrió al pais repitiendo que el rock empezó con Sui Generis, condo la realidad es que el descubrió el rock en ese momento. Porque trata a los músicos como si "la cosa la hubiera inventado él". Un ejemplo: presentando a los músicos de Aspid dijo:"Yo a Eduardo Favrot hace mucho que lo conozco, desde que debutó con Espíritu en el Payró". El verdadero nombre de Favrot es Osvaldo y Espíritu debutó en el teatro Ift.* Leo Rivas. Organizó un presunto festival masivo al que asistieron 500 personas y, como la abulia era general, para interesar a la exigua platea los coercionó con el siguiente canturreo: "el que no aplaude es un maricón" *Nosotros. Porque en tres números consecutivos nos confundimos a José Luis Fernández con Héctor Dengis, cuando en realidad... ¿cómo era...?

- Nupcias del año. Las de Raúl Porchetto, Luis Alberto Spinetta y Charly García.

- Mejor tapa del año. Crucis. La segunda entrega del cuarteto Crucis llegó embalada en una bella ilustración de Juan Oreste Gatti, que reafirmó sus cualidades de intérprete visual de los sonidos contemporáneos.

- Disco mejor presentado. García y La Máquina de hacer pájaros. Otro aporte brillante del talento de Gatti, esta vez ayudado por las imágenes de la historieta de Crist. La idea del álbum compuesto por dos fundas se inició con La Biblia y continúo con el primer long play de Crucis.

- Lo peor del año. Que haya que soportar a los "paracaidistas" que se arriman al asunto cantando "cada día somos más" cuando en realidad deberían decir "cada día esto deja más". Y además de que se lleven el dinero, hay que aguantar las gansadas que dicen.

- Discrepancia del año. Invisible. Porque lo que empezó como una simple rencilla fue haciéndose una cosa más y más seria, hasta llegar a trascender todos los círculos de prensa y producción del rock. Aunque aún no se informó oficialmente, la separación parece irreversible.

- Incendio del año. Jorge Marrero. Porque a nadie, ni siquiera a los que piensan como él, se le hubiera ocurrido hacer las declaraciones que hizo a la revista "La Nación" en la que los músicos aparecen como idiotas delirantes llevados de la mano de sus representantes. Q.E.P.D. (según él fue una mala interpretación del entrevistador).

- Desaparición del año. Polifemo. Luego de haber tenido una profusa campaña de difusión, y luego del estruendoso fracaso del Luna Park, Polifemo desapareció de la escena. Estarían preparándose para volver en 1977.

- Compañía del año. EMI Odeón. Porque se decidió a tener un departamente de rock en serio y lo consiguió "progresivamente". Porque sus ediciones han sido inteligentes y bien trabajadas, porque su material internacional se edita con velocidad y coherencia.

- Puberes del año. Los músicos que estan siempre encima de los críticos, adulándolos y sobándoles el lomo rastreramente, cuando éstos lo único que hacen es cumplir con su misión: informar. En cambio, cada vez que se les hace una crítica de algún aspecto negativo, patalean, insultan, agreden, lloran y siempre terminan disculpándose.

- Periodista del año. Miguel Grinberg. Porque con sus notas, comentarios y sobre todo, informaciones desde el diario La Opinión de Buenos Aires contribuye a esclarecer misterios y prejuicios sobre el rock a un público que no es precisamente devoto de esas manifestaciones. Además, porque su justeza aporta a la crítica musical de lo progreivo madurez y una elipsis optimista del futuro.

- Regresado silencioso. Anibal Gruart. El manager de Almendra en su época de oro, después de varios periplos por América regresó a Buenos Aires con el vehemente deseo de volver al rock e imponer un nuevo concepto integral en cuanto a "managerismo".

- Estudioso del año. Claudio Gabis. Porque viajó a Boston para hacer un curso de tres meses y se quedó todo el año entrenándose en la teoría musical a gran nivel.

- La frase del año. Astor Piazzola. Dicha por Piazzola el 14 de diciembre de 1976 en el programa de Mirtha Legrand "Yo amo a los músicos de rock, lo que hacen Alas, Spinetta, Crucis, Charly García y otros. Porque ningun chico hoy se pone a estudiar el piano o el violín para ser un músico de tango; en cambio lo hacen para tocar música progresiva. Recuerden esta fecha que marca los albores de la nueva música popular argentina, que será posible gracias a todos ellos, sin los cuales morirá irremisiblemente"

Revista Pelo 12/76

 

Reloj blando

El primer álbum de EI Reloj dejó una profunda decepción. Todo el disco trasIuce un deseo de pulir cada elemento, de limar "'asperezas", exactamente las mismas que hicieron de El Reloj una de las bandas más excitantes de la escena nacional.

WILLY GARDI: Cuando empezamos a hacer este disco, se nos ocurrió que teníamos que hacer algo elaborado, pulido. Nosotras somos un grupo de rock "reventado", y en el disco quisimos hacer todo lo contrario. Yo, por ejemplo, fui sacándole todas las impurezas, las distorsiones de la guitarra. El resultado fue un sonido híbrido completamente blando. Nosotros no queríamos obtener un sonido menos fuerte del que habitualmente damos en escena, sino purificarlo. Pero lo que nos salió fue muy diferente, todo resultó bastante chato.

También está el problema que representa la forma en que se trabaja aquí. Por ejemplo: nosotros teníamos un determinado plazo para tocar diariamente en el estudio, y cuando se terminaban las horas había que desarmar todo el equipo. Dos días después nuevamente teníamos sesión, pero ya al armar las cosas el sonido era diferente.

A pesar de que puede sonar a excusa reiterada, otro de los problemas de este grupo es el equipamiento. Parte del mismo resultó seriamente dañado en un grave accidente que tuvieron durante un viaje a Rosario para hacer un show. EI choque dejó como saldo la destrucción parciad de los equipos -un flamante órgano Hammond quedó totalmente inutilizado - y la muerte de una persona ajena al conjunto. Por ese motivo, en la grabación del álbum eI más perjudicado fue, precisamente, el tecladista Luis Valenti.

VALENTI: Realmente es terrible. Nosotros no podemos ni grabar una cinta de prueba con los equipos que tenemos, y sin embargo hicimos un long play. Los pobres ya no dan más, y nosotros los Ilevamos a los shows, de aquí para allá. Para colmo, cualquier reparacíón representa una salida grande de dinero, y a cada momento tenemos que hacerlas. De equipos importados no se puede hablar, porque hay que disponer de muchos millones.

LA TAPA ES MALA:

El Reloj

Otro de los aspectos sobre los que coincidentemenie recayó la crítíca fue la tapa del álbum: Fuera de prejuicios, o de búsquedas meticulosas, resulta lógíco que un grupo que ostenta el nivel de El Reloj haga una tapa que al menos represente -en lo posible- una visión del espíritu de la banda. Por el contrario, la tapa resultó un engendra del peor gusto y factura, tan mala como irreconocible.

GARDI: Estoy de acuerdo en que la tapa es mala, pero la idea que nosotros queríamos llevar a cabo era muy diferente de lo que salió. El dibujo -que pertenece al baterista Juan Espósito- no salió ni en el tamaño, ni con los colores que nosotros deseábamos. La idea era utilizarlo sobre un fondo dorado, y en la contratapa colocar letras y algunas leyendas que deseábamos escribir. Pero todo se empezó a limitar, cada vez fue menor el margen de libertad que teníamos para hacer las cosas como nosotros queríamos. Si bien reconozco que todo esto se debió a nuestra inexperiencia en el terreno de grabación, también considero que no recibìmos ni la ayuda ni el asesoramiento necesario para una banda que hace su primer disco.

VALENTI: Hay algo que creo fundamental dejar establecido, nosotros no representamos nada ímportante para la compañía para la cual trabajamos. Otros grupos, caso Invisible, Polifemo, Alas, tienen una posición determinada dentro de sus respectivas campañías, por la cual los respetan y les dan las mejores armas para salir a competir al mercado, Pero nosotros, dentro de la RCA, somos el número 50, en la escala que ellos mismos establecen. Entonces si Palito sale con una tapa mala que vende, por qué al Reloj -que son el Nº 50 le van a hacer una tapa diferente. En un principio hasta se pensó en poner una pintura de Salvador Dalí. La ìlustración tenía mucho que ver con la música (NdeT: la pintura de los "relojes blandos" ???), pero empezaron con los derechos y qué se yo...

VALENTl: La cuestión del dinero me parece muy interesante, porque todo el mundo cree que por hacer un par de shows todas tas semanas nos Ilenamos de oro. Voy a hacer el detalle de lo que se supone son las "'riquezas" de El Reloj. A partïr de enero un show nuestro cuesta dos miIlones de pesos. Cuatrocientos mil pesos se lleva la agencia que nos vende. Quedan un millón seiscientos, a los que hay que restar: ciento cincuenta mil de sonido, ochenta míl de camioneta y cíncuenta mil de auto, porque ninguno de nosotros tiene medio de transporte propio. Sumándose lo de los plomos tenemos trescientos treinta míl de gastos. Lo que se reparte nos deja doscientos cincuenta mil pesos para cada uno. Teniendo un mes excepcional podemos Ilegar a redondear los dos millones de pesos por cabeza. Sobre cinco, cuatro somos casados; yo tengo, mujer e hija a la que mantener. Por eso no puedo gastar veinte millones de pesos en un buen equipo. Además cuando no tenemos que reparar algún equipo es un mílagro. Y hoy una pequeña reparación vale de medio miIlón para arriba.

GARDI: Ha Ilegado el momento de que hablemos claro, para evìtar deformaciones y trascendidos; hace ya un tiempo tuve un problema bastante serio del cual surgió la idea de abandonar el grupo. Al menos sentía la necesidad de no estar con ellos, de intentar investigar musicalmente por otros lados. Empecé a hacer mi música; fue aIgo terrible, tenía una necesidad angustiante de componer. Y así lo hice; el resultado fue una música nueva, de una tristeza sobrecogedora -supongo que es el reflejo de lo que yo sentía-, y empecé a ensayarla con otros músìcos. Pero sucedió algo bastante particular, al tomar cuerpo el hecho de la separación, al comenzar a ser una realidad, sentí que no debía hacerlo. Es decir que eso ayudó a que nos reuniéramos nuevamente, porque cuando tenés que dejar un grupo después de tanto tiempo dejás de lado muchas cosas.

(NdeT: es como cuando un marido es infiel, recapacita, se arrepiente y la infidelidad termina reuniendo a la pareja)

Esto es lo que quiero que quede claro: yo estuve buscando hacer otras cosas por mi lado y las hice. Sé además que ellos también las hicieron porque los escuché, y realmente me gustó muchísimo lo que están haciendo.

(NdeT: "se además que ella tambien se estuvo divirtiendo por ahí...")

Por el momento el grupo continúa de esta manera, aunque no hay nada defìnitivo. Es decir: El Reloj puede seguir como se puede separar, yo ya tengo la Iibertad necesaria para abordar la experiencia qué desee.

Por el momento cantinuaremos así, porque las cosas han cambiado. Entonces, hasta que no vuelvan a surgir problemas no va a pasar nada.

VALENTI: En cierta manera la situación se puede considerar superada. Ahora estamos mejor, porque no se podía seguir trabajando con esa tensión interna. Reconozco que nuestro problema ya había ganado el escenario. mientras todo siga su curso normal no se puede hablar de separaciones.

 

Ballet de Oscar Araiz & Arco Iris

El experimento del ballet de Oscar Araiz con el grupo Arco Iris dio pie para esta nota donde es analizada la hibrida realidad del arte de nuestro tiempo.

Arco Iris

Hay diversas variantes interpretadoras: el rock cree haber agotado su espectro de posibilidades, la danza moderna desea conectarse con un público verdaderamente masivo o simplemente se trata de una amalgama de posibilidades ante el interés por ambas corrientes.

Arco Iris es distinto pero también, como Araiz, está necesitado -inclusive psicológicamente- de asestar golpes de producción y artesanía musical. De otro modo, Arco sería un grupo típico de rock and roll, cosa que evidentemente a través de su carrera no quiere ser.

Su alianza con Araiz parece ser el producto de esa culpa, el génesis de un espectro ampliatorio de sus posibilidades.

Tantas resignaciones de lo que se cree puede revertir el proceso interno de ambos grupos creadores, en lugar de una experiencia de arrojo creativo, puede tornarse en una triste intención gatopardista, donde cambiando o mezclando algunos elementos, nada se profundiza para producir un verdadero shock de modificación y todo queda como esta, con el peligro de la hibridez.

Agitor Lucens V es una obra mitad esotérica, mitad cósmica, emparentada con las más últimas corrientes musicales sonoro intimistas (ubicación para el lector: tipo Cobhan, Chickk Corea, John "Mahavishnu" McLughlin, etc). Con el agregado de esa cuota de interpretación de lo indígena desde Corrientes y Esmeralda que Arco Iris suele practicar tan bien.

La permanencia atemporal de lo cósmico que propone Arco Iris a través del ensamble étnico electrónico parece no haber sido demasiado bien absorvida por el ballet de Araiz que corría detrás de la formación coreográfica de una figura incaica en tanto Ara Tokatlian desataba su tornado de sonidos sintetizados que, sin llegar a ser el eco sonoro de las montañas que rodean a Machu Pichu tampoco conseguía el clima de una Soyuz sobrevolando el planeta.

¿CULPABLES?

¿Es que son las dos agrupaciones culpables de tanta mezcla?. Seguramente no. Hoy todo parece, en la medida de que todo es considerado urgente mercancía, un valor circunstancial. No importa lo que creemos sino cuánto consigamos impactar. Y esto es válido para los orondos rockeros (lleno de luces y brillos o sonidos que desprecian la esencia básica de la música), como para los ballet que en su afán de gol, recurren a la actividad gimnástica.

¿Pero quién de los que asistimos a las funciones de Agitor Lucens V (en realidad un juego silábico con los nombres de los integrantes de Arco Iris) fue a buscar otra cosa que no fuera impacto?. Todo el mundo aplaudió -aplaudimos- siendo cómplices y a la vez actores de la confusión

"por problemas de pasta, el álbum demoró bastante en aparecer".

La temática de la obra, sobre la presencia de seres extraterrestres, y su interrelación con el futuro del mundo, les abrió un espectro más amplio del que abarca el rock. El resultado fue la preparación de la banda de sonido de "El cosmos y el quinto hombre", un audiovisual realizado por Fabio Zerpa. "La preparación de la música de ese audiovisual - acota Horacio - significó poder llegar a un público mucho más amplio. De esta forma mucha gente que ni nos había oído nombrar, empezó a conocer nuestra música. Más en estos momentos en que los problemas de la difusión se han acentuado tanto

Ficha técnica de Montes
Revista Pelo

Montes, Jorge Omar
guitarra
Nació en buenos Aires, el 19 de junio de 1948
Estudios secundarios
Educación musical: empezó estudiando violín a la edad de ocho años, luego flauta y guitarra con Enrique Maciel. En este momento continúa estudiando música con Daniel Zuker.
Evolución musical. Sus comienzos se remontan a las primeras epocas del rock argentino. En el año 62 arma su primer grupo, luego estará en varias agrupaciones con músicos conocidos como Engranaje, con Pappo, o Widow s Makeers, con Pomo. Así hasta el 69, cuando ingresa como guitarrista en Septima Brigada. En el 71 arma Montes Mahatma, que luego derivara en Montes.
Influencias musicales. Rick Wakeman, Chick Corea, John McLaughlin, Jimi Hendrix, Robert Fripp.
Composiciones realizadas. Le pertenece la música de todos los temas.
Editores favoritos. Rick Wakeman, Keith Emerson, Jimmy Page, Jimi Hendrix.
Temas favoritos "Desde ela torre" en la versión de Hendrix y "Escalera al cielo" de Led Zeppelin.
Albumes favoritos. "Los mitos y leyendas del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda" de R. Wakeman, "Spaces" de Larry Coryell e "Isle of Wight" de J. Hendrix.
Cantante favorito. Greg Lake, de ELP
Musico favorito. John McLaughlin, J. Hendrix, Larry Coryell, Kenny Borell

Oneto, Alberto
bajo
Nació el 25 de octubre de 1954 en Buenos Aires.
Estudios secundarios y de electrónica.
Esducación musical. Autodidacta, utilizó métodos norteamericanos.
Evolución musical, sus comienzos en la música se remontan al 68. En esa época empieza a trabajar con pequeños grupos de menor trascendencia. Sin mayores cambios continúa su carrera hasta el 73, momento en que se incorpora como bajista de Montes.
Tema favorito. And the winds cries Mary de Hendrix.
Influencias musicales. Jimi Hendrix, Chick Corea, Mahavishnu.
Composiciones realizadas, colabora con los arreglos del grupo
Compositores favoritos. Jimi Hendrix
Album favorito. Visiones of the esmerald Beyond, de la Orquesta Mahavishnu.
Cantante favorito. Greg Lake
Musicos favoritos. Ron Carter, Rick Laird, Eddie Gomez.


Zalazar, Carlos
batería, percusión y canto
Nació en Buenos Aires el 1 de octubre de 1950
Estudios secundarios
Educación musical. Estudio cuatro años con Oscar D Auria
Evolución musical. Empezó en la época del auge del programa Escala Musical. Allí acompañaba a solistas y trabajó con algunos grupos. Más tarde empieza a formar una seerie de conjuntos de las mas variadas tendencias musicales, entre ellos Luz de Mercurio. Continúa trabajando como músico de sesiones, así participa en varias grabaciones hasta que en el 73 se une a Montes.
Otras ocupaciones. Enseña batería
Influencias musicales. La música inglesa y norteamericana en general
Composiciones realizadas. Arreglos con el grupo
Compositores favoritos. John McLaughlin, Jimi Hendrix.
Temas favoritos. Poder del amor, de la Orquesta Mahavishnu y Niebla púrpura de J.Hendrix Experience.
Albmumes favoritos. Apocalipse de O. Mahavishnu y Total Eclipse de Billy Cobham.
Cantante favorito. Robert Plant, Greg Lake
Musico favorito. Elvin Jones, Buddy Rich, Billy Cobham y Mich Mitchell.

  MENU REBELDE AL DIA

Audios

Indice

Un sitio de
a Dos Potencias Se Saludan


a Página Principal

ENVIO DE POSTALES ROCK DEL 70

correo REBELDE