guitarras & bajos eléctricos / clases de luthería
e-mail
entrevistas
clases de luthería
bajos & guitarras
zocalo




1
E N T R E V I S T A
SANTANERA
LUTHIER
Por Matías Lozano / para Recycle
Buenos Aires, Junio 2013

"Con el transcurrir de los años tengo algunas certezas y me estoy orientando en esas direcciones. La tentación de hacer guitarras grandilocuentes utilizando materia prima exótica y abundancia decorativa siempre está pero yo sé positivamente (siempre lo charlamos con mi mano derecha en esto) que nuestro camino está orientado a otro tipo de excelencia que tiene que ver mas con la contundencia, redondez y originalidad del sonido final, pero a la vez logrando ubicar estéticamente a los instrumentos en algun punto de la historia, al menos en lo emocional."

SANTANERA guitarras & bajos

¿Podes sintetizar este concepto?

A veces utilizo las maderas convencionales del rubro (maple, caoba) pero muchas veces me manejo con maderas argentinas o sudamericanas que brindan otras posibilidades. Eliminé la sobrecarga de maderitas, ensambles, enchapados, capas y capas de madera que no contribuyen en nada a mejorar la resonancia sino que mas bien la entorpecen. Visualmente puede llegar a ser impactante pero incluso en esa sobrecarga constructiva puede llegar a evidenciarse la falta de diseño o programación. Ni hablar del sonido. Pero ojo.... si lo emocional me lo pide puedo hasta pecar mortalmente y hacer un acabado poliuretanico bien de automóvil en vez de nitro.

Recien decías "ni hablar del sonido" ¿Que pasa con el sonido?

Bueno, siempre los luthiers decimos "la madera tiene que ver con el sonido, el pegamento y el acabado tambien, etc...". Deberiamos entonces utilizar la madera con respeto.

Tengamos en cuenta que al inicio de esta historia de la guitarra eléctrica no hubo un estudio serio y dedicado sobre las maderas a utilizar.... se usó lo que pintó, pensando incluso que una vez eliminada la caja hueca todo se reducía a una cuestión electrónica entre la cuerda y el mic. El paso de las décadas trajo la posibilidad de poder comparar y alli establecimos que la cuestión no era "solo amplificar" la guitarra sino que aparecían nuevos timbres y nuevas cuestiones como el ataque y el sustain... y la conclusión es que hasta el acabado influye. Algunos dicen que las guitarras con la madera expuesta, sin acabado suena mejor, pero yo casi podría decir que algunos acabados en algunas maderas mejoran el sonido, incluso.

Es posible que el oyente no perciba estas cuestiones, pero dale a Santana una guitarra berreta y el público delirará escuchándolo tocar: Santana no suena asi por la guitarra sino porque es él. Pero seguramente mientras el público delira, Santana estará sufriendo tratando de entender porqué la guitarra que le dimos no tiene el sustain que necesita, por ahí hasta toca notas de mas porque siente que se queda corto de sonido.

Es mas o menos como si él fuera un actor porno y la guitarra su partenaire: el público siempre estara admirado por sus proezas aunque él no tenga feeling con la actriz que le asignaron.

Brillante metáfora, sutil.

Bueno, yo me encolumno tras el sonido y el diseño. No caigo fácilmente en tentaciones estéticas que puedan afectar el sonido final. Esto es en general, porque he caído y es posible que vuelva a caer.

Pero o hacés foco en la estética o hacés foco en el sonido. Generalmente no van de la mano estos dos items. Una construcción simple y funcional por ahi con una sola madera junto a dos o tres buenas elecciones conjuntas termina brindándote un sonido increíble. Te doy ejemplos: la Gibson L6, la Gibson Les Paul Jrs., la PRS toda en caoba y nitro (PRS Multifoil), guitarras tirando a simples y con algunas decisiones que acompañan).

Hablame libremente de tus guitarras favoritas

La Fender Stratocaster me gusta como suena, para tocar en la intimidad. Me resulta comodísima para tocarla tirado en la cama, mirando TV sin que el cable se te doble contra el colchón. Se banca el maltrato, su mástil es fuerte, no se quebraría con facilidad a causa de un golpe (no pasa lo mismo con las Epiphone). Y desde el punto de vista del diseño tuvo muchas innovaciones.

Tiene muchas combinaciones posibles de colores en cuanto a sus cajas, diapasones, pickguards, mics... estas son mis favoritas:

1) caja: blanca
diapason: rosewood
pickguard: blanco
mics: blancos

2) caja: blanca
diapason: maple
pickguard: blanco
mics: blancos

3) caja: celeste
diapason: maple
pickguard: blanco
mics: blanco

y una que tengo y me gusta mucho:

4) caja: crema
diapason: rosewood
pickguard: negro
mics: crema

La Telecaster (que es el comienzo de todo) si bien no me gusta tanto el sonido, es la mas canchera, tiene su sexappeal.

Me gusta:

caja: blanca en nitro y con un deteriorado natural
diapason: maple en un nitro avejentado
pickguard: negro

O sea que tenés guitarras de marca, no solo tuyas?

Y si... y a lo largo de mi vida tuve otras guitarras. A ver si me acuerdo,

-Bajo Kuc (1974)
-Guitarra Faim Telecaster (1975)
-Guitarra Fender Stratocaster Made in Usa (1979)... esas con neckplate de 3 tornillos.
-Guitarra Yamaha SF500 (1985)

Pero al momento de tocar, lo que se dice tocar, elijo una Fender strato 79 olimpic white.

Te relacionás con otros luthiers?

La verdad que no. Conozco algunos... bah he coincidido en los 80s con algunos de ellos, pero sin continuar una relación.

Quiénes?

Con Ash, Alejandro Rubio y dos mas que no me acuerdo. Coincidimos allá por el 87 en una sesión de fotos para una nota que nos hicieron en Clarín.

Pero ya que me preguntaste por luthiers... Fanta es un tipo que sabe... es un tipo al que habría que escuchar más. No lo conozco personalmente, pero es uno de los pocos a quien he escuchado hablar de manera interesante en función del sonido.

Galasso es otro luthier a tener en cuenta, creo que -como yo- tiene formación proyectual (hemos estudiado diseño). Sus guitarras son guitarras-objetos, entran en diálogo con los materiales, la historia y otras cosas que las rodean. Casi, casi te estan contando algo. Es muy interesante, a veces en desmedro del sonido.Ojo...yo tambien lo hago, a veces uno sacrifica algo del sonido y se da el gusto de lograr algo determinado con la imagen.

Despues, Pablo Lojo, que fue alumno mío en el 2010 o 2009 creo. Hoy un muy buen luthier. Pero bueno... es merito de él, venía a todas las clases con actitud, alegría y sacrificio. Súper eficiente. Desde siempre le picó el bichito de la lutheria, creo que alguna vez me contó que antes de hacer el curso, tallaba guitarras en miniatura.

Otros ex alumnos que están haciendo laburos interesantes son Matías Senger, Sebastián Dure, y hay otros mas nuevitos digamos que me parece que se perfilan bien hacia el futuro: Ezequiel Moraña, Jorge Ares, Fernando Colle, Fernando Río, los dos guitarristas de La Borgoña... por nombrar solo algunos que en este momento me acuerdo. Pero hubo otros muy buenos que no sé que andarán haciendo... me gustaria saber en que andan.

Epa, tuviste muchos alumnos entonces...

La docencia ocupa gran parte de nuestro tiempo, eso está claro, todo en el taller gira alrededor de las clases y proyectos personales propios, es decir aquellas construcciones que por equis motivo nos interesan.

2
E N T R E V I S T A
Ariel Santanera es un Maestro
Entrevista en GUITARRAHOY.COM

Comenzamos a desarrollar una sección de notas sobre luthiers, de distintas partes del mundo. En la primera nota que presentamos, les acercamos una entrevista con Ariel Santanera, uno de los referentes del género en Argentina. Con una excelente predisposición, marcada por la pasión por el oficio y la guitarra, Santanera nos ofrece una mirada clara y precisa sobre el proceso de fabricación desde que el cliente define visitar al luthier. La construcción de una guitarra o bajo puede partir del encargue de algún músico o de una iniciativa personal. En el primer caso comienza con una charla con el cliente donde me explica lo que necesita si lo tiene muy claro o también puede llegar a aceptar sugerencias o aportes míos.” comenta Ariel, que luego continúa “En el segundo caso, generalmente, me baso en algún modelo emblemático que paso a enriquecer o combinar con características que pueden ser ajenas a ese modelo. Personalmente, siempre intento que haya una referencia histórica muy marcada, una mirada más puesta en el pasado que en el futuro.” Concluyendo nos dice ”Luego hay mucho tiempo de pensar, imaginar incluso hasta el color previamente, y cuando está más o menos definida la imagen, comienzo a desarrollar los planos, elegir la madera y ponerme a trabajar. Cuando confío o me atrae el instrumento que estoy haciendo el trabajo se transforma en placer y me gusta hacerlo despacio, dedicarle tiempo, elegir cada tornillo, etc.
En un trabajo que puede llevar unos cuatro meses hay tiempo para entablar una relación importante con el cliente y el producto final. Sobre este tema y hasta donde trabaja junto con él nos explica “El cliente tiene la última palabra eligiendo dentro de un abanico acotado. Si selecciona una madera incorrecta en cuanto a la función que debe cumplir estaríamos en un problema. Si mientras pensamos el instrumento algo se me ocurre trato de manifestarlo intentando convencerlo…. porque si el instrumento a mi me cierra, trabajo con un plus extra de cariño que me parece importante.”
Paciencia y dedicación marcan el trabajo de Santanera, que desde hace unos 30 años se dedica al arte de fabricar instrumentos musicales. La pregunta que no podía faltar era qué le había resultado más difícil, cuestión que retrucó de esta manera “Posiblemente mis primeros trabajos en los 80s resultaron los más complicados, ya que fueron el necesario aprendizaje en momentos que en Argentina no había ni difusión del oficio ni variedad de herramientas específicas necesarias o accesorios disponibles. Así que había que desarrollarlos. Ni hablar en los 70s, cuando Fanta comenzó con su proyecto Torax… ni siquiera disponía de los planos de las Fender así que intuitivamente hubo que desarrollarlos a mano. Hoy la actividad está más asentada.
Con semejante experiencia, puede tener una mirada clara sobre la situación que se da en el mercado a la hora de elegir una pieza de luthier o una guitarra seriada “Uno recorre la calle Talcahuano (en Buenos Aires) y ve cientos de guitarras en las vidrieras. Demasiadas. No se quien puede comprarlas, no se si hay tanto público para tantos instrumentos. Por otra parte la calidad de los mismos han disminuido. Las dos marcas más tradicionales ya tienen un nombre y necesitan competir con las nuevas marcas muy baratas. Por lo tanto bajan la calidad en cuanto a la manufactura realizándola en países asiáticos, cambian patrones como medidas de la caja (menor espesor de madera en algunos casos), la terminación en laca nitro que es más difícil y costosa se reemplaza por poliuretano o poliester, la cejuela artesanal de hueso se reemplaza por algún material sintético, desarrollan segundas marcas de baja calidad algunas de ellas con deficiencias constructivas que desembocan en roturas, micrófonos con imanes más baratos, entrastado sin el cuidado final y la falta de calibración general. El resultado es que un buen luthier argentino puede construir instrumentos mucho mejores. Argentina tiene maderas extraordinarias y mucha variedad. La Cancharana por ejemplo tiene un nombre poco glamoroso pero yo la utilizaba desde hacía tiempo. Siempre el guatambú y la cancharana me parecieron maderas interesantes (de las que podían encontrarse en Argentina en los 80s). También el Jacarandá de Bolivia y la Mara Boliviana. Hoy Gibson presenta algunos modelos de Cancharana como “madera exótica” y la venden a 2 cuadras de mi casa.”

SANTANERA guitarras & bajos

Otra de las fascetas de Ariel Santanera es la docencia. En su taller da cursos de luthería, que según nos explica es su actividad principal hoy en día y nos habla sobre la relación con sus alumnos “Me permite construir con ellos modelos de instrumentos que nadie me encarga normalmente y por mi manera de ser -para evitar la monotonía- termino experimentando nuevas cosas con resultados sorprendentes. Tengo tal vocación docente que siento la obligación de volcar todos los conocimientos asi que no me quedo con lo seguro sino que investigo nuevas herramientas, las compro para ver si sirven o no en cuanto a sus calidades para poder recomendar mejor en el curso. Lo mismo con las maneras de hacer las cosas… hay varias posibilidades y si bien yo tengo mis maneras favoritas transmito también otros métodos. Por ejemplo, para entrastar hay diferentes maneras (por más que yo tenga la mía personal). Después hay algunos alumnos que tengo o tuve que son sorprendentes. Muchos tienen un vuelo propio muy interesante. Por mencionarte a dos solamente, Pablo Lojo es un tipo que trabaja con muchísima calidad. En poco tiempo creció una enormidad. Sus guitarras rozan la perfección. Matías Senger, actual alumno a punto de egresar, es una especie de genio, muy creativo, con mucho vuelo. Entabla con los instrumentos una relación artística y simbólica muy especial. Tiene mucha iniciativa y libertad. Y hay muchos otros en caminos similares. Angel Isotti (de Angel Pickups) un tipo muy capaz obsesionado por el desarrollo de microfonía. Sabe muchísimo sobre el tema… es casi como el científico loco de “Volver al Futuro”, siempre experimentado sobre el tema y llegando a lugares insospechados. En mi página expongo algunos trabajos de mis alumnos ya que es lo que uno ha sembrado o tal vez despertado y es un orgullo y una confianza saber que hay gente capacitada para hacer las guitarras en el futuro. A veces imagino qué será del futuro. Otra cosa que pienso y que es curioso: hasta hace poco, el router, era una herramienta no muy popular en Argentina. Siendo casi la estrella de la lutheria eléctrica y teniendo tantos alumnos que van comprándolo a veces pienso que los chinos o donde sea que los fabrican se deben estar preguntando “che… que pasa que cada día nos piden mas routers en Argentina?”… deben sentirse descolocados.”

SANTANERA guitarras & bajos

3
E N T R E V I S T A
SANTANERA
LUTHIER
Por Rubén Zamorano / para Zona Azul
Buenos Aires, Agosto 2009

Entrevisté a Santanera en su aula-taller donde además de realizar sus trabajos dicta clases desde hace un tiempo. Veo colgadas en la pared algunas guitarras realmente interesantes. La nota comienza con un comentario acerca de ellas.

Me gusta la terminación que tienen, como se ven a la luz... la sensación de que el laqueado se "aprieta" contra la madera...

Es una característica de la laca nitrocelulósica. Este material se utilizaba en los años 50´s para el pintado de los automóviles y fue lo que por defecto utilizó Leo Fender para el acabado de sus guitarras...apenas una delgada cascarita envuelve la madera, con una textura sedosa.

Que ventajas tiene la laca nitro?

Pocas pero fundamentales. Es complicado de pintar en el sentido de que el proceso es bastante largo y que además nunca llega a cubrir o rellenar desperfectos. Es por eso que las fabricas optan actualmente materiales mas resistentes a los impactos y que a la vez faciliten el proceso de pintado. Ahí es donde entra el poliuretano y el poliéster. Su aplicación es muy rápida... apenas unos 3 o 4 dias contra los 20 días que podemos tardar con la laca nitro.
Pero esto influye en el sonido... mucho y para mal ya que lo apaga, disminuyendo la libre resonancia de la madera. Por eso el acabado con laca nitro es, en cambio, el preferido de muchos músicos.

Y vos utilizas ambos acabados?

Yo desde hace un tiempo opté por no matar el sonido de la manera en que se lo está matando por cuestiones de mercado asi que continúo pintando con laca nitro. Que además le da un aspecto vintage interesante. Prefiero sacrificar el acabado perfecto y contundente que ofrece el poliuretano pero conservar las cualidades sonoras que brinda la laca nitro.

SANTANERA guitarras & bajos

¿Porqué un músico decide encargar a un luthier un instrumento a su medida?

Hay algo está sucediendo y es que las firmas tradicionales ya no mantienen aquella calidad que les dió su merecida fama. Hoy la idea de estas compañías es intentar aumentar los márgenes de ganancia (desde hace décadas lo viene haciendo). Y para eso toma algunas decisiones: reemplazar la cejuela de hueso por una de plástico; entregar los instrumentos sin calibrar, entrastado sin nivelar y obviamente sin coronar. Algunas marcas (Rickenbacker) vienen con defectos constructivos muy a la vista. El lustre, el acabado, ya no es realizado con laca nitrocelulósica sino con poliester o poliuretano (este último es mas rapido, durable y barato pero de menor calidad sonora). MIcrófonos con imanes mas económicos, circuitos sin blindaje (jaula de Faraday) ¿sigo?. Bueno esto da como resultado que cualquier luthier que trabaje con cierto cariño desarrolle instrumentos muchisimo mejores, incluso en Argentina.

¿Hay buen nivel constructivo aquí?

No lo dudes. Ya no estamos en los 60´s, época en la que no sabíamos lo que era una guitarra eléctrica. Ha pasado mucho tiempo y hay tipos que hicieron escuela.

¿Como quiénes?

Bueno son conocidos Amorín, Lorenzo, Sequine, Repiso. Pero para mi el emblema nacional es Fanta. Es quien modernizó el asunto a partir de sus viejas Tórax. Para mi es un tipo admirable que está un paso mas allá que muchos. Por otra parte Argentina es un país de genios que no descansan. En ese sentido quiero destacar a gente como Angel Isotti, fabricante de micrófonos, un estudioso del tema, también a DeLuthiers...al fin en Argentina una empresa que se dedique a proveernos de herramientas y soluciones exclusivas a nuestro trabajo.

Vos tenés una historia de construcción de instrumentos que viene desde el año 1985 al 89 y desde el 2003 a la actualidad. ¿Qué diferencia podés establecer entre ambas etapas?

Hoy trabajo con mucha mas pasión y que estoy en mi mejor momento porque trabajo con mas amor en cada instrumento. Si alguien me pide que le haga una copia de tal o cual instrumento actual, lo mas probable es que haga lo posible por convencerlo de que me encargue alguna otra cosa mas interesante (risas). ¿Porqué? muy simple, me gustan los clásicos... Telecaster, Rickenbacker, SG, Les Paul, algunos diseños bizarros de los 60. Prácticamente todo lo que vino después -salvo los Steinberger- tienen su raíz alli y son diseños manieristas.

-¿Podrias elegir, a tu criterio, un modelo de guitarra y de bajo y explayarte sobre ellos?

Telecaster... su forma, su diseño. Cuando voy tallando la madera y ésta aparece, es una sensación indescriptible.
Además de ser la mas antigua, me parece la mas roquera y la que mejor hace lucir al ejecutante. Será por su diseño simple y potente. Con otras guitarras esto no ocurre, son tan refinadas y lujosas que opacan al guitarrista. Ahora bien, charlando el otro dia con no me acuerdo quien, llegamos a la conclusión de que sin embargo no es una guitarra para heavy metal... estéticamente hablando. Es prohibitiva en ese género. En bajos... bueno me gusta el SG pero debo mencionar uno mas: el diseño elegante del Rickenbacker.

4
E N T R E V I S T A
SANTANERA
LUTHIER
Por Julio Barberis / para Alma Forte
Buenos Aires, Septiembre 2016

Cuando nos conocimos allá por años 80s hacías bastante neck-through-body. Ahora haces todo set-in (encolado) o bolt-on (atornillado) veo...
Mira, tuve la posibilidad de estudiar bastante estas cosas, intercambiando accesorios, mástiles, micrófonos. Pocas veces me dedico a tocar: me dedico más a probar. Llevamos diez años de docencia a cuestas. Esto te empuja a investigar y se va sedimentando un conocimiento sólido que permite orientar la construcción hacia un sonido definido: cuando encaro el laburo trato de conseguir el sonido que a mí me gusta. Algunas conclusiones son que el "necktru" es la mejor solución para bajos, más que el mástil atornillado. Las guitarras "necktru" tienen un sonido más estéril. El mástil encolado genera más cuerpo y sustain, pero depende de una buena combinación mástil/caja. El mástil atornillado decae en el sustain pero se logran guitarras más expresivas y dinámicas.
O sea que empezaste con construcciones complejas y fuiste simplificando...
Construcciones simples, mejores sonidos. Un ejemplo es la Les Paul Jrs.,  guitarra simple, austera, barata y sin embargo muy buscada por ciertos músicos a la hora de grabar. Su simplicidad termina encerrando un sonido puro, maderoso. Por ahí no es la guitarra que más garparía en un escenario o para ser procesada con una cadena de efectos. Por ahí la guitarra que a vos más te gusta, en determinado contexto ya no rinde y tendrás que buscar otra. Hay guitarras para tocar tranqui, las hay para grabar y las hay para performance de escenario. 
Hablemos de tus guitarras...
Me interesa el sonido y el diseño de formas que tengan su razón de ser, por ahí derivadas de modelos clásicos pero con intenciones originales, con alguna referencia emocional hacia el pasado. Por ejemplo, la Straty es un diseño del 2009 y fue evolucionando. Inspirada en la  strato pero con formas más acentuadas y menos masa. Esto permite usar maderas que otros formatos no soportarían por cuestiones de peso. Evito replicar el sonido strato utilizando mic con más cuerpo y timbre más dulce.
¿Cómo buscas el sonido?
Hay tres patas principales: diseño, madera y micrófonos. El disparador puede ser cualquiera de ellas. En el sonido hay una cadena que empieza en la cuerda, el traste, el mástil, que vibra casi como una cuerda más. Importa la madera del mástil y el tipo de corte, quartersawn o flatsawn. Uno genera más sustain y ataque; el otro enriquece el sonido. El cuerpo, no es un dato menor: es un procesador del sonido, resuena, lo amplifica, lo apaga o ni se mueve. Teniendo en cuenta esto elegimos microfonía e imán adecuados.
Veo que no sos de usar maderas de raíz, ¿no?
El exceso de decoración juega en contra. La  tele y la strato son ejemplos de diseño criterioso: la forma sometida a la función. Nada en ellas está de más. Por eso atraviesan décadas. Guitarras cómodas, irrompibles. Como las mías.
¿Sí? ¿Son irrompibles?
Mira, se han caído varias de cabeza desde un metro y no les pasó nada. Pero no es casualidad: en modelos con pala inclinada tomamos dos o tres decisiones para evitar roturas fáciles.
¿Utilizan CNC en algún momento del proceso?
Nos ofrecieron el servicio de CNC, pero creo que nos privaríamos de las partes más divertidas del oficio y tampoco tenemos un volumen de pedidos que lo justifique. Por el momento hacemos unos 12 instrumentos anuales entre eléctricas, bajos y cada tanta alguna acústica. Trabajamos concentrados en un instrumento a la vez,  sino terminas distanciándote de lo que estás haciendo. Hay que enrollarse, el vínculo genera un esfuerzo por mejorar lo que vas viendo. Al mecanizar se corre el riesgo de pasar por alto muchas cosas. Oír el sonido de la madera al lijarla te ayuda a tomar las decisiones siguientes: micrófonos, pintura. Yo siempre armo y pruebo las guitarras sin pintar. La pintura en algunos casos mejora el sonido filtrando frecuencias o comprimiendo, pero en algunas guitarras de caja la pintura ha afectado el sonido para mal.
¿Son realmente buenas algunas guitarras que uno considera buenas?
Mira, son clásicos, paradigmas, desde el principio señalaron el camino. Se suele decir "las más viejas son mejores". Mi opinión es que una guitarra de los 60s es una pieza de museo. No necesariamente suenan excelente. Algunas sí y muchas no. Tienen madera añejada y éste es un buen punto de partida. Probé varias stratos de los 60 sin suerte: ninguna me volvió loco. A varias les noté una construcción poco esmerada, como es lógico por otra parte, ya que todo va evolucionando. Esto no quita que encuentres un ejemplar donde todo lo bueno se conjugue: madera, añejamiento, construcción, cuidado, mics y que entonces te dé "el" tono. Probé al menos tres strato del 79 muy buenas, máquinas letales. Sin embargo el mito asegura que son las peores. Ojo, soy guitarrista de estudio casero: toco una frase y quiero el timbre dulce y seductor. Las Les Paul no me gustan, las 335 sí, pero son grandes e incómodas. Las Rickenbackers, frías y latosas, pero lindas para grabar una rítmica filosa. ¿Ves? a todas les encuentro un "pero" motivo suficiente para ponerme a diseñar una guitarra que me cautive y cumpla todas mis expectativas.

SANTANERA guitarras & bajos